La titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, respaldó las medidas que anunció el presidente Mauricio Macri para reducir el gasto político, entre las que se destaca la prohibición de que familiares de los ministros puedan ocupar cargos en la administración pública.

"Empezamos a valorar las reglas e instituciones", analizó Alonso. "El Gobierno tomó nota de una situación crítica donde no había una regulación clara y generó una solución institucional que tiene que traer tranquilidad en un marco amplio de austeridad en el gasto estatal", dijo en una entrevista que concedió a TN.

En este marco, la titular de la OA recordó que el año pasado, tras la polémica que generó el acuerdo entre el Gobierno y Correo Argentino, Macri firmó dos decretos "para prevenir conflictos de intereses en contrataciones del Estado".

Alonso consideró que la secretaría que maneja "durante muchos años estuvo dormida y ahora empezó a despertarse". "Ese es el mandato que le dio el Presidente (al organismo), de investigar situaciones incluso cuando el propio presidente pueda estar bajo la lupa, como en el caso de Panamá Papers y lo estamos haciendo ahora en la cuestión de los parques eólicos", remarcó.

En otro tramo del reportaje, la funcionaria recordó que la OA es querellante en "20 causas judiciales relevantes que tienen involucrados a funcionarios del gobierno anterior". "Va a haber como mínimo ocho juicios orales, es el año récord", anunció.

Consultada sobre el motivo del avance que sufrieron en los últimos dos años las investigaciones que tienen como protagonistas a ex funcionarios kirchneristas, Alonso explicó: "La Justicia ha tomado nota de la demanda social y de la propia crisis. El Poder Judicial tiene que hacer mucho en materia de corrupción y de autodepuración y transparencia". "El análisis de la fortuna del juez Freiler revela que hay corrupción judicial y que no todos los jueces son iguales", graficó.