Apenas unas horas después de la derrota de la selección Argentina ante Francia en el mundial de Rusia, el presidente Mauricio Macri llamó por teléfono a su par francés Emmanuel Macron para felicitarlo por el desempeño futbolístico y en lugar de un agradecimiento formal se llevó una grata sorpresa: el jefe de Estado de Francia le garantizó pleno apoyo de su país a la Argentina en todo el proceso de seguimiento del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

No solo ello. También Macron le adelantó a Macri que en la reunión de ministros de Economía del G20 que se hará próximamente en Buenos Aires encomendó a su ministro Bruno le Maire mantener un encuentro bilateral con Nicolás Dujovne para hacer un seguimiento de las relaciones bilaterales y dar un apoyo pleno de Francia en el proceso de seguimiento del crédito del FMI a la administración de Macri.

"Macri y Macron hablan por teléfono mucho más de lo que uno supone y esto muestra las excelentes relaciones que hoy tienen nuestros países", reveló a Infobae una fuente diplomática al tanto de la charla de 10 minutos que Macri mantuvo con su par francés después del 4 a 3 de la selección de Francia en la localidad rusa de Kasan.

El apoyo de Francia en el proceso de seguimiento del acuerdo del FMI con la Argentina es muy relevante porque el sillón que ocupan los franceses en el directorio de ese organismo internacional es muy fuerte. Argentina deberá rendir cuentas en el futuro de su plan de respuesta ante los condicionamientos que puso el FMI para otorgar 50.000 millones de dólares.

No obstante, hay una realidad que empiezan a percibir algunas empresas francesas radicadas en la Argentina y es la recesión económica. "Hay varias empresas de Francia que perciben una baja en el consumo en los últimos meses fruto de las turbulencias económicas", dijo a Infobae una fuente de la Cancillería que recibió un reciente mensaje de París en esta línea. Las empresas que más sienten está recesión son aquellas relacionadas con las automotrices y los neumáticos, no así las de comestibles.

Ante este panorama complejo la Cámara de Industrias de Francia acaban de postergar una visita que iban a tener en Buenos Aires a fin de mes.
Seguramente este será tema de conversación entre Dujovne y el ministro Le Maire cuando éste venga a la reunión del G20.

No obstante, las relaciones bilaterales de Argentina y Francia pasan por un buen momento. La administración de Macron apoya todas las reformas que viene haciendo Macri más allá de las turbulencias.

De hecho, el gobierno argentino acaba de confirmar a Macron que ya está avalada la compra de 4 buques de defensa francés para la Armada argentina que se había empezado a negociar el año pasado. Esta compra es por un total de 300 millones de dólares y forma parte del programa de equipamiento militar que se aprobó por el ministerio de Defensa junto con la adquisición de los aviones Texan de Estados Unidos. El documento final de este contrato se encuentra en análisis para su firma en la Jefatura de gabinete y se mantendrá el precio original a pesar de la devaluación.

A su vez, los aviones Superetendard que compraron las Fuerzas Armadas de Argentina a Francia llegarán en septiembre.

El vínculo bilateral de Argentina y Francia se traduce también en las inversiones que se prevén en el área de transporte por medio de los proyectos PPP.

Y hay dos temas más que son de constante dialogo entre Macri y Macron: el esperado acuerdo UE-Mercosur y la agenda para el encuentro de presidentes del G20.

En el acuerdo de UE y Mercosur hay plenas coincidencia de que ya está superado el problema del área agrícola. Ya no es una traba y hay más bien una decisión política de avanzar cuanto antes en la firma de ese acuerdo de libre comercio.

En tanto, Macron coincide con Macri en la necesidad de imponer en el debate del G20 el apoyo mundial al acuerdo de cambio climático para la protección del medio ambiente. Con esto también habrá un apoyo de Francia a la Argentina para imponer el debate por el multilateralismo en detrimento del proteccionismo que pregona Donald Trump.