El ex gobernador de Tucumán, José Alperovich (Nicolás Stulberg)
El ex gobernador de Tucumán, José Alperovich (Nicolás Stulberg)

El pasado viernes, una sobrina segunda de José Alperovich denunció al senador y ex gobernador de Tucumán por violación, durante el tiempo que trabajó como su asistente personal entre 2017 y 2019. La defensa de la mujer, que cuenta con custodia policial luego de la presentación judicial, afirmó que solicitará “el máximo de la pena" por “la afectación física y sexual" que sufrió, es decir, 15 años de prisión.

“(La víctima), por un lado, está aliviada con todo este proceso porque era una carga muy pesada, pero por otro lado está agobiada; son sensaciones encontradas pero con la convicción de que hizo lo correcto”, afirmó en radio La Red el abogado de la mujer, Ricardo Santoro.

El letrado, además, rechazó las declaraciones del propio Alperovich, que consideró la denuncia en su contra como una “operación” y el resultado de “amenazas y exigencias indebidas”. “Ella tuvo un acto de valentía total, la asimetría de poder en la provincia es total”, afirmó el abogado.

La mujer tiene 29 años, es hija de un primo de Alperovich y era su asistente personal. Como los hechos que denunció habrían sucedido en Buenos Aires y también en Tucumán, la denuncia se presentó tanto en la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), en la Ciudad de Buenos Aires, como en los Tribunales penales de Tucumán.

Según la defensa de la víctima, los abusos ocurrieron entre 2017 y 2019 (Nicolás Stulberg)
Según la defensa de la víctima, los abusos ocurrieron entre 2017 y 2019 (Nicolás Stulberg)

Los abusos sexuales habrían sucedido entre fines de 2017 y mayo de 2019. En la denuncia se habla de dos hechos –el 14 y el 27 de diciembre de 2017– en el departamento del ex gobernador tucumano en Puerto Madero. Luego, habla de otros abusos –agravados por acceso carnal– que habrían sucedido en Tucumán, en la casa que usaban como sede de campaña.

“Le provocó lesiones que están debidamente documentadas”, puntualizó Santoro el pasado viernes. “Ella quedó muy mal, sentía que no tenía salida. Bajó más de 12 kilos en este tiempo, ha sido un calvario para ella”, agregó.

Frente a un escándalo de esa naturaleza, los miembros del Senado tienen a disposición una batería de acciones para brindar garantías a la sociedad sobre los miembros de su cuerpo. Como cualquier otro legislador, Alperovich está protegido por la inmunidad de arresto que le conceden los fueros parlamentarios. Ese resguardo -establecido en los artículos 68, 69 y 70 de la Constitución Nacional- impide que otros poderes del Estado puedan “acusar, molestar y detener" a los representantes del Congreso por razones políticas. Con esta garantía, lo que se busca es salvaguardar la representación política de la ciudadanía.

La inmunidad tiene límites. Frente a la denuncia por violación, no existe prohibición alguna para que la Justicia avance contra Alperovich, lo cite a declarar e incluso está facultada a emitir sentencia. Sin embargo, en caso de que algún juez pida el arresto de uno de los miembros del Congreso, el cuerpo legislativo tiene que juntar la mayoría necesaria para habilitar esa prerrogativa.

Por otro lado, el colectivo Actrices Argentinas publicó un comunicado durante el domingo a través de su cuenta en las redes sociales. “Desde Actrices Argentinas acompañamos a la denunciante contra el actual senador nacional, José Alperovich, y señalamos el accionar abusivo de quienes tienen el poder del Estado y lo ejercen en un marco de impunidad profundizando la opresión que vivimos las mujeres en esta sociedad”, destacaron.

Seguí Leyendo