Wes Anderson llegó a Netflix con una magnífica adaptación de un cuento de Roald Dahl

“La maravillosa historia de Henry Sugar” protagonizada por Benedict Cumberbatch es una joya cinematográfica

Compartir
Compartir articulo
En esta entrañable historia de Roald Dahl, un hombre rico descubre la existencia de un gurú que puede ver sin usar los ojos y decide aprender a dominar dicha habilidad para hacer trampa en los juegos de azar.

Roald Dahl es el autor de varios libros que han sido llevado con éxito al cine, el propio autor también escribió guiones para otros proyectos. Entre las películas más famosas basadas en sus textos encontramos Willy Wonka y la fábrica de chocolate, James y el durazno gigante, Las brujas y Matilda. La maravillosa historia de Henry Sugar es uno de los siete relatos que conforman el libro de ese mismo nombre y ahora se estrenó en Netflix bajo la dirección de Wes Anderson, protagonizada por Benedict Cumberbatch. La novedad es que esta producción no es un largometraje, sino un perfecto corto de cuarenta minutos. No le falta nada y no le sobra nada.

A pesar de su corta duración, La maravillosa historia de Henry Sugar tiene varias capas e historias dentro de otras historias, cómo bien le gusta a Wes Anderson, en este caso adaptando a Dahl. La historia es presentada por el propio autor, interpretado por Ralph Fiennes, quien nos cuenta acerca del personaje central, Henry Sugar (Cumberbatch). Este es un hombre rico que al encontrar un libro escrito por el Dr. Chatterjee (Dev Patel) aprende sobre un individuo que se convirtió en gurú (Ben Kingsley) explotando su habilidad de ver sin usar los ojos. A partir de ese libro, se propone dominar la habilidad para hacer trampa en las cartas, yendo de casino en casino por todo el mundo.

Los actores narran el cuento mientras representan la historia en pantalla. (Netflix)
Los actores narran el cuento mientras representan la historia en pantalla. (Netflix)

No es la primera vez que Wes Anderson adapta al novelista británico. En el año 2009 realizó El fantástico Mr. Fox, una verdadera obra maestra de la animación cuadro a cuadro. Si bien en aquella ocasión la producción ya apuntaba a un público más adulto, acá definitivamente se trata de un texto donde Dahl se alejaba de su sofisticado estilo de escritura para todas las edades y pasaba a otra clase de lectores. Aún así se mantiene la forma juguetona, poética y absurda, tanto en el texto como en la forma de filmar del cineasta.

La puesta en escena es completamente artificial y los decorados se arman y se desarman frente a nuestros ojos. Los pocos actores que forman el elenco interpretan más de un papel y el tono general es amable y simpático, con humor y humanismo. Un verdadero cuento de Roald Dahl y una verdadera película de Wes Anderson. Lo mejor de ambos mundos.

Wes Anderson también estrena tres cortos adicionales en la plataforma: "El cisne", "El desratizador" y "Veneno". (Netflix)
Wes Anderson también estrena tres cortos adicionales en la plataforma: "El cisne", "El desratizador" y "Veneno". (Netflix)