“Empleo genuino y no sólo planes sociales”: el eje de la propuesta post pandemia que unirá a la CGT y los movimientos sociales

Luego de muchos años de recelos, mantendrán esta tarde un encuentro para impulsar un plan de recuperación económica. Reivindicarán el diálogo tripartito y apoyarán la negociación del Gobierno con el FMI, pero con advertencias

Gerardo Martínez, de la UOCRA, y Juan Grabois, de la CTEP, dos de los protagonistas del encuentro de la CGT y los movimientos sociales
Gerardo Martínez, de la UOCRA, y Juan Grabois, de la CTEP, dos de los protagonistas del encuentro de la CGT y los movimientos sociales

La Confederación General del Trabajo (CGT) dejará atrás un desencuentro histórico con los movimientos sociales: dirigentes de ambos sectores se reunirán esta tarde para analizar “un Plan de Desarrollo Productivo post pandemia” que reivindica el diálogo tripartito y difundirán un documento conjunto en el que afirman que la salida de la crisis debe ser “no sólo con planes sociales y subsidios” sino con “un modelo laboral sostenible”.

El encuentro, que se realizará a las 15, en la sede de la UOCRA, en avenida Belgrano al 1800 de esta Capital, es una versión ampliada e institucionalizada de los contactos que cinco sindicatos y movimientos sociales mantienen para llevar adelante el Plan de Desarrollo Humano Integral, que propone crear 4 millones de puestos de trabajo y “repoblar la Argentina”, entre otras medidas.

En este caso, la mesa chica de la central obrera, que se reunió este martes, decidió avanzar con este acercamiento a los movimientos sociales como otro de los contactos que viene manteniendo con sectores empresariales (como la UIA y AEA) y que buscan compensar la falta de convocatoria del Gobierno para consensuar medidas destinadas a la reactivación económica en la postpandemia.

Los impulsores sindicales del acuerdo dejaron en claro, de todas formas, que el encuentro de esta tarde será posible porque los movimientos sociales “ya no insisten en incorporarse a la CGT en este momento”, que era uno de los puntos que ocasionaba mayores tensiones entre las dos partes.

Hace dos semanas, cinco sindicatos y movimientos sociales lanzaron el Plan de Desarrollo Integral
Hace dos semanas, cinco sindicatos y movimientos sociales lanzaron el Plan de Desarrollo Integral

Están previstas las presencias de los dirigentes cegetistas Héctor Daer (Sanidad), Carlos Acuña (estaciones de servicio), Gerardo Martínez (UOCRA), Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Armando Cavalieri (Comercio), Antonio Caló (UOM) y Omar Maturano (La Fraternidad), entre otros, mientras que por los movimientos sociales irán Juan Grabois (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular), Esteban Castro (Movimiento Evita) y Daniel Menéndez (Barrios de Pie y subsecretario del Ministerio de Desarrollo Social), además de representantes del Frente Popular Darío Santillán y de la Corriente Clasista y Combativa (CCC).

En el documento conjunto, según trascendió, se incluiría un reconocimiento al Gobierno por “el esfuerzo responsable” para lograr un acuerdo con los acreedores privados y se apoya a Alberto Fernández ante las negociaciones que se abren con el FMI, aunque se advertirá que “no deben hacerse con las necesidades y derechos de los trabajadores argentinos como variable de ajuste”.

En otros de los párrafos se sostiene que “la salida (de la crisis) no puede ser sólo planes sociales y subsidios: debe ser un modelo sostenible laboral y de inclusión social, que encuentre en el trabajo con derechos el eje de la dignidad de nuestro pueblo” y propone “el impulso de políticas económicas, laborales y sociales que promuevan y activen la capacidad instalada de nuestro aparato productivo con el objeto de recuperar la senda del crecimiento económico, la generación de empleo genuino, formal y decente y el fortalecimiento de los sistemas de seguridad social, inclusivos y universales”.

Los organizadores del encuentro afirmaron que quieren “dejar atrás la dinámica política de la confrontación y la grieta, que no conduce a nada positivo” y que “la grave situación económica y social que atravesamos nos impone la responsabilidad del diálogo social y la búsqueda de consensos”.

Militantes de la CTEP marchan durante una protesta de la CGT, en 2018
Militantes de la CTEP marchan durante una protesta de la CGT, en 2018

El último antecedente de un acercamiento entre la CGT y los movimientos sociales fue a fines de 2016, cuando la central obrera, en particular por el empuje de uno de sus cosecretarios generales, Juan Carlos Schmid, se unió a los movimientos sociales para organizar la marcha del 18 de noviembre al Congreso en favor de la sanción de la ley de emergencia social, que incluía un adicional de $30.000 millones durante tres años para partidas presupuestarias dedicadas a políticas sociales.

Tanto entonces como ahora, el diálogo con la CGT se canalizó a través de “Los Cayetanos”, como se conoce al triunvirato de movimientos sociales que integran Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), donde concluyen el Movimiento Evita y el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), liderado por Grabois.

En la práctica, para ambos sectores representó una manera de liderar la ofensiva contra el gobierno de Mauricio Macri y no dejar la agenda de la protesta social y del control de la calle en manos de la izquierda o de la CTA, cercana al kirchnerismo.

Seguí leyendo:

Restaurantes, bares y obras en construcción: la nueva flexibilización de la cuarentena que Horacio Rodríguez Larreta le presentará a Alberto Fernández

El Presidente dialogó con la directora del FMI y dio por iniciadas las negociaciones por la deuda