La asunción presidencial de Alberto Fernández será el martes 10. Ese día está previsto un gran acto en Plaza de Mayo con la movilización de todo el aparato peronista, el sindicalismo y los movimientos sociales. Pero también se espera que la ciudadanía participe activamente de la celebración.

“Alberto quiere mostrarse cerca de la gente, saludar, hablar al pueblo y entablar una cercanía al ciudadano común”, explicó a Infobae uno de los armadores de este operativo para la asunción de Fernández.

(Thomas Khazki)
(Thomas Khazki)

Además de haber sido una de sus promesas en el último debate electoral, Alberto Fernández quiere que la Plaza de Mayo quede liberada al público porque ya programó un masivo acto tras el traspaso de mando y la jura en el Congreso.

Fue precisamente por este motivo que se especuló sobre la posibilidad de que el martes 10 se decretara un asueto administrativo. Pero finalmente no se concretó.

Si bien todos los empleados públicos deberán presentarse a sus trabajos en el horario habitual, es posible que no haya mucha actividad en algunas oficinas de atención ciudadana debido a que la mayoría de las áreas que dependen de la administración central se encuentran en “transición”.

En lo que respecta al sector privado, tampoco habrá asueto. Salvo que el empleador decida darle la tarde libre a los trabajadores para que puedan participar de la asunción presidencial, será un día de trabajo normal.

(Thomas Khazki)
(Thomas Khazki)

Lo único concreto es cómo será el protocolo de la asunción tras varias idas y vueltas entre los equipos de Macri y Fernández. Alberto Fernández asumirá en el Congreso con el traspaso de mando de parte de Mauricio Macri. Luego, se trasladará hasta la Casa Rosada en su auto privado junto con Cristina Kirchner para la jura de ministros y el saludo a las delegaciones extranjeras. Por último, dará un discurso en un escenario dispuesto en la Plaza de Mayo.

Allí estarán distribuidos casi matemáticamente referentes de los movimientos sociales y los referentes de intendentes y gobernadores del PJ en la Avenida de Mayo, en tanto que Diagonal Sur y Norte fue dispuesta para las columnas sindicales. Y la Plaza de Mayo en sí misma fue dispuesta para preservar a los que se movilicen por su cuenta.


Seguí leyendo: