El síndrome del brazo inquieto: ¿es una enfermedad rara?

Son pocos los casos registrados en la literatura médica, sin embargo, los estudios sobre los escasos ejemplos conocidos indican que estaría subdiagnosticado y que las personas tienden a sufrirlo en silencio. Cómo detectarlo

Terapeutas del dolor de la Asociación Médica Estatal de Baviera en Alemania sugieren que los informes de RAS podrían no representar su verdadera prevalencia (REUTERS)
Terapeutas del dolor de la Asociación Médica Estatal de Baviera en Alemania sugieren que los informes de RAS podrían no representar su verdadera prevalencia (REUTERS)

Aproximadamente para una de cada 10 personas, los períodos prolongados de inactividad pueden desencadenar una necesidad incómoda de volver a moverse. Los largos viajes en autobús, descansar en la cama o incluso una tarde de cine dan lugar a sensaciones desagradables en los miembros inferiores que solo pueden aliviarse reposicionando las piernas.

Sin una causa clara o un medio objetivo de diagnóstico, el síndrome de piernas inquietas (RLS, por sus siglas en inglés) podría afectar a más personas de las que creemos, lo que lo convierte en uno de los trastornos neurológicos más comunes del mundo. A pesar de todos sus misterios, nuestro conocimiento del RLS está a años luz de un síndrome similar que afecta los brazos y los hombros.

Con tan pocos casos en la literatura, es fácil asumir que el síndrome del brazo inquieto (RAS) es comparativamente raro. Sin embargo, los estudios de caso sobre los pocos ejemplos que conocemos indican que las personas tienden a sufrir en silencio mucho antes de recibir un diagnóstico.

Los terapeutas del dolor Ulrich Moser y Jasmin Schwab de la Asociación Médica Estatal de Baviera en Alemania ahora sugieren que los informes de RAS podrían no representar su verdadera prevalencia, especialmente para las formas leves y menos crónicas.

El síndrome de piernas inquietas (RLS) es un trastorno neurológico común que se caracteriza por un impulso irresistible de mover las extremidades inferiores (Europa Press)
El síndrome de piernas inquietas (RLS) es un trastorno neurológico común que se caracteriza por un impulso irresistible de mover las extremidades inferiores (Europa Press)

Su informe reciente publicado en la revista BMJ Case Reports se centra en el caso de un paciente masculino de 66 años que tuvo dolor de espalda y molestias en el hombro derecho durante más de 20 años. Las visitas a radiólogos, neurólogos y reumatólogos no supusieron un alivio a largo plazo. Le recetaron medicamentos antiinflamatorios. El masaje, la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea e incluso una visita al quiropráctico no solucionaron su condición.

En marzo de 2017, el paciente visitó a Moser informando sus síntomas de presión, puñaladas y dolor profundo. Su dolor de espalda se alivió con el tratamiento, pero una cita de seguimiento en 2020 presentó informes de nuevos síntomas: dolor severo y una sensación de inquietud en ambas manos y antebrazos que había empeorado constantemente durante los dos años anteriores.

Pensando que podría ser un caso de “chasquido” o “dedo en gatillo” y tal vez algo de artritis, un cirujano ortopédico le prescribió una cirugía y un curso de antiinflamatorios no esteroides. Desafortunadamente para el paciente, el malestar permaneció.

Los síntomas eran asombrosamente parecidos al síndrome de piernas inquietas. Durante el día, al moverse y hacer ejercicio, todo parecía estar bien. Sólo durante los períodos de relajación brotaron las sensaciones agudas, de hormigueo y ardor. Curiosamente, la incomodidad estaba solo en sus brazos. Nunca había experimentado tales sensaciones en sus piernas, ni siquiera un poco. Aún así, aunque se conoce poco sobre los mecanismos detrás del síndrome de piernas inquietas, tenemos algunas ideas sobre cómo aliviar sus síntomas.

Los especialistas recetaron a su paciente un curso de medicación que se usa típicamente para las piernas inquietas, que proporcionó una dosis adicional de dopamina en el cerebro (Europa Press)
Los especialistas recetaron a su paciente un curso de medicación que se usa típicamente para las piernas inquietas, que proporcionó una dosis adicional de dopamina en el cerebro (Europa Press)

Después de descartar otras posibles causas, y esencialmente marcar todas las casillas para el SPI severo, aunque en los brazos, Moser recetó un curso de medicación que se usa típicamente para las piernas inquietas, que proporcionó una dosis adicional de dopamina en el cerebro.

Pero el caso requirió un poco de investigación, lo que planteó la pregunta de cuántas personas con experiencias similares podrían estar ahí fuera. “El paciente reportado aquí tenía síntomas que podrían haber sido sugestivos de síndrome del brazo inquieto durante muchos años”, informan Moser y su colega Schwab.

Y agregan: “En los últimos dos años, estos síntomas habían empeorado enormemente y se cumplieron plenamente los criterios de diagnóstico esenciales del International Restless Legs Syndrome Study Group, excepto que los síntomas se encontraban exclusivamente en las extremidades superiores”.

Si lo que los médicos están aprendiendo sobre el RLS pudiera aplicarse a las extremidades superiores, podría haber una posibilidad de brindar un gran alivio a los pacientes cuyo diagnóstico se está demorando a medida que se someten a pruebas para una variedad de afecciones no relacionadas, desde la artritis hasta el dedo en gatillo.

Por el contrario, podría haber diferencias sutiles que ayuden a mejorar las terapias, o incluso que conduzcan a una mejor comprensión de la inquietud en general. “Es un campo de investigación en el que deberíamos estar interesados en seguir adelante”, concluyen los especialistas.

SEGUIR LEYENDO: