Los ejercicios de coordinación son fundamentales (iStock)
Los ejercicios de coordinación son fundamentales (iStock)

Los avances contra la enfermedad neuromotor del Parkinson llena de esperanzas a las personas que lo padecen, como también a sus familiares. Ante la carencia de una cura, la pregunta que corroe es "¿mientras tanto qué se puede hacer para evitar su avance?". El caso de la norteamericana Susan Sills abre una nueva ventana, devela que en el día a día existen algunas alternativas para paliar los avances del mal.

Sills es una artista de Nueva York, que comenzó a notar los avances de la enfermedad en un temblequeo de manos. Rápido recordó que tanto su madre como su abuelo lo habían padecido. Al poco tiempo, un neurólogo confirmó sus sospechas. Sin embargo, pasaron tres años y apenas se notan los síntomas.

"La enfermedad de Parkinson es, básicamente, una patología neurológica degenerativa que compromete la motricidad. Los pacientes tienen movilidad lenta, dan pasos cortos, están rígidos, tiemblan, padecen problemas de equilibrio, caminan como cayéndose para adelante y su postura es en flexión, como la de un esquiador", explicó a Infobae el médico neurólogo Alejandro Andersson, director médico del Instituto de Neurología Buenos Aires (INBA).

El parkinson afecta la coordinación motriz (iStock)
El parkinson afecta la coordinación motriz (iStock)

A sus 72 años, Sills mantiene una rutina que cansaría a cualquier persona de su edad, e incluso más jóvenes, camina de manera erguida, camina sin problemas, habla alto y claro. Y el secreto justamente es ese, no dejar que la enfermedad atemorice, congele, y que las personas intenten, se esfuercen por seguir con sus actividades cotidianas.

"Cuanto más pronto comiencen a ejercitarse las personas después de recibir un diagnóstico de Parkinson, y cuanto más alta sea la intensidad de ejercicio que alcancen, mejor estarán", dijo Marilyn Moffat, terapeuta física y docente en la Universidad de Nueva York.

"La potenciación de la actividad muscular, adecuándose al paciente, por medio de ejercicios de movilidad y elongación, es muy beneficiosa para conservar el tono muscular y el rango de movimiento de las articulaciones", sumó Andersson.

"Se ha demostrado que varias actividades son benéficas, incluyendo el ciclismo, el box, el baile y caminar hacia adelante y hacia atrás en una caminadora. Si a alguien no le gusta una de estas actividades, hay otras que pueden dar los mismos resultados positivos".

Qué ejercicios realizar

  • Trabajar con ejercicios para mejorar la deambulación caminando sobre una línea recta con buena biomecánica y evitando caer para adelante.
  • Ayudar en la coordinación con los lanzamientos de pelota a una o dos manos y la coordinación bi-manual.
  • La mejora de la postura puede lograrse con ejercicios de realineación postural y de respiración, también con RPG (rehabilitación postural global).
  • Ser más consciente del propio cuerpo y trabajar en la propiocepción (conocimiento de dónde se encuentra cada segmento del cuerpo en el espacio) ayuda mucho.
  • Finalmente, darles volumen de actividad física creciente, que puede lograrse, además de caminando, pedaleando en bicicletas fijas recumbentes (cuando la deambulación está limitada).

LEA MÁS: