Un grupo de obispos cordobeses se sumó al debate sobre la legalización del aborto y, en una carta pública, aseguraron que si se legaliza el aborto la Argentina "se convierte visible o encubiertamente en dictadura".

Para el escritor Marcos Aguinis, ese comunicado de los representantes de la Iglesia Católica no fue acertado, y aseguró que "la Iglesia hizo mal en meterse de la forma que lo hizo, olvidó el mandato de Jesús: 'Al César lo que es del César'. Se han metido en áreas que no son de la Iglesia, son del César. Están convirtiendo a este debate, que debe ser objetivo y sereno, en un debate político".

Entrevistado por radio Mitre, el escritor además se refirió a la discusión en el Senado sobre la interrupción voluntaria del embarazo, al papa Francisco y al gobierno de Mauricio Macri:

Sobre la carta de los obispos cordobeses y el aborto

Carlos Ñáñez, uno de los obispos cordobeses que firmó la carta
Carlos Ñáñez, uno de los obispos cordobeses que firmó la carta

Esta carta tiene dos aspectos: al principio hay un tono amable que corresponde a los hombres de la religión, un tono conciliador, racional, pero después se despachan con un aspecto completamente absurdo, fanático y muy negativo.

Hablar de una dictadura en estos momentos es realmente absurdo y ridículo, y habla también de un fanatismo. El fanatismo se basa en una forma de pensar del ser humano que está casi siempre presente, que es la parte emocional. Los seres humanos pensamos con la razón y con la emoción. Con la razón podemos tener una forma objetiva de ver las cosas, y con la emoción esa objetividad se diluye, desaparece.

Lo grave del pensamiento humano es que casi siempre, incluso los más racionales, tiene gotitas de emoción, y eso obstaculiza el ver las cosas con objetividad. Y eso les está pasando a muchos hombres de la iglesia, mucha gente que está en contra de permitir que la mujer pueda recurrir al aborto cuando su situación es muy grave y tenga que apelar a este camino doloroso y desagradable.

El debate sobre el comienzo de la vida, que se pretende científico, es muy relativo y todavía no está dicha la última palabra. Es lo mismo que cuando se dice el comienzo y el fin de la vida. ¿Cuándo termina la vida? ¿Cuando deja de funcionar el corazón? ¿Cuando se aplana el electroencefalograma? Aunque eso ocurra, en el cuerpo humano sigue habiendo vida. Y lo mismo pasa con el comienzo de la vida.

Si la vida tuviera que ser decidida por el hombre, porque la nueva vida está en el hombre y no en la mujer, probablemente este debate sería distinto. Y digo esto porque es parte de la discriminación contra la mujer, se piensa poco en la mujer. Se habla de las dos vidas pero se habla y se piensa poco en la vida de la mujer.

Creo que, paulatinamente, la mayor parte de los senadores van a entender que esta ley tiene que funcionar y tiene que sancionarse. Si la ley esta no se adopta en Argentina quedaremos como el país más atrasado del mundo, hablando de países con cierto nivel de educación y civilización.

Si esta ley no es aprobada ahora, será aprobada más adelante, porque son cosas que no se pueden dejar de lado.

El papa Francisco
El papa Francisco

Los elementos de la emoción llevaron al papa Francisco a desligarse de la objetividad. No se puede llamar nazi a cualquiera. También tenemos que recordar que en la época nazi hubo altos sacerdotes que apoyaron al nazismo. No se puede poner todo en la misma bolsa.

Es lamentable que el Papa haya hablado de esa forma, y él se está desprestigiando. Dejó de tener el respeto y el aprecio porque se deja arrastrar por elementos emocionales que le hacen perder la objetividad necesaria.

Sobre el debate del aborto

EL martes que viene será la última jornada de exposiciones en el plenario de comisiones del Senado donde se debate sobre el aborto (Comunicación Senado)
EL martes que viene será la última jornada de exposiciones en el plenario de comisiones del Senado donde se debate sobre el aborto (Comunicación Senado)

Eso de decir que se tienen que salvar las dos vidas… ¿cómo no se dan cuenta de que los abortos van a seguir existiendo con o sin ley? Los abortos se están practicando, hay mujeres desesperadas que abortan porque no pueden llevar adelante esa nueva vida, y ese aborto termina con la vida de la madre porque es atendida en malas condiciones, con falta de higiene, y generalmente esas madres que mueren en esos abortos son de la clase más baja, la más pobre, la que debería proteger la iglesia. Porque las mujeres más adineradas, cuando quieren abortar, lo hacen en lugares mucho más adecuados para poder llevar adelante esa operación.

Todo aborto es una situación desagradable, horrible, y si se realiza es porque no queda otro camino. Pero debemos darnos cuenta de que con o sin esta ley, continuarán los abortos.

No se tiene en cuenta que en los países en los que se permite el aborto han disminuido los abortos, no aumentaron. Algunos plantean esta idea de que con esta ley se hace una promoción del aborto. Esto es ridículo, esta ley no estimula los abortos, quiere proteger a la mujer de hacer un aborto que se lleve la vida de esa mujer.

Sobre la participación de la iglesia en el debate del aborto

Esto se convirtió en una especie de combate electoral, parece que hubiera dos facciones políticas en el debate en el Congreso. Y aquí se está queriendo ver quién es el que predomina, el que tiene más fuerza. Y da la sensación de que en este momento, si esto termina con la prohibición de todo tipo de aborto y de asistencia a todo aquel que quiera abortar, es un gran triunfo de la iglesia y de los sectores que apoyan a la iglesia.

La iglesia hizo mal en meterse de la forma que lo hizo, olvidó el mandato de Jesús: 'Al César lo que es del César'. Se han metido en áreas que no son de la iglesia, son del César. Están convirtiendo a este debate, que debe ser objetivo y sereno, en un debate político.

Sobre la administración de Macri

El Gobierno de Macri se caracterizó desde el principio por ser políticamente incorrecto, porque trató de ser apostólico. Desde el primer momento decían que las cosas no eran tan graves, una postura clemente, tratando de evitar agraviar a la otra parte. Incluso cuando Macri no recibió los atributos presidenciales por parte de la Presidente saliente, no demostró enojo, fue una actitud positiva, blanda. En el primer viaje que hizo al exterior pidió ser acompañado por Massa. Y hasta el día de hoy dice que el año que viene la inflación será 10% menos. Está en una postura de esperanza, de predicación positiva, y creo que eso no es correcto en política.

No hizo lo que tenía que hacer al principio, que era actuar con mayor firmeza. Lo que está haciendo ahora debería haberlo hecho a fines de 2015. Incluso en los actos que hace el gobierno hay un freno extraordinario a decir lo que está ocurriendo. En el caso de la obra pública, ha bajado un 40% el costo porque no se aplican las reglas de la corrupción de antes, tendrían que haber hecho un festejo con eso, y sin embargo no se dice mucho.

Luis D'Elía dijo que al Presidente hay que fusilarlo en la Plaza de Mayo. Ese hombre debería ir preso, porque está deseando un golpe de Estado, insultando a la Constitución, a las instituciones del país.

La entrevista completa:

Seguí leyendo: