Pescados, carnes y pastas en cuatro balnearios: cuánto cuesta comer frente al mar en Cariló

Divisadero, Cozumel, Hemingway y Neruda comparten un plato que las familias buscan cada mediodía: las rabas con limón. Qué diferencias de precios hay entre ellos

mluna@infobae.com
Los paradores de Cariló agotan sus capacidades cada mediodía
Los paradores de Cariló agotan sus capacidades cada mediodía

En los cuatro paradores de Cariló -Divisadero, Cozumel, Hemingway y Neruda- sus encargados están eufóricos. Tienen como denominador común el consumo y la gran cantidad de cubiertos que cada mediodía sirven en los balnearios, para quienes alquilan carpas o sombrillas y también para aquellos que arman sus gazebos o arriban a la playa con lonas y reposeras.

El dato no asombra: según el primer informe que realizó la Secretaría de Turismo de Pinamar, el Parque Cariló, ubicado al sur de municipio, posee el 96% de ocupación total entre hotelería y alquileres de casas en una localidad que durante el año no supera los 2.000 habitantes.

Los principales beneficiarios de este desembarco turístico -el cual superó, en promedio, un 38% la ocupación de 2019- son los empresarios gastronómicos, principalmente aquellos que poseen las concesiones de los paradores mencionados. Infobae recorrió cada uno de ellos con el fin de conocer sus ofertas y también los precios con los que esperan cada mediodía, tarde y noche a los veraneantes.

Divisadero

Es el parador más al sur de los cuatro. Sergio Lajcher, dueño del restaurante, explicó que las rabas con limón ($520 la porción) son la entrada predilecta de los veraneantes. “El salmón rosado con crema de limón y verduras grilladas es el plato que más piden”, indicó a Infobae. Tal opción, en el balneario, cuesta $500 por persona.

“Estamos mucho mejor que el año pasado. Después del domingo, post Año Nuevo, todo recae. Pero el martes repuntó y aún con días que quizá no invitan a venir a la playa, el estacionamiento está lleno y el salón también”, agregó Lajcher.

Divisadero es uno de los paradores más icónicos de Cariló
Divisadero es uno de los paradores más icónicos de Cariló

Entre las 12 y las 16 estimó que el parador recibe alrededor de 250 cubiertos. Por la noche, en la cena, un promedio de 70 comensales. De entrada, el restaurante tiene varias opciones: cornalitos ($380), pinchos de pollo ($440) y milanesitas de mozzarella ($390). Como plato principal, ensaladas que varían desde los $330 hasta los $470.

También pastas (entre $260 y $280) y sus clásicos destacados: salmón a la plancha ($650), hamburguesa con papas fritas ($450) y lomo al malbec ($590). El lugar ofrece minutas, pizzas, sándwiches y omelettes. Entre los postres, se destaca el flan casero ($150), bombón suizo ($180) y frutillas con crema ($200). Las bebidas sin alcohol oscilan entre los $95 y $150.

Cozumel

Enfrentado a Divisadero, es el segundo parador en dirección hacia el norte. Mauricio Villate, responsable del lugar, le indicó a Infobae: “Hay más gente que el año pasado. Por las características de nuestro restaurante, muy asociado al balneario, tenemos un fuerte componente que es el usuario que alquila carpa o sombrillas. Por eso tenemos un criterio cuidadoso con los precios. Estamos tirando a barato en comparación con otros restaurantes. Tenemos muchos clientes que suben a almorzar”.

“No cobramos cubierto pero tenemos alrededor de 250 sillas que se distribuyen en distintas mesas. A veces podemos hacerle dos vueltas o una vuelta y media y a veces se llena una sola vez. También tenemos cena; abrimos todos los días con un menú degustación que cuesta $1.000 y cuenta con una copa de vino, bebida, entrada, plato principal y postre”, agregó.

Cozumel es otro de los balnearios más concurridos de Cariló
Cozumel es otro de los balnearios más concurridos de Cariló

Villate especificó que las rabas también son un furor en el balneario, y que muchos turistas la acompañan con clericó. “Una combinación que a mi gusto no va bien pero la gente lo elige”, sostuvo. El plato de rabas cuesta $490 y la jarra de clericó (con vino blanco) $500.

En Cozumel, la hamburguesa completa cuesta $300, mientras que el lomito o pollo completo, $340. Las ensaladas varían entre $340 y $420 y un plato de ñoquis con crema alcanza los $340. Se destacan el sándwich vegetariano ($280) y el risotto de hongos ($440). Entre los postres, sobresalen el tiramisú a $200 y la ensalada de frutas a $180. Las bebidas sin alcohol oscilan entre los $80 y $200.

Hemingway y Neruda

Ambos administrados por Sebastián Elorriaga, quien le especificó a Infobae que Hemingway vende alrededor de 420 cubiertos por día y Neruda cerca de 320. “Creemos que va a ser muy buen febrero. Por las reservas y la expectativa que hay, sostenemos que va a venir mucha gente. Solemos tener una buena temporada a menos que el clima esté complicado”, aseguró.

Neruda, uno de los cuatro paradores de Cariló
Neruda, uno de los cuatro paradores de Cariló

En ambos paradores la gente viene a comer rabas. El producto que más se vende ese ese. La mayoría pide eso como entrada y después alguna ensalada. Es lo que más se vende. Y mucho pescado”, indicó. En ambos balnearios el plato de rabas cuesta $580.

Los precios se asemejan en casi toda la carta: arroz azafranado ($590), sorrentinos con crema ($460), hamburguesa sola ($270), pesca del día ($430), provoleta ($340), merluzón a la romana ($395) y milanesa de soja con ensalada ($390) son algunos de los platos que repiten su composición y valor en ambos paradores.

(Diego Medina)
(Diego Medina)

Las ensaladas arrancan en $380 y alcanzan los $530. Entre los postres se distinguen el volcán de chocolate ($280) y el panqueque de manzana ($220). Las bebidas, al igual que en el resto de los balnearios, no exhiben diferencias en sus valores: aquellas que no tienen alcohol cuestan entre $100 y $200.

Fotos: Diego Medina

SEGUÍ LEYENDO:

En Pinamar, las familias apuestan por los almuerzos “low cost” para abaratar las vacaciones y no irse de la playa


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos