(Aglaplata)
(Aglaplata)

A pocos días de culminar una nueva fase de la cuarentena, localidades de las provincias de Buenos Aires, Río Negro y Chubut dieron marcha atrás con algunas flexibilizaciones autorizadas días atrás. La decisión se tomó tras evaluar el comportamiento social y el avance de la pandemia.

En el territorio bonarense, los municipios de Castelli, Chascomús y Baradero resolvieron retrotraer la habilitación de las salidas recreativas, entre otras actividades. En el caso de Castelli, donde no se registran hasta el momento casos positivos de coronavirus, el intendente Francisco Echarren tomó la decisión de restringir nuevamente la circulación de personas.

“Retrocedimos, sacamos todas las salidas recreativas, y volvimos atrás con actividades del sector profesional”, confirmó Echarren a Infobae. Este lunes el Comité de Crisis de dicha localidad había informado que "a partir de hoy quedan suspendidas hasta nuevo aviso todas las salidas recreativas, para restringir la circulación de personas”. La decisión se tomó tras evaluar los resultados de los permisos autorizados la semana pasada.

“Vamos a retroceder con la apertura y vamos a cuidar a la ciudad”, anunció Echarren a través de sus redes sociales. “Hemos observado que muchos vecinos no han respetado las normas y no vamos a poner en riesgo nuestra salud en el mayor pico de circulación del virus”, enfatizó el intendente, quien agregó: “Estimamos que los próximos días son muy importantes para prevenir el ingreso del COVID-19”.

Francisco Echarren, intendente de Castelli
Francisco Echarren, intendente de Castelli

En Castelli se dio marcha atrás luego de que en la localidad vecina de Chascomús se confirmaran nuevos casos de coronavirus.

“En virtud de la preocupante situación que se ha presentado con la confirmación en la noche de este sábado de tres casos de coronavirus, elevando a 5 la cantidad de casos positivos y tres que esperan resultados en las próximas horas, este municipio resolvió retrotraer en cuanto a las medidas de aperturas y suspender las caminatas saludables”, informó oficialmente el municipio de Chascomús. “Dije hace unos días que si era necesario se iba a volver atrás y éste es el momento”, manifestó el intendente Javier Gastón.

El mismo camino adoptó el intendente de Baradero, Esteban Sanzio, luego de que se confirmaran la semana pasada los primeros tres casos de coronavirus. “El equipo de salud ya está en la búsqueda de los contactos estrechos que tuvieron las personas de Baradero que dieron positivo”, declaró el jefe comunal al informar que se daría marcha atrás con las habilitaciones decretadas.

Por su parte, en la provincia de Río Negro, el Ministerio de Salud confirmó este fin de semana que una mujer de un geriátrico y un joven de 18 años están contagiados. En efecto, el intendente de la localidad de Jacobacci, Carlos Toro, decidió volver a la fase 1 de la cuarentena al suspender por una semana la actividad minera, la obra pública y privada y limitar la actividad comercial. "Solo se permitirá la apertura de locales comerciales que expenden alimentos y las únicas dos farmacias con las que cuenta la localidad”, y además "vuelven los controles en puntos estratégicos y quedan restringidas las actividades recreativas”, se informó.

A raíz de los casos confirmados en Jacobacci, en la localidad chubutense de Gastre se volvió a “fojas cero”. Ubicada en el centro norte de la provincia, con 800 habitantes, Gastre era uno de los distritos liberados de cumplir con el aislamiento social, preventivo y obligatorio entre una veintena de poblaciones que no tienen restricciones de circulación en el ejido, pero sí controles en los accesos. El intendente Genaro Pérez justificó la medida “tras conocerse dos casos en la localidad de Jacobacci que está a 140 kilómetros y ante el rumor de que uno de los afectados pasó por nuestro pueblo”.

“No podemos correr el riesgo, prefiero pecar de precavido”, sostuvo Pérez en declaraciones a Télam y agregó que, entre las medidas anunciadas, figura también “el bloqueo de la ruta 13 (de ripio) que llega a nuestra localidad desde el norte y la prohibición estricta para que ningún camión proveedor ingrese desde ahí hasta que la situación sanitaria quede superada”.

Este lunes también se retrocedió en Códoba capital. El jefe comunal, Martín Llaryola decidió suspender actividades que habían permitido una semana atrás luego de que se registraran 55 nuevos infectados. “Suspendemos la flexibilización de comercios, peluquerías, credos y mudanzas desde las 0 horas del martes. Estamos ante una circulación comunitaria. Los profesionales esenciales y la actividad industrial de la ciudad siguen", explicó en una conferencia de prensa el ministro de Salud de Córdoba, David Cardozo.

En Catamarca, una de las dos provincias junto con Formosa que no se registraron casos de coronavirus, es otra jurisdicción que podría perder permisos. El Comité Operativo de Emergencia advirtió este lunes que se ha observado que la sociedad “no cumplió con lo estipulado”, y que el miércoles se analizará la posibilidad de dar marcha atrás con la decisión de volver a practicar deportes al aire libre.

En tanto, en la Ciudad de Buenos Aires, la zona más afectada del país, este martes se reunirá el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta y su vice, Diego Santilli, con expertos sanitaristas para evaluar cómo continuar la cuarentena luego del primer fin de semana en el que se permitieron salidas recreativas para niños y se habilitó el funcionamiento del servicio de mudanzas.

Seguí leyendo: