(Fotos: Facebook Barbara Cordoba)
(Fotos: Facebook Barbara Cordoba)

Bárbara Muriel Córdoba, una modelo mendocina que vive en Miami, se convirtió inesperadamente en noticia en su provincia. Su nombre apareció en el Boletín Oficial, por un decreto firmado por el gobernador Alfredo Cornejo según el cuál se la desvincula del Estado. Pero en realidad, la mujer había dejado de ser empleada estatal en 2011.

La publicación también indicó que Córdoba cobró su sueldo hasta 2014, pero de todos modos siguió figurando en la planta de empleados hasta agosto de 2018.

Si el gobierno funcionara bien, no resolverían en 2018 algo del 2011. No es mi culpa eso

Ante esta información, Córdoba se defendió desde Miami y aseguró que no recibe dinero del Estado desde 2011, cuando dejó de presentarse a trabajar. A propósito, dijo que ya está en contacto con sus abogados en Argentina y no descarta hacer una denuncia contra la provincia en caso de constatar que siguió recibiendo dinero en esa cuenta bancaria.

La resolución explicó que la modelo fue cesanteada por una sumatoria de inasistencias injustificadas, aunque Córdoba asegura que renunció: "Me fui en muy malos términos, ellos jamás depositarían el dinero luego de haberme ido de esa manera. Ya estoy en comunicación con abogados en Argentina porque ahora tengo que presentar mi historial bancario donde consta que mi último deposito fue en 2011, no en 2014 como ellos dicen", se defendió.

Ese gobierno se encargó de quitarme la motivación de ser empleado del Estado

La modelo habló del mal clima laboral en la subsecretaría de Trabajo, durante lo que fue la gestión de Celso Jaque en Mendoza: "Tuve gastritis nerviosa por el hostigamiento laboral que sufrí allí. No hice la denuncia porque desde el gobernador para abajo, incluido los jueces y los fiscales son un grupo lo más parecido que he visto a los cárteles de la mafia".

"Ese gobierno se encargó de quitarme la motivación de ser empleado del Estado. Me hacían hacer cosas que estaban por fuera del marco de la ley", agregó en el descargo que hizo mediante los medios mendocinos.

"Si el gobierno funcionara bien, no resolverían en 2018 algo del 2011. No es mi culpa eso", resumió ante las consultas en MDZ Radio. Es que, efectivamente, el decreto que resuelve la desvinculación de Córdoba llegó nada menos que siete años después.