La odisea de un grupo de mineros para transitar por una de las rutas adjudicada a Lázaro Báez

Se trata de la ruta 47 de Santa Cruz, que une la localidad de Puerto Deseado con la ruta nacional 3. Cuando llueve, los micros que trasladan a los obreros tiene que ser remolcados

La ruta 47 une la localidad de Puerto Deseado con la ruta nacional 3

La escena ocurrió esta semana, pero se repite cada vez que llueve en varios tramos de la ruta provincial 47, adjudicada a Lázaro Báez hace 11 años y luego abandonada. En uno de los videos, se puede ver a los empleados de Cerro Moro, una mina ubicada a 70 kilómetros de Puerto Deseado, empujando el micro que los traslada a su lugar de trabajo. Uno de los que hace fuerza tiene la pechera de AOMA, el gremio de los mineros aliado al gobierno provincial.

La ruta 47 forma parte del paquete de 51 obras entregadas a Báez que se están juzgando en el juicio oral por la obra pública. Luego de dos años de audiencias, ese proceso entró en la etapa final y ya tiene fecha para los alegatos.

Es el único juicio oral que hasta el momento enfrentó la vicepresidenta Cristina Kirchner. El debate comenzó en mayo de 2019, apenas días después de que anunciara la fórmula presidencial con Alberto Fernández. Junto con la vicepresidenta están acusados otras 12 personas: el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, el ex secretario de Obras Públicas José López, el ex director de Vialidad Nacional Nelson Periotti, ex funcionarios de Vialidad Nacional y de Santa Cruz.

La acusación busca comprobar que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner licitaron las obras de manera irregular porque se otorgaron con sobreprecios, sin que las compañías tengan la capacidad para hacer las obras o porque cobraron la totalidad antes sin terminarlas.

En el caso puntual de la ruta 47, fue abandonada con apenas un 28% del proyecto realizado. Debía terminarse en cuatro años. Según la Fiscalía de juicio, a cargo de Diego Luciano, en esa licitación se detectaron sobreprecio de 44 millones de dólares.

Según la defensa de Báez, se hicieron dos auditorías sobre esa obra, una interna en Vialidad Nacional y otra externa a cargo de una empresa privada, que demostraron lo contrario. “Del examen practicado no se evidencian deficiencias constructivas de relevancia, como así tampoco tareas que hayan sido certificadas sin ejecutarse, salvo en algunos casos puntuales que fueron detallados en cada obra”, decía uno de esos estudios.

En su denuncia original, asesorada por la abogada Silvina Martínez, la diputada nacional Margarita Stolbizer la catalogó como “la ruta más cara del mundo” porque originalmente iba a costar $1.200 millones y valor final fue de $2.345 millones. “Esta adjudicación dividida en dos tramos fue otorgada a empresas de Lázaro Báez. El primer tramo se adjudicó en la suma de $618.356.032 y el segundo en la suma de $613.430.468. Estas cifras crecieron sin límite y, a fines del 2015, la obra total de la ruta 47 tenía un valor de $2.345.994.614 por tan solo 200 kilómetros”, dijo Stolbizer ante el juez Claudio Bonadio.

La ruta 47 está frenada hace años y no fue licitada nuevamente.

La licitación por la ruta 47, que une la localidad de Puerto Deseado con la ruta nacional 3, fue rescindida en 2016, durante la gestión de Javier Iguacel, el ex titular de Vialidad que denunció a Báez ante la Justicia. Llamativamente, nunca se volvió a licitar, según confirmaron fuentes de Vialidad Nacional. “No está entre las obras que pidió la provincia de Santa Cruz”, dijo un vocero.

Actualmente, la ruta está prácticamente intransitable. En invierno, la situación se complica mucho más por las lluvias. “Con el paso del tiempo es lógico que se haya deteriorado lo ya construido, las capas inferiores de la ruta, y hay que volver a ejecutarlas”, explicó una fuente que conoce los detalles de la obra.

Lo más afectados son los obreros de la mina Cerro Moro, recientemente adquirida por la firma sudafricana Gold Fields con el objetivo de convertirla en la tercera minera de oro del mundo. “Cada quince días se renueva el personal de la mina, son dos turnos de 800 personas, y van los micros por esa ruta. También es la ruta de acceso a unas diez estancias agropecuarias que hay en la zona”, explicó un ex concejal de Puerto Deseado.

Ademas, el estado actual de la ruta representa un gran riesgo ambiental. “Para su funcionamiento, el yacimiento recibe mensualmente cuatro equipos de combustible y traslada cianuro, ya que no existe depósito fiscal especializado en el puerto local”, agregó la misma fuente.

Seguir leyendo:


TE PUEDE INTERESAR