"Se siente, se siente, ¡la voz del inocente!". Con esa canción como gran himno, cientos de manifestantes se congregan frente al Congreso en los alrededores de la calle Hipólito Yrigoyen para manifestarse contra la aprobación de la ley que habilitaría la interrupción voluntaria del embarazo.

"Cuidemos las dos vidas", grita un grupo de adolescentes con cintas rosadas en la frente mientras que otro, muy cerca, empieza a armar una ronda con tambores. En pocos minutos una improvisada murga "pro-vida" empieza a sonar fuerte.

Los manifestantes llevaron pañuelos celestes y, en muchos casos, banderas argentinas (Nicolás Stulberg)
Los manifestantes llevaron pañuelos celestes y, en muchos casos, banderas argentinas (Nicolás Stulberg)

Las consignas son diversas. Pero todas se cantan alrededor de canciones populares y hits del momento. Entre otras, se escucha "vengo bancando este derecho, la vida del niño por nacer. Te juro que aunque quieran matarte, yo te voy a defender."

La multitud que se opone al proyecto de ley que se debate en el Congreso es diversa. Hay muchos jóvenes, varios provenientes de grupos religiosos, y familias, además de niños, sacerdotes, monjas y estudiantes.

Los grupos autodenominados “pro-vida” se congregaron con fuerza a partir de las 18 (Nicolás Stulberg)
Los grupos autodenominados “pro-vida” se congregaron con fuerza a partir de las 18 (Nicolás Stulberg)

En pequeños grupos, varios de ellos caminan con banderas argentinas y camisetas de la Selección Nacional. Otros lo hacen con inflables de color rosa, que distintos grupos regalan a los transeúntes. Además, son muchos los que llevan en sus cuellos pañuelos celestes que dicen "cuidemos las dos vidas".

La premisa de quienes se oponen a la aprobación de la ley fue llegar alrededor de las 18, que es cuando muchas personas salen de sus trabajos o sus lugares de estudio.

Jóvenes “pro-vida” se abrazan conmovidas frente al Congreso (Nicolás Stulberg)
Jóvenes “pro-vida” se abrazan conmovidas frente al Congreso (Nicolás Stulberg)

"Viene la gente que puede, la que se hace un tiempito. La gente de pañuelo verde es gente paga, la traen porque hay muchos sindicatos y partidos políticos de por medio. La diferencia de cantidad va por ese lado. Nosotras venimos de San Lorenzo, Santa Fe. De ahí salieron tres micros y otros tres de Rosario", le cuenta un grupo de jóvenes a Infobae.

Muy cerca de la Plaza de los dos Congresos, rodeados de curiosos, creyentes y cámaras de televisión, un nutrido grupo se toma de las manos para rezar el "Ave María".

Algunos grupos hicieron rezos colectivos en la calle (Manuel Cortina)
Algunos grupos hicieron rezos colectivos en la calle (Manuel Cortina)

Según informaron desde la llamada "Unidad Pro-vida" se prevén distintas actividades a lo largo de la noche, una suerte de vigilia para ir siguiendo la votación.

Entre otras, además de un micrófono abierto en una carpa donde distintas personas se acercan a contar distintas historias de vida vinculadas con el embarazo, se anunció una "ecografía en vivo" arriba de un escenario, al que subirán mujeres embarazadas de menos de 14 semanas de gestación.