La tragedia ocurrió en un edificio ubicado en Av. Olazábal y Superí (Google Street View)
La tragedia ocurrió en un edificio ubicado en Av. Olazábal y Superí (Google Street View)

El barrio porteño de Belgrano se vio teñido por la tragedia el sábado por la noche. Una chica de 16 años murió después de caer por el hueco del ascensor desde un noveno piso. Hasta el momento, todo parecería indicar que se trató de un accidente pese a que desde la investigación se caratuló la causa como "muerte dudosa".

El hecho ocurrió el sábado cerca de las ocho de la noche en un edificio ubicado en Olazábal y Superí. Después del llamado de vecinos del lugar, efectivos de la Policía de la Ciudad comprobaron que sobre el techo de un ascensor parado en la planta baja se encontraba el cuerpo sin vida de una chica de 16 años.

Una vez que continuaron los análisis, los peritos pudieron corroborar que la puerta de entrada al ascensor del piso 9 estaba completamente abierta. De tal modo, se cree que la adolescente quiso ingresar al ascensor distraída una vez que la puerta se abrió por error y cayó al vacío.

El área de Siniestros y la División de Homicidios de la Policía de la Ciudad realizó las respectivas entrevistas con el encargado, el administrador del consorcio y los responsables del mantenimiento de los ascensores.

Asimismo, los estudios preliminares sobre los ascensores llevados a cabo por los peritos de la división de Siniestros determinó que los mecanismos de apertura de las puertas de los elevadores fallaban en forma ocasional.

Así, por disposición judicial se determinó el cierre y el corte de suministro de los dos ascensores del edificio.

Según pudo averiguar Infobae, la identidad de la joven que murió era Zoe Rocío Ulrich, quien cursaba tercer año en el Colegio Nacional Buenos Aires.

Como motivo de la tragedia, tanto la propia entidad educativa como la asociación cooperadora del colegio emitieron comunicados de condolencia y de apoyo a la familia de la estudiante que perdió la vida.

SEGUÍ LEYENDO: