Alberto Fernández anunciará la nueva etapa de cuarentena en medio de un clima de preocupación por el aumento de casos de coronavirus

El Presidente anunciará hoy al mediodía el nuevo esquema de aislamiento social para mitigar el COVOD-19. Este jueves, después de reunirse con Kicillof y Rodríguez Larreta, mantuvo una videoconferencia con 12 gobernadores

mdinatale@infobae.com


infobae-image

Ni siquiera la buena noticia de la fabricación de la vacuna para erradicar el coronavirus aquietó los ánimos y la preocupación en el Gobierno por el incremento de casos de COVID-19 que se dispararon en las últimas horas. Y en este contexto el presidente Alberto Fernández anunciará hoy al mediodía el nuevo esquema de aislamiento social que habrá desde el lunes en la Argentina donde no habría lugar para una flexibilización de la cuarentena como pretendían algunos gobernadores.

Tras una serie de reuniones que mantuvo este jueves desde la quinta de Olivos con 12 gobernadores además del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el jefe de Estado decidió anunciar mañana la nueva etapa de cuarentena que el lunes cumplirá 150 días.

“Tenemos preocupación por como se ha expandido el virus. No estamos en una situación critica pero nos preocupa la velocidad y está clarísimo que abrimos la circulación y se expandió el virus”, les dijo Alberto Fernández a los gobernadores por videoconferencia según reveló a Infobae un funcionario presente.

Para que no quedaran dudas de la preocupación que percibió el jefe de Estado ante el avance de casos en distintas provincias y en el AMBA, añadió: “Si el virus nos saca un metro de ventaja nos cuesta mucho contenerlo. Nos preocupa ver como se ha teñido el mapa en estas ultimas semanas”.

Fue la imagen fiel de que el Gobierno no ve mucho margen para abrir la cuarentena y flexibilizar la habilitación de actividades el lunes cuando se cumplan 15 días de encierro.

No fue sólo Alberto Fernández quien se mostró alertado por la curva en ascenso de casos. “Hay mucha preocupación por un eventual colapso del sistema de salud”, admitió un allegado a Kicillof tras la reunión en Olivos. Fue el reflejo del clima que imperó en Olivos luego de que se conociera esta noche que en las últimas 24 horas se detectaran 7.498 nuevos casos de COVID-19 y 149 muertes.

Desde el Gobierno dijeron que “no hay margen siquiera para pensar en abrir la cuarentena”. Y está latente en este contexto aquella idea de “apretar el botón rojo” que mencionó Alberto Fernández en alusión directa a un eventual regreso a la Fase I de cuarentena más estricta para frenar la curva de contagios.

El Presidente evaluó hoy con el jefe de gobierno porteño y con el gobernador bonaerense el nuevo esquema de aislamiento donde no hubo definiciones más allá de que la idea general es mantener el actual esquema de aislamiento. No se cerró aún el planteo de la administración porteña de abrir algunas actividades.

A esto se le agregó una reunión vía videoconferencia del Presidente con 12 gobernadores que en sus distritos se vieron afectados por aumentos de contagios de COVID-19 en los últimos días y se registraron casos de transmisiones comunitarias del virus.

En este sentido, del encuentro virtual de Alberto Fernández participaron las gobernadoras de Río Negro, Arabela Carreras, y de Santa Cruz, Alicia Kirchner, y los gobernadores de Santa Fe, Omar Perotti; Jujuy, Gerardo Morales; La Rioja, Ricardo Quintela; Mendoza, Rodolfo Suárez; Salta, Gustavo Sáenz; Entre Ríos, Gustavo Bordet; Santiago del Estero, Gerardo Zamora; Córdoba, Juan Schiaretti; Tucumán, Juan Manzur, y Tierra del Fuego, Gustavo Melella.

Hubo en esa videoconferencia voces de todos los abanicos. Pero en todas las voces imperó la preocupación generalizada por el avance del COVID-19.

El gobernador de Mendoza planteó sus dudas respecto de si la gente va a obedecer y acatar la nueva etapa de cuarentena después de 150 días de aislamiento. En el Gran Mendoza se registró una suba de casos.

A su vez, el mandatario de Salta expresó preocupación por los casos en Tartagal. “Nos preocupa que la situación se nos desborde en el norte”, dijo Sanz, según pudo reconstruir Infobae. La alerta del mandatario salteño tiene que ver con el tránsito en las fronteras y pidió recursos humanos ya que el personal medico no quiere ir a Tartagal.

El gobernador Bordet de Entre Ríos sostuvo en la charla con Alberto Fernández y sus pares que las complicaciones están en Paraná. “Tuvimos un pico que nos obligó a dictar la circulación comunitaria. Los casos subieron notablemente pero se amesetaron estos últimos días. Hubo relajamiento y tuvimos que bajar al máximo los niveles de circulación”, dijo.

Desde Santa Cruz, la gobernadora Alicia Kirchner mencionó que Río Gallegos está con problemas y se mostró favorable a seguir en el aislamiento sin la mínima flexibilización. “Tenemos que controlar mucho los que ingresan por nuestras rutas, no nos alcanza el personal para controlar”, dijo y pidió más refuerzo de la Gendarmería para los controles.

En tanto, el gobernado opositor de Jujuy, Gerardo Morales, agradeció al equipo de asistencia del ministro de Salud, Gines González García, en la provincia. Pero se permitió un consejo a sus pares: “coordinen con Nación para ajustar los detalles de atención primaria, detección, sistema de aislamiento. Nuestra fase 1 es mas estricta que la de Nación, comparto el criterio de si liberas todo se contagia mas”, dijo el radical.

No sólo esto. Morales alertó que no compartía la idea de la marcha del lunes a en contra de la cuarentena convocada por referentes opositores. “Me parece que no está bien, comparto todas las decisiones que se tomaron, si no las hubieramos hecho tendriamos 50.000 muertos”, dijo Morales.

Así, la idea del Gobierno es mantener el mismo régimen de aislamiento que hasta ahora se viene llevando adelante y no está siquiera previsto cierto nivel de flexibilización.

Horizonte temporal

A lo largo de una reunión de más de dos horas que hubo en la quinta presidencial de Olivos Alberto Fernández y los dos administradores máximos del AMBA se evaluó la idea de empezar a mostrar a la sociedad un “horizonte temporal” como le recomendaron al Presidente los epidemiólogos este mediodía. Es decir, ofrecer mayor certeza a la sociedad en medio de tanta incertidumbre. Pero los datos que llegaron del último reporte muestran niveles de contagios de COVID-19 que no logran frenar la curva.

A la reunión en Olivos, Rodríguez Larreta y Kicillof llegaron con posturas contrapuestas. El Presidente es quien trata de mediar y buscar una estrategia común en el AMBA para evitar que haya graves diferencias que después terminen en un incremento de contagios en la CABA o en territorio bonaerense.

Kicillof insistió en mantener una cuarentena estricta en el Conurbano, evitó hablar de regresar a la Fase I o al “botón rojo”, como graficó el propio Fernández.

infobae-image

Con más de 166.000 contagiados de coronavirus en la provincia de Buenos Aires, Kicillof teme que colapse el sistema sanitario que hoy tiene el 64% de las camas de terapia intensiva ocupadas y el promedio de ocupación de esas camas es de 10 días. Rodríguez Larreta, en cambio, se mostró dispuesto a ofrecer una apertura de actividades en la nueva etapa de la cuarentena.

Allegados al jefe de gobierno porteño dijeron a Infobae que esa postura de Rodríguez Larreta no es un capricho sino que responde a dos cuestiones elementales: cree que los porteños tuvieron una conciencia clara del aislamiento social y los niveles de contagio son menores en la Ciudad que en el conurbano.

La postura del Gobierno de establecer una cuarentena similar a la que se cumple hasta ahora con ciertas aperturas en la ciudad de Buenos Aires responde también a lo que plantearon hoy varios epidemiólogos en la reunión con el Presidente.

Por caso, el infectólogo Javier Farina dijo a Infobae que “hay que seguir marcando las situaciones de mayor riesgo de diseminación del virus como las reuniones sociales (donde no se cumplen las medidas de prevención) y los eventos que aglomeran gran cantidad de personas”.

Coincidieron los especialistas sanitarios en que hoy la movilidad en Argentina es alta y muy cercana a la previa al 20 de marzo. “Es fundamental la reiteración de las medidas de prevención necesarias para evitar contagios y cuidarnos a nosotros y nuestros familiares”, dijo Farina.

Por su parte, la psicóloga Alicia Stolkiner dijo a Infobae que en el equipo de asesores de Alberto Fernández hoy se expresó la preocupación por las personas que niegan el riesgo o comienzan a naturalizarlo.

“Al naturalizar el riesgo al virus incurren en conductas de poco cuidado que no solo las ponen en riesgo a ellas sino a terceros a quienes ni siquiera conocen”, comentó esta psicóloga de larga trayectoria. No fue casual que Alberto Fernández haya decidido mantener la cuarentena pero que también haya dado señales de que habrá hacia adelante la posibilidad de “apretar el botón rojo” y volver a Fase I si es que se dispara el pico de contagios.

Seguí leyendo:

Coronavirus en la Argentina: quiénes son y qué piensan los especialistas que sumó Alberto Fernández a su equipo de asesores sanitarios


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos