Milei posterga el rearmado del Gabinete para frenar la crisis interna, pero Francos define cambios en segundas líneas

Con el impulso de la media sanción de la Ley Bases, el Presidente quiere mostrar que tiene un equipo consolidado y neutralizar el caos de la salida de Posse y el escándalo de Pettovello. Mondino por ahora se queda

Guardar

Nuevo

Javier Milei encabezando una reunión de Gabinete. A su lado, Guillermo Francos
Javier Milei encabezando una reunión de Gabinete. A su lado, Guillermo Francos

Después de tres semanas de caos, escándalos y renuncias en varios ministerios, el Gobierno decidió suspender los movimientos que se estaban gestando en el Gabinete, hasta nuevo aviso. Agobiados por la crisis en la Jefatura de Gabinete, en la AFI y en Capital Humano, además de las fugas en varias secretarías, Javier Milei y su nuevo ministro coordinador, Guillermo Francos, buscarán preservar la relativa estabilidad que lograron generar apenas en los últimos días, en parte gracias a la aprobación de la ley Bases en el Senado, que generó un clima de optimismo en la Casa Rosada y alivio en las convulsionadas carteras.

Con el Presidente fuera del país hasta el sábado -viajó a Italia por el G7-, hoy es una jornada de calma en la Casa de Gobierno. Admiten que la canciller, Diana Mondino, estuvo en la cuerda floja desde que Milei la excluyó de esa cumbre internacional, en parte, por el confuso episodio en el Centro Cultural Islámico con los representantes de Palestina e Irán. Y los rumores crecieron cuando Milei decidió llevar al diputado de PRO, Fernando Iglesias, a su gira europea, y cuando Francos recibió en su despacho otro referente macrista, el ex senador Federico Pinedo, que sonaba como eventual canciller (oficialmente, en su entorno aseguraron que sólo había ido para felicitar al jefe de Gabinete por el primer triunfo del Gobierno en el Congreso).

Sin embargo, en parte por una gestión de Francos, al menos por ahora permanecerá. “Está frenado hasta nuevo aviso cualquier otro cambio en el Gabinete, necesitamos estabilidad”, dijo, con firmeza, una alta fuente nacional. Si bien admiten que hubo malestar del Presidente con la Canciller, por ahora priorizarán la preservación del status-quo.

Javier Milei en Italia junto a la titular del FMI (REUTERS)
Javier Milei en Italia junto a la titular del FMI (REUTERS)

El panorama en el equipo, admiten en Balcarce 50, hubiera sido muy distinto si se caía la Ley Bases en la Cámara revisora. Un fracaso que los hubiera forzado a reacomodar funcionarios y funciones. Con el proyecto en marcha -falta el debate en Diputados-, los libertarios quieren aprovechar para poner paños fríos y mostrar, a pesar de que muchas señales indican lo contrario, que el Gobierno está firme y cohesionado.

Es el estilo conciliador de Francos, que cumple hoy una semana como jefe de Gabinete y quiere paz. Sobre todo cuando no terminó de definir el futuro de algunas áreas y funcionarios de segundas líneas de su órbita.

Por caso, la secretaría de Relaciones Parlamentarias, que estuvo liderada hasta ahora por el referente de PRO en Mendoza, Omar de Marchi, o bien tendrá un cambio de mando, o bien será disuelta. El desenlace dependerá de la visión que se imponga. En principio, el asesor Santiago Caputo había sugerido disolverla definitivamente, pero Francos se inclina por sostenerla, porque la considera una herramienta útil como enlace administrativo con el Parlamento, y dicen que quiere poner al mando una de sus amigas más entrañables, Paula Bertol, que estuvo sonriente en su ceremonia de jura (a diferencia del mendocino, que se ausentó).

Omar de Marchi (Adrián Escandar)
Omar de Marchi (Adrián Escandar)

La histórica dirigente de PRO, fiel a Mauricio Macri, que fue legisladora y embajadora ante la OEA había ocupado esa silla bajo la órbita de Marcos Peña, pero en Gobierno, muy al tanto de las presiones de los amarillos para entrar a la administración nacional, se encargaron de aclarar de su eventual desembarco no tiene que ver con su origen partidario, sino a la relación de confianza con Francos, y a su experiencia en el área. En el entorno de la ex funcionaria, que trabaja en el ámbito privado, dijeron que no hubo conversaciones al respecto.

También está por verse qué pasará con la AFI, cuyo titular, Sergio Neiffert, hombre de Santiago Caputo, ya está en funciones, pero donde todavía no se definió quiénes liderarán las tres áreas en las que se va a dividir la agencia. Y suena el asesor económico de Milei, Damián Reidel, para la Agencia para la Promoción de Inversiones que Karina Milei le quitó a Mondino al traspasarla desde la Cancillería a la Secretaría General de la Presidencia. El nombre de Posse está prácticamente descartado para ese lugar, a pesar de que se esperaba que recalara allí luego de su desplazamiento de la Jefatura de Gabinete. Sí deslizan que está prácticamente confirmado que no continuará el ex CEO del Grupo Cohen, Julián Cohen, que había sido designado por la canciller. “Va a quedar alguien de Karina”, dijeron en Balcarce 50, sin mencionar a quién. Poco después, Reidel publicó una foto con “el Jefe” en su Twitter.

Con el impulso de la ley Bases, el Gobierno está decidido a consolidar un equipo sacudido por las cortocircuitos, cambios de nombres e incluso denuncias penales (en el caso de Pettovello, que presentó una denuncia contra su ex secretario de Desarrollo Social, Pablo de la Torre). El objetivo es mostrar que puede gobernar sin sostenes externos y preservar su espacio de poder de los partidos que, como PRO, quieren sumarse a la administración para ganar influencia.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias