Cobranzas extrabancarias: oportunidades e innovación

La industria de las redes de cobros no escapa al año difícil que atraviesa la economía pero conserva un enorme margen para diversificar su oferta de servicios y seguir creciendo

Las empresas de cobranza extrabancaria trabajan en el desarrollo de canales digitales
Las empresas de cobranza extrabancaria trabajan en el desarrollo de canales digitales

Durante 2021 y en lo que va de este año todos debimos y aún debemos realizar la transición entre los tiempos más marcados de la pandemia y los de la llamada “nueva normalidad”.

Obviamente, la industria de las cobranzas extrabancarias también debe transitar ese cambio. Y debemos hacerlo en un contexto que, si bien nos da a pensar que el 2022 terminará siendo un año bueno, también será muy difícil.

Esta dificultad surge ante todo desde un punto de vista eminentemente “numérico” como consecuencia, claro está, de la aceleración del proceso inflacionario que está viviendo el país. Nuestra industria tiene una estructura de costos muy compleja, en la que se incluyen temas como el transporte de caudales o el costo del efectivo (lo que cobran las entidades bancarias por guardar el dinero), seguros de dinero y salarios del personal, entre otras erogaciones.

La industria de las cobranzas extrabancarias también debe transitar el cambio hacia la nueva normalidad. Y debe hacerlo en un contexto que, si bien nos da a pensar que el 2022 terminará siendo un año bueno, también será muy difícil

Sin embargo, somos positivos de cara a lo que resta de este año porque estamos siendo testigos de la recuperación de la industria, tanto desde el punto de vista de los clientes como en el de las transacciones. Esto es especialmente destacable teniendo en cuenta la emergencia y crecimiento exponencial de los sistemas de pagos digitales durante los meses de mayores restricciones. Pero es algo que vemos que se está acercando a los niveles “prepandemia”, con lo cual nos genera mucha expectativa.

Seguimos intentando solucionar temas de costos a partir del programa “Transferencias 3.0″ implementado por el Banco Central. Hoy podemos decir que estamos avanzando en las conversaciones con todos los actores de este nuevo ecosistema para lograr hacerlo factible cuanto antes, sin que tenga consecuencias en los servicios que prestamos (sobre todo, en el cobro con tarjetas de débito, que era el mayor problema que nuestro sector le veía al sistema).

Los cambios a los que se está asomando con cada vez más fuerza el mundo financiero en nuestro país y el mundo nos brindará muchas más oportunidades de crecimiento en el futuro

Mientras tanto, las empresas de nuestra industria seguimos trabajando tanto en el desarrollo de nuestros canales digitales, buscando siempre mejorar y simplificar la experiencia de nuestros usuarios. Pero también trabajamos para reforzar los lazos con nuestras redes de agentes de todo el país, asistiéndolos en todo lo posible para mejorar la rentabilidad de sus negocios.

La red de puntos de cobranza extrabancaria es una de las estructuras más extendidas y confiables del país, razón por la cual tenemos un enorme espacio para seguir creciendo al diversificar la oferta de servicios y productos que nuestras empresas (y, por extensión, cada punto de la red) puede ofrecer a sus clientes.

Asimismo, creo que los cambios a los que se está asomando con cada vez más fuerza el mundo financiero en nuestro país y el mundo nos brindará muchas más oportunidades de crecimiento en el futuro. Si bien muchas de estas innovaciones (como ser, por ejemplo, las criptomonedas) son, por ahora, para un público muy restringido, tengo una mirada positiva de ese nuevo mundo, y creo que muchas de esas innovaciones serán, tarde o temprano, aliadas de nuestra industria y, por ende, de quienes confían en nosotros.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR