Video: El "¡Sí quiero!" de Haydée y Jorge en el aire (Gentileza: Roberto García)

El año comenzó con la novedosa bendición del Papa Francisco a un matrimonio de a bordo de un avión que sobrevolaba Chile. En julio un chico tomó el micrófono de la nave en la que volaban con destino a Salta y le pidió casamiento a su novio. Y este domingo una pareja que roza la séptima década se unió en matrimonio en el aire. 

Haydée y Jorge se conocieron hace casi 40 años y desde hace 35 están en pareja. Una tragedia los unió en 1982 y con el tiempo la amistad mutó en amor. Amor que hace dos años se tiñó de dolor el día que Jorge (Cacho, para los amigos) sufrió un gravísimo accidente cuando el avión que comandaba cayó al vacío. Se rompió todos los huesos, estuvo meses internado en terapia intensiva y los médicos aseguraban que no sobreviviría.

Y fue uno de sus amigos, de esos que solo se quedan en los peores momentos, el que le dijo: "Si Dios te dejó quedarte es porque acá tenés algo pendiente o porque te va a premiar". Le creyó. Al poco tiempo le pidió matrimonio a Haydée, propuesta de la que ella venía huyendo desde hacía años.

"¡No quería casarme! Estoy divorciada y él es viudo y a esta edad… ¡Tengo 70 años!", dijo Haydée Iglesias a Infobae sobre su negativa para contraer matrimonio con el hombre que conoció en la escuela que recién fundaba con la ex mujer de él.

Haydée y Cacho, segundos antes de dar el “Sí” en las nubes. (Roberto García)
Haydée y Cacho, segundos antes de dar el “Sí” en las nubes. (Roberto García)

En 1982, Haydée y una amiga levantaron un colegio privado en Gregorio de Laferrere, una de las localidades con más habitantes del partido de La Matanza. Durante los meses de arduo trabajo para poner en pie ese sueño la vida de las dos maestras cambió de golpe: Haydée se separó del padre de sus hijos y su amiga fue diagnosticada con cáncer.

"Cuando ella supo que estaba muy enferma me pidió que cuidara a Nahuel, su hijito", recordó apenada y siguió: "Ella sabía que yo lo quería mucho y que lo iba a cuidar… Murió y me hice cargo del nene".

Cacho pasó a ocuparse de algunas cuestiones del colegio cuando su primera esposa  se puso mal y al enviudar quedó a cargo de la parte edilicia del establecimiento. A los 4 años, Haydée y Cacho comenzaron su relación.

El primer casamiento en el aire. La historia de la pareja

"Mi marido es aviador —contó la flamante novia—y paracaidista desde muy joven. Él tenía la idea de casarse tirándose en paracaídas, pero finalmente decidimos alquilar un avión". La ceremonia que se realizó a 1000 pies de altura fue el domingo 7 de octubre, pero el viernes anterior la pareja pasó por el Registro Civil de Laferrere para completar las formas legales.

Brindis junto a los testigos, amigos de toda la vida, de la feliz pareja. (Roberto García)
Brindis junto a los testigos, amigos de toda la vida, de la feliz pareja. (Roberto García)

"En el avión el subdelegado del Registro Civil nos entregó la libreta, firmamos el acta y firmaron los testigos. Fue una ceremonia muy linda", dijo la mujer y contó que el descenso de la aeronave fue con un vuelo rasante "para avisar que llegábamos" y, al mejor estilo Hollywood, bajaron del avión y caminaron por la alfombra roja para ingresar a la fiesta."La recepción se hizo en el hangar, que estaba todo decorado para el festejo, y ahí un diácono hizo la bendición de las alianzas", señaló Haydée.

El recorrido en la aeronave Beechcraft super 18 de 101 años había iniciado en el partido de Morón y terminó en el Aeródromo de General Rodríguez. Y lo que sucedió allí arriba quedó en la historia de la provincia de Buenos Aires porque fue la primera vez que una Libreta de Matrimonio se entrega durante una ceremonia adentro de un avión.

Libreta azul en mano para sellar el amor después de 35 años juntos. (Roberto García)
Libreta azul en mano para sellar el amor después de 35 años juntos. (Roberto García)

La emoción de la pareja que se siente del otro lado del teléfono. Es que juntos pasaron momentos difíciles y tras el accidente de Jorge la compañía de los afectos fue fundamental para ambos. Pero esa vez se reunían con ellos para celebrar y darse gustos. "Algunos de los invitados nunca habían volado en avión y los que sí no lo habían hecho en uno como este, así que todos pudieron hacer su vuelo de bautismo", reveló la directora de escuela.

—Después de 35 años juntos y del terrible accidente de Jorge ¿qué es lo que más te emocionó del casamiento?

—¡Lo que más me emocionó fue ver a la emoción de los invitados! Y verlo a él que estaba muy emocionado. Pero cuando vi a la gente que estaba abajo esperando, toda emocionada, sacando fotos… No sé cómo describirlo… ¡Fue algo impresionante! Porque no era "la gran fiesta", fueron solo 70 personas, pero todos estaban esperándonos y estaban contentos. Eso fue hermoso. Encima al bajar nos pusieron una alfombra roja llena de pétalos de rosas—se ríe—Ahí estaba la gente que estuvo cuando él la necesitó, es la gente que estuvo siempre tanto familiares como amigos.

Haydée dijo que también le fue dificil controlar sus emociones durante las ceremonias del Registro Civil y en el aire porque los representantes de la ley dijeron palabras que la conmovieron.

—Y ahora están casados ¿cambió algo?

—No, la convivencia está igual, pero bueno me gustó la intención de él de formalizar y reconocer de esta manera que siempre estuve a su lado. Más en las malas que en las buenas.

Volver a vivir para casarse en el aire: la experiencia de Jorge

“Los testigos fueron amigos nuestros, gente importante que estuvo en las malas… ¡En las buenas siempre están todos!” (Roberto García)
“Los testigos fueron amigos nuestros, gente importante que estuvo en las malas… ¡En las buenas siempre están todos!” (Roberto García)

"Para nosotros esto es una unión. Es el deseo de terminar nuestra vida como corresponde, como debe ser y lo tomamos como un reunión familiar, de amigos", dijo Jorge a este medio.

El hombre es el ideólogo de la ceremonia y cumplió un deseo que tenía desde hace tiempo: "La idea de poder realizar una ceremonia de esta naturaleza la tenia desde 1972. Un amigo mío paracaidista se casó saltando en paracaídas en esos años y a mi me quedó esa idea que no la pude realizar por cosas de la vida, pero ahora sí y era un sueño que tenía. Quería contraer matrimonio arriba de un avión, cosa que no es fácil, pero logramos la autorización. Lo hicimos y salió todo perfecto, tal como estaba planeado, con la gente, con un avión histórico que tiene 101 años y tiene una historia muy rica".

Cacho es piloto de aviones y helicópteros. Desde la década del 70 salta en paracaídas, pero su amor por el aire comenzó desde muy pequeño. "Nací  pegado al Aéroclub de San Justo, donde mi mamá era cocinera y yo estaba siempre con ella, la acompañaba, le hacía los mandados a los pilotos y ellos me llevaban a volar. De noche me quedaba con un amigo a limpiar los aviones y dormíamos en el hangar —recuerda Cacho emocionado—¡Era muy chicos y hacíamos eso! Nos quedábamos en medio de los paracaídas y de los aviones. A los 5 años empecé a volar, después me recibí de piloto pero el vuelo ya lo conocía. En ese mismo aeródromo empecé a saltar en paracaídas y a volar. En el 70´s me hice piloto de helicópteros de la Policía y después empecé a saltar e paracaídas en Lobos".

El casamiento de Haydeé y Cacho es el primero que se realiza sobre un avión en la provincia d Buenos Aires. Antes habían pasado por el Registro Civil de Gregorio de Laferrere. (Roberto García)
El casamiento de Haydeé y Cacho es el primero que se realiza sobre un avión en la provincia d Buenos Aires. Antes habían pasado por el Registro Civil de Gregorio de Laferrere. (Roberto García)

—Estuviste toda tu vida en el aire: comandando aviones, helicópteros, saltando en paracaídas hasta que tuviste ese terrible accidente…

—He saltado en muchos lugares: en el Monumento a la Bandera de Rosario, en la cancha de River… Hasta que hace dos años y 10 días de la forma más tonta me caí con un avión y me rompí todos los huesos; la pasé muy mal, estuve mucho tiempo internado… Fue exceso de confianza, yo pensé que nunca me iba a pasar nada hasta que me pasó y bueno, la tuve que pagar y la pagué caro, muy caro, porque las secuelas quedan, no solamente físicas sino anímicas, pero estoy bien, puedo caminar.

Cacho recuerda que en los terribles días posteriores al accidente los médicos les decían a su esposa: "¡Estate atenta porque no sé si mañana lo tenés que llevar!". "¡Pensaban que iba a morirme! La pasé mal física y anímicamente porque uno se siente muy, pero muy vulnerable. Solamente el que está en un hospital en terapia intensiva, como estuve yo, y con medicación muy fuerte sabe de qué se trata.¡Estaba todo roto, pero cuando te digo 'todo roto', es todo roto! ¡No tenía un solo hueso sano! Pero me salvé, sigo caminando, con alguna dificultad, pero gracias a Dios puedo contarla".

Jorge no se queja de lo que le pasó y sabe que en las alturas los riesgos siempre están. "Nadie me mandó, las cosas que me pasaron fueron por lo que yo decidí. Y le tengo que agradecer a la familia, a los pocos amigos porque en las buenas tenemos millones de amigos, pero en las malas son pocos, contados con los dedos de una mano. ¡Sabes como es esto!", dijo el abuelo de Rania, una beba de 6 meses a la que pretende malcriar y mimar.

Haber perdido a un ser querido los unió. Pasaron juntos casi cuatro décadas y cuando la vida de Jorge estuvo en juego no dudaron en que ese amor, que comparten como familia ensamblada y sin hijos en común, cobrara otra forma, libreta azul de por medio, firmas en un libro del Registro Civil, alianzas doradas y el simple deseo con el que cierran los cuentos que ellos contaron a sus hijos: ser felices para siempre.

"Entrega de libreta a domicilio": las nuevas y originales ceremonias para sellar la relación en el lugar que se elija

Durante años lo más común, o típico en Argentina, era casarse por civil y luego por iglesia, pero hoy las preferencias cambiaron y a ellas se adecuó la ley.  La llegada del matrimonio igualitario, los divorcios o simplemente no comulgar con el catolicismo generaron las nuevas modalidades de ceremonias, previas a la ansiada fiesta de casamiento.

"El Registro provincial está llevando adelante una práctica que se llama Casamientos en Lugares Emblemáticos", explicó a Infobae Daniel Ibarra, el Subdelegado del Registro Provincial de las Personas que selló la unión de Haydée y Jorge en el aire.

Ibarra comentó que "este es el primer matrimonio que se celebra en el aire. Teníamos la duda del tema jurisdiccional, pero al volar durante el casamiento a 1000 pies estábamos sobre suelo bonaerense".

El representante del Registro de las Personas explicó que este tipo de ceremonias se llama técnicamente "entrega de libreta de matrimonio a domicilio", pero que luego fue virando a que se la denomina hoy.

Si bien la entrega de la Libreta de Matrimonio puede hacerse donde la pareja quiera, antes deben pasar por el Registro Civil para firman las actas que quedan en los libros legales y que da fe del casamiento.