En unas horas será imposible adivinarlo: su cara desaparecerá bajo su yelmo. Para cuando caiga la noche en Buenos Aires, con su cuerpo cubierto de acero por una armadura de la Edad Media, entrenará y se golpeará con sus compañeros de equipo en el gimnasio. Con hachas, mazas, espadas. En la cabeza, en el pecho, en las piernas.

El combate medieval en Argentina es un deporte en crecimiento y Facundo Camilo López es el capitán del seleccionado argentino que competirá en mayo en el mundial en Serbia. Serán 800 luchadores de 33 países.

En un bar de Villa Adelina, provincia de Buenos Aires, el "Urso" -mide 1,98, pesa 107 kilos, tiene 31 años y es preparador físico de alto rendimiento- conversa con Infobae mientras toma un café. Lleva su cabello castaño y largo atado en una coleta y barba. Acodado sobre la mesa y arremangado su sweater, pueden verse las heridas del combate pasado. En el antebrazo, bajo las cascaritas, sanan los golpes de hace unos días. En el cuello, del lado derecho, tiene una cicatriz tan vieja que ya está blanca. Es de un mundial.

—Me han pegado muy fuerte. Fueron como siete golpes seguidos con un arma que es un palo con pinches. No quedé inconsciente pero fue una contusión. Recién recobré consciencia a las cuatro horas.

Facundo Camilo López, el “Urso”, mide 1,98 y pesa 107 kilos, tiene 31 años y es preparador físico de alto rendimiento
Facundo Camilo López, el “Urso”, mide 1,98 y pesa 107 kilos, tiene 31 años y es preparador físico de alto rendimiento

El combate medieval nació en Europa del Este hacia fines de los años noventa. Es, paradójicamente, uno de los deportes de contacto más jóvenes. Hay peleas uno contra uno, 3 contra 3, 5 contra 5, 21 contra 21, 30 contra 30. Este año en el mundial de Serbia debuta la categoría más numerosa: 150 contra 150.

Nacido en Beccar, de novio con Macarena, una taekwondista, el Urso es el menor de seis hermanos y jugador de básquet desde los 5 años. Jugó sin parar hasta el año 2015. Era el alero de Unión Vecinal cuando una caminata de sábado por la tarde en Martínez lo cambió todo: en el centro de la plaza había gente con espadas. Creyó que era una recreación hasta que vio caer a uno de los hombres metalizados al piso; se estaban pegando en serio. Dos días después estaba entrenando con el equipo. Ese mismo año participó del mundial en Rusia.

—El combate medieval es quizás el primero no oriental. Nace en el siglo XIII aproximadamente. Se hacían para no pelear guerras.

—¿Para no pelear?

—Sí. En el siglo XIII cada vez que empezaba una guerra bajaba la población a la mitad. Los nobles no eran tantos y las guerras eran por boludeces. Entonces crearon las competencias: inventaron el duelo individual, el duelo grupal, el combate con reglas.

—Pero las espadas eran de verdad.

—Las que usaban en el combate deportivo no tenían ni filo ni punta. Igual que las de ahora. Son de acero pero no tienen filo y punta.
De acuerdo a la categoría hay rounds, hay puntos, hay armas y hay reglamentos. El objetivo es derribar al oponente. A escudazos, hachazos, empujones.

Con su novia Macarena
Con su novia Macarena

Pro fight es la versión más violenta dentro del combate uno a uno; se la conoce como "vale todo". Munido de espada y escudo, el medieval avanzará a fuerza de patadas (al abdomen, a la cabeza, voladoras) y piñas repetidas en el contrincante que yace en el piso. Es el MMA (artes marciales mixtas) de titanio, con 20 kilos de lastre y sin rostros. Es la preferida de Facundo.

Su arma predilecta es una espada Falchion. Se asemeja a un machete, con una hoja apenas encorvada que se ensancha hacia la punta. Su mejor golpe es con el escudo, es buen escudero.

Para competir, las armaduras –son reproducciones– pasan por un chequeo histórico y de seguridad. Deben cumplir con los lineamientos de época y los filos de las armas deben ser redondeados y no tener menos de 2 milímetros de espesor. Yelmo (casco), coraza (pecho), protecciones de las piernas y brazos: titanio, acero, estaño.

Facundo en espada y rodela. Cuando comenzó, él mismo fabricaba sus propias armaduras
Facundo en espada y rodela. Cuando comenzó, él mismo fabricaba sus propias armaduras

Cuando empezó, Facundo se hacía su armadura. Algunas partes las compró, otras aprendió a fabricarlas. Hoy Argentina ya tiene herreros especializados.

Cinco años atrás había 5 equipos de combate en el país: hoy son 25. Están concentrados en las provincias de Mendoza, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires y ya son 1500 los que lo practican y tienen una federación, la FacCom (Federación Argentina de Clubes de Combate Medieval).

—Hay árbitros, y ¿hay comentarista en los combates?

—Sí. A los argentinos afuera nos aman.

—¿Por qué?

—Por la actitud. En mi primer mundial en Praga perdimos en cuartos de final contra Dinamarca. El primer round lo ganamos. En el tercero quedamos un compañero y yo en pie contra cuatro. Caí y a mi compañero tardaron cinco minutos en bajarlo. Ese año inventaron un premio a la voluntad de ganar. Fue para dárnoslo a nosotros. Ya nos decían "Los Cóndores".

—¿Por qué la Selección se llama así?

—El escudo ruso tiene el águila bicéfala del imperio. La única ave que vuela más alto es el cóndor. Nos bautizaron así porque dicen que nosotros volamos a la par de ellos. En ningún mundial perdió Rusia. Nos reconocen eso.

—¿No te duele eso un poco?

—Es un doble sentimiento. Por un lado ellos consideran que perdemos contra ellos. Por el otro, cuando los conocés, te das cuenta de qué significa ser sus dignos rivales, "porque a nosotros no nos gana nadie".

El team argentino recibiendo su tercer puesto en Rusia
El team argentino recibiendo su tercer puesto en Rusia

—¿No temés que te lastimen?

—Es parte de lo lindo de un deporte de combate. Para hacer esto no solo te tiene que gustar pegarle a la gente; un poquito te tiene que gustar que te peguen.

—¿Te gusta lastimar?

—¡Qué pregunta fuerte! No diría lastimar: me gusta superar a mi rival.

—¿Cómo se lo supera?

—Nunca le pegaría a alguien que no está en condiciones de defenderse.

—Reformulo: ¿cómo se supera a un oponente?

—A un oponente para bajarlo tengo que romperlo, lo mando al hospital de por vida, sí.

—¿No hay un instante en el que pensás que podés lastimarlo demasiado?

—No. Sería una falta de respeto hacia él. Porque se entrenó igual que yo y quiere ganar como yo.

—¿A qué le tenés miedo?

—A perder. Pero no estamos yendo a lastimar porque somos malos y nos gusta lastimar. La otra persona es un igual y estamos midiendo a ver quién es mejor ese día.

“Para hacer esto no solo te tiene que gustar pegarle a la gente; un poquito te tiene que gustar que te peguen”, dice el Urso
“Para hacer esto no solo te tiene que gustar pegarle a la gente; un poquito te tiene que gustar que te peguen”, dice el Urso

Así como en el rugby existe el tercer tiempo, en el combate medieval al terminar la pelea los luchadores se reúnen para comer y pelear en el barro, "lúdicamente", aclara Facundo.

En el predio de Valherjes de Remedios de Escalada, uno de los clubes más importantes de combate medieval que hay en el país, "tiramos fuego, cantamos, bailamos, nos peleamos, jugamos, es un momento muy medieval, muy nuestro".

Dentro del equipo argentino de 15 integrantes que viajará al mundial hay ingenieros, instructores de artes marciales y, entre ellos, hay cinco mujeres: hay categoría femenina en el certamen desde 2016 y es gracias a una argentina, Adriana Di Francesco, que empezó a entrenar en 2013 y trabajó para que hubiese competencia femenina.

Los luchadores cuentan que las batallas medievales también tienen su “tercer tiempo” donde comen y pelean en el barro
Los luchadores cuentan que las batallas medievales también tienen su “tercer tiempo” donde comen y pelean en el barro

—¿Cómo despachan en el aeropuerto la armadura y las armas?

—Hay un método y en Ezeiza nos conocen a todos. Casi siempre viajamos con la misma aerolínea que permite mucho peso [viajan con dos valijas de 30 kilos cada una]. Llevamos y mostramos la invitación del torneo. Es legal lo que llevamos. Aunque sabemos que no podemos pisar Estados Unidos.

—Si estás enojado, ¿pegás distinto?

—Pego peor. La ira es pésima. Te quita el control, te quita el manejo. El enojo no es un combustible para pelear, todo lo contrario.

Calzoncillos, algún jean, remeras, yelmo, rodillas de titanio y lubricante W40 para que no se oxide la armadura: la valija ya está lista. Facundo partirá este domingo a Serbia. En su casa de Villa Adelina lo esperarán sus gatos: Felipa, Raquel y Trompita.

SEGUÍ LEYENDO: