Jorge Triaca, ministro de Trabajo. (Foto: Nicolás Stulberg)
Jorge Triaca, ministro de Trabajo. (Foto: Nicolás Stulberg)

El ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, pidió disculpas este miércoles por la mañana por haber utilizado palabras soeces a una ex empleada doméstica, Sandra Heredia. "Es cierto que cometí ese exabrupto en una situación muy estresante", sostuvo el funcionario, quien lamentó que el audio con sus improperios se haya viralizado por redes sociales.

"¡Sandra no vengas, eh! No vengas porque te voy a mandar a la c… de tu m… ¡Sos una p…!", le advirtió el funcionario nacional a su ex empleada a través de un mensaje de voz de WhatsApp, audio que se conoció en las últimas horas pero que había sido registrado hace cuatro meses.

Según explicó esta mañana en un reportaje con el periodista Marcelo Longobardi, en Radio Mitre, el motivo del insulto fue una demora de Heredia en asistirlo para poder ingresar a la quinta familiar.  Por su actividad política, el ministro se reúne los fines de semana con distintas personalidades y sus equipos técnicos en una casa de fin de semana que administra su hermano Carlos. Allí, según informó, él se traslada con otra silla de ruedas distinta a la que tiene en su vehículo.

"Le había avisado a Sandra, con un día de anticipación, que iba a ir (a la quinta). Como no encontraba mi silla de ruedas tuve ese exabrupto. Después de eso la encontré, le pedí disculpas y siguió trabajando cuatro meses más", agregó Triaca.

La mujer había denunciado ayer que fue despedida sin indemnización. Además, aseguró que durante varios años sus empleadores la mantuvieron en la informalidad. El ministro rechazó la versión. Dijo que su hermano, la había registrado en la categoría de "casero", como corresponde.

Heredia reveló además que fue designada en la delegación San Fernando del Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU) para cobrar en blanco lo que no percibía como empleada doméstica regularizada en la quinta familiar.

El titular de la cartera laboral reconoció que eligió a Heredia para esa función porque la conocía desde hace mucho tiempo y era una persona de confianza. "Ella tenía la pretensión de tener una oportunidad más de trabajo, se le ofreció hacerse cargo de esa delegación y lo hizo muy bien. Y cesó su contrato cuando cesó la intervención. Pero nada tiene que ver con una compensación a su trabajo", informó.