Con un sistema de semáforo epidemiológico, Catamarca está en alerta por el COVID-19 pero decidió volver a las clases presenciales

El gobernador Jalil adhirió al decreto que restringió actividades pero decidió poner como límite de la “etapa roja” el 7 de mayo. Además, en varias localidades del interior este lunes los niveles inicial, primario y secundario volverán a las aulas

El gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, en una visita a un centro de salud de esa provincia. Twitter: @RaulJalil_ok
El gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, en una visita a un centro de salud de esa provincia. Twitter: @RaulJalil_ok

Recién el 3 de julio de 2020 se detectó en Catamarca el primer caso de COVID-19, tras la llegada de un transportista infectado desde Buenos Aires. Actualmente, la provincia que comanda el gobernador Raúl Jalil, del Frente de Todos, tiene a su capital, San Fernando del Valle de Catamarca, como uno de los departamentos de “alto riesgo epidemiológico”, según el mapa que trazó el ministerio de Salud de la Nación, pero en el resto de su territorio la situación está más cerca de la nueva normalidad, no tan golpeada por la denominada “segunda ola”. Aunque Jalil adhirió al decreto del presidente Alberto Fernández que restringió muchas actividades, decidió poner como límite de la denominada “etapa roja” el 7 de mayo próximo y en varias localidades del interior este lunes retornarán las clases presenciales en las escuelas de los niveles inicial, primario y secundario. Hasta ayer fallecieron en la provincia 123 personas por coronavirus.

Los funcionarios provinciales igualmente permanecen en alerta porque en las últimas semanas el promedio de contagiados por el virus se mantuvo alto, entre 100 y 200 personas, hubo 5 fallecidos durante el último fin de semana y 3 más este martes (una mujer de 44 años oriunda de Andalgalá; una de 63, de Santa Rosa y otra de 65 de la capital). Ayer se informaron 178 nuevos contagios. El sistema de salud pública todavía brinda respuestas satisfactorias, reconocen. “Se testea bastante poco”, advierten opositores al gobernador de diferentes corrientes políticas. Jorge Saavedra, presidente de la Federación de Clínicas y Sanatorios de Catamarca (FeCliSa), sostuvo el sábado en una entrevista radial que hay una alta ocupación de camas en el sector privado de la salud pero con pacientes habituales y no producto de la pandemia. Dijo que en terapia intermedia la ocupación de camas ronda un 70% y que en las terapias intensivas están “casi al límite”. El sistema de salud pública absorbe todos los casos de coronavirus provinciales.

La provincia posee un 57,76 por ciento de camas cada 100 mil habitantes, de acuerdo a un relevamiento a nivel nacional que efectuó la Fundación Alem de la Unión Cívica Radical. En toda su superficie viven poco más de 410 mil habitantes. El sistema sanitario está muy centralizado en la capital provincial. “Fue un acierto que se haya reconvertido un centro de esparcimiento que se llamaba Juan Domingo Perón durante la primera etapa de la pandemia en un hospital monovalente como el Carlos Malbrán exclusivamente para atender los casos de Covid”, admite el diputado nacional Rubén Manzi, de la Coalición Cívica. El 15 de mayo de 2020 el gobierno provincial inauguró ese establecimiento con 120 camas para pacientes leves, 35 para terapia intermedia y 33 unidades de terapia intensiva.

Carlos Gregorio Malbrán fue un médico pionero en investigación bacteriológica nacido en Andalgalá, una de las localidades más importantes de Catamarca, y por eso se eligió su nombre para bautizar con su nombre a ese centro médico. La ocupación de camas allí es alta, cercana al 100% en terapia intermedia y de un 40% en los casos leves, pero en la terapia intensiva todavía hay margen de maniobra, con un 60% de pacientes que necesitan esos cuidados extremos. El director del Malbrán es Daniel Agustín Godoy, un terapista que asumió en su cargo hace tres meses. “Nosotros vamos retrasados en cantidad de contagios con respecto al resto del país. Tuvimos un 0,67% de letalidad por el coronavirus durante toda la pandemia. Estamos sumando 15 camas a la terapia intermedia donde la ocupación ya llegó a su límite. Por el crecimiento de casos en los últimos días hemos apelado a un plan B que es el traslado de pacientes Covid leves o moderados al otro hospital público de esta capital, el San Juan Bautista. Esta etapa es peor que la primera, cuando se registró el mayor pico, en octubre”, asegura.

Hasta ayer martes en Catamarca se habían registrado 16.866 contagios de coronavirus de los cuales ya se recuperaron 12.844. Existen 3.899 casos activos. La ocupación de camas Covid que demandan oxígeno es del 77%, según los números que entrega la web del gobierno catamarqueño.

El hospital San Juan Bautista, uno de los más importantes de la capital de Catamarca.
El hospital San Juan Bautista, uno de los más importantes de la capital de Catamarca.

Hugo Avila, diputado provincial por el partido local Unión Patriótica Catamarqueña, le contó a Infobae que el problema es que “en el interior, en las cinco ciudades más pobladas o en zonas como Antofagasta de la Sierra que está a 600 kilómetros de la capital o en Tinogasta que queda a 300 kilómetros, falta mucha infraestructura sanitaria. No hay oxígeno suficiente, ni médicos, ni terapia intensiva adecuada”. Avila también aseguró que “a algunos pacientes no les dan las vitaminas que necesitan en el Malbrán. Conozco gente de Tinogasta, donde yo fui intendente, que me llamó estando internada y tuve que alcanzarles esas vitaminas al menos en cinco ocasiones”.

Respecto de la vacunación, la provincia recibió 94.825 dosis, según los registros del Monitor Público de Vacunación. Ya se aplicaron 76.510: fueron 66.281 con la primera dosis y 10.229 con las dos dosis. Todo el personal de salud y los internados en geriátricos ya recibieron los inyectables. El Gobierno nacional envió ayer otras 6.000 dosis del componente 1 de la vacuna Sputnik V. La gran mayoría de los catamarqueños mayores de 70 años y personas de otros rangos etarios pero con algún tipo de comorbilidades recibió al menos la primera aplicación. “Con las que están arribando vamos a contar con un 25% de la población ya vacunada y eso es muy bueno. Bajaron relativamente poco los contagios pese a las últimas restricciones a la circulación, tenemos poco recambio de personal de salud que está tocado emocionalmente. Pero hay optimismo en que vamos a superar este momento”, confiesa Godoy.

Las restricciones vigentes y la reapertura de las escuelas

El gobierno de Jalil aplica un sistema de semáforos para determinar qué etapa de la pandemia está atravesando la provincia. Si el Índice de Evaluación Sanitario que se mide se encuentra entre 0 y 59, es la Etapa Verde; de 60 a 99, es Etapa Amarilla y superior a 100, Etapa Roja. Hace 10 días que se inició la Etapa Roja porque el índice alcanzó 105. Pondera un promedio de las personas contagiadas en un tiempo determinado, la población objetivo, la población vacunada, la población inmunizada por contagio, la tasa de internación, la cantidad de camas disponibles, el total de personas internadas actualmente en UCI y en UTI y contagios activos. Se actualiza cada 7 días.

Jalil siempre se mostró como muy cercano a las medidas sanitarias que se adoptaron desde el gobierno central de Alberto Fernández, quien visitó a los catamarqueños el pasado 19 de marzo para realizar la IV reunión del Consejo Federal del Norte Grande, que agrupa a varios gobernadores.

Hay actividades recreativas que se siguen desarrollando normalmente como practicar deportes al aire libre. El tenis, el padel, andar en bicicleta o salir a correr está permitido. Siguen abiertos los gimnasios pero no las actividades bajo techo.

Tras el nuevo decreto provincial que rige desde el viernes 30 de abril, de 21.30 a 6 de la mañana rige la prohibición de circular. Para ingresar a algunos departamentos como Tinogasta se solicita una PCR negativa y solamente se puede acceder en autos particulares porque no hay servicio de micros de media distancia. En todo el territorio provincial a las 21 deben cerrar los locales dedicados a la gastronomía.

Hasta el viernes 7 de mayo están vigentes los requisitos de ingreso a la provincia, que establecen que todas las personas que ingresen deberán contar con la autorización emitida por el Ministerio de Seguridad y además deberán cumplir con testeos y aislamiento según el caso. Si permanecieran hasta 72 horas deberán acreditar un análisis de testeo rápido de antígenos o un testeo PCR efectuado dentro de las 48 horas anteriores al ingreso. Si pretenden quedarse por un tiempo mayor tendrán que cumplir una cuarentena obligatoria de 7 días.

Entre el 70 y el 80 por ciento de los catamarqueños son empleados del Estado. Es uno de los distritos con menor actividad privada del país junto con La Rioja, Santiago del Estero y Formosa. Esta semana los empleados públicos y los de la Justicia volvieron a sus trabajos con normalidad. En este sentido, el gobernador Jalil, al inaugurar el sábado 1 de mayo el 132° período de la Asamblea Legislativa, informó la decisión de “congelar los nombramientos en los tres poderes” de la provincia y aseveró que el Ejecutivo provincial será “muy austero para poder salir adelante”, en medio del impacto de la pandemia de coronavirus.

Horacio Pernasetti, ex diputado nacional por la UCR y ex auditor general de la Nación entre 2006 y 2015, se mostró muy crítico sobre la situación económica de Catamarca consultado por este medio. “En lo macro la provincia no tiene problemas financieros porque no hay deuda contraída en dólares. Pero está siendo mal administrada por Jalil. Prometió una reforma profunda del Estado cuando asumió y no se hizo nada al respecto. Al contrario, se crearon nuevos ministerios, más secretarías. ¿Cómo puede ser que haya 19 ministerios acá? Antes había una Secretaría de Trabajo y ahora hay un ministerio para atender a un sector privado que es ínfimo”, relata. Y agrega que “se hicieron en los últimos meses más de 300 designaciones en el sector público y no se consignan en el Boletín Oficial, al que mantienen censurado”.

El presidente Alberto Fernández posa junto a los gobernadores en su visita a la provincia de Catamarca en marzo pasado.
El presidente Alberto Fernández posa junto a los gobernadores en su visita a la provincia de Catamarca en marzo pasado.

Además, Pernasetti no está de acuerdo con la suspensión que hubo de las clases presenciales. “No se justificaba en las escuelas del interior, a las que los niños y adolescentes van cada día caminando. Con todos los meses de 2020 donde no hubo clases muchas escuelas del monte casi que estaban tapadas por malezas y no tenían mantenimiento porque no iban ni sus directivos”. El Ministerio de Educación de la Provincia a través de la Resolución número 112 habilitó el retorno de las clases presenciales en los establecimientos educativos de período común y especial de todos los Niveles y Modalidades de Gestión Estatal, Privada, Cooperativa y Social del Sistema Educativo a partir de este lunes 3 de mayo.

La cartera educativa provincial dispuso la continuidad de la modalidad no presencial -virtual- en las escuelas ubicadas en los departamentos Capital, Valle Viejo, Belén, Andalgalá, Santa María y Capayán, hasta tanto las autoridades del Comité de Emergencia (COE) local verifiquen la superación de los índices necesarios para el regreso a la presencialidad en los mismos y en consecuencia autorice.

El diputado Manzi afirma que “Jalil se asusta ante el crecimiento de contagios y cierra todo. La virtualidad fracasó. Hay una gran diferencia de conectividad con las regiones más postergadas y también en los dispositivos digitales con los que cuentan los alumnos. Esto no hace más que profundizar las diferencias sociales”. Catamarca es una de las provincias argentinas que tiene una red de fibra óptica insuficiente para que los niños puedan sumarse a las clases en forma no presencial.

Un obrero trabaja en el Salar del Hombre Muerto a 4.000 metros de altura. Es una de las mayores reservas de litio del país. (REUTERS/Enrique Marcarian/File Photo)
Un obrero trabaja en el Salar del Hombre Muerto a 4.000 metros de altura. Es una de las mayores reservas de litio del país. (REUTERS/Enrique Marcarian/File Photo)

El legislador provincial Avila remarca que Catamarca es “privilegiada respecto de la coparticipación federal ya que tiene un 1% más que otros distritos. Sin embargo la política es de ajuste casi permanente”.

Otro tema que divide a los catamarqueños es el de la minería a cielo abierto. Con la mina de oro y cobre de Bajo La Alumbrera ya cerrada, en Andalgalá existe un nuevo proyecto, el de Agua Rica, que es resistido por organizaciones ambientalistas por el impacto que puede llegar a provocar. Se cuestiona el uso que hicieron los gobiernos comunales de las regalías que reciben de las compañías mineras internacionales que las explotan. También la falta de obras importantes que se prometieron y quedaron inconclusas. Citan una de esas promesas: cuando Carlos Menem en los primeros años de su presidencia inauguró Bajo La Alumbrera presentó un servicio de trenes que iba a transportar los minerales a Rosario que nunca empezó a circular.

La otra riqueza provincial que podría ayudar para darle impulso a la economía de Catamarca es el litio. En el Salar del Hombre Muerto, en Antofagasta de la Sierra, a unos 4000 metros de altura y en la zona limítrofe con Salta, existe una de las mayores reservas de este mineral en toda la Argentina. El 30 de marzo, por ejemplo, la empresa alemana de automóviles BMW firmó un contrato con la minera estadounidense Livent para utilizar litio catamarqueño con una inversión de 300 millones de dólares que se destinarán a la fabricación de baterías para vehículos eléctricos.

SEGUIR LEYENDO

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS