Dirigentes de todos los partidos políticos enviaron sus condolencias a Mauricio Macri y su familia por el fallecimiento de su padre. La muerte de Franco Macri provocó incluso hasta la reacción de Cristina Kirchner en su cuenta de Twitter.

Más allá de las diferencias ideológicas, Macri padre había manifestado en una entrevista que "los Kirchner han hecho mucho por sacar el país adelante".

El arco político utilizó las redes sociales para manifestar el respaldo al presidente en este duro momento. Mientras la mayoría tuiteó condolencias para su familia, el embajador argentino en Perú, Jorge Yoma, recordó a Franco Macri con una particular anécdota.  

"Guardo un buen recuerdo de Franco Macri. En 1991 peleaba la gobernación contra el candidato de Menem. Fui a mangarlo a Franco: –'Mire Yoma, suelo meterme en grandes problemas pero la interna Yoma-Menem es demasiado…'. Nos reímos y me fui sin un mango. Dios lo bendiga", escribió en su cuenta de Twitter el ex legislador Nacional.

Franco Macri tuvo una buena relación con el gobierno de Carlos Menem durante la década del 90. SOCMA adquirió el Correo Argentino hasta el 2003, cuando asumió la presidencia Néstor Kirchner. Un amigo de Franco Macri le contó a Infobae que "Franco tuvo un momento de debilidad con Carlos Saúl Menem, creyó en su política y estaba convencido de que iba a lograr que las cosas en la Argentina finalmente funcionaran, pero después se arrepintió de apoyarlo porque perdió plata".

El ex presidente Menem lo despidió con cariño. Lo elogió como "amigo y compañero de vida, trabajador incansable, visionario y líder empresarial consentido humanista".

Jorge Yoma, fue diputado y senador Nacional representando a La Rioja. Además de su reconocido apoyo a Carlos Menem, Yoma destacó hace unos años la figura de Daniel Scioli. Sin embargo, en marzo del 2018 fue designado por Mauricio Macri como embajador argentino en Perú.

El tuit recuerda una situación particular en la que, en plena dictadura militar, Franco Macri intercedió para que Timerman padre no fuera desalojado de su casa, en la que cumplía arresto domicilario.

En otros mensajes, Javier Timerman expresó que "fue un gesto noble que pocos tuvieron en ese período nefasto".