Éramos pocos y parió la abuela

Se repite la historia de una “familia” política incompatible bajo el mismo techo

Un video de La Cámpora difundido el último sábado muestra a sus jefes (Máximo, “Wado”, “Cuervo”) cantando “Esa deuda que dejaron no la vamos a pagar, con el hambre de la gente no se jode nunca más”. Fue en la Esma con Cristina Fernández de Kirchner
Un video de La Cámpora difundido el último sábado muestra a sus jefes (Máximo, “Wado”, “Cuervo”) cantando “Esa deuda que dejaron no la vamos a pagar, con el hambre de la gente no se jode nunca más”. Fue en la Esma con Cristina Fernández de Kirchner

Siempre pensé que el nombre de “La Cámpora” era una inocente confusión de jóvenes desinformados que creían seguir el pensamiento y la estrategia política de Juan Domingo Perón a través de la invocación a uno de sus, sin duda, elegidos.

Perón lo eligió a Cámpora: no hay dudas. Como tampoco las hay de que Héctor J. Cámpora lo traicionó. Perón no había participado de La Hora del Pueblo ni de las Coincidencias Programáticas para soportar las chiquilinadas de Cámpora en la Rosada. Imaginé que era mera confusión histórica.

Los jóvenes, de este nominal “revival” político, se inspiraron en la literatura que hombres, años después de haberlos inspirado, confesaron su ceguera en aquellos tiempos: atacaron aquello que, de haberlo entendido, habrían apoyado.

Cámpora es uno de los pocos nombres de la política que Perón expresamente descalificó. A otros simplemente los dejó afuera. Como a John William Cooke que -retumba materialmente en mis oídos- odiaba a Perón más que el más apasionado de los “gorilas”.

Cámpora es uno de los pocos nombres de la política que Perón expresamente descalificó. A otros simplemente los dejó afuera. Como a John William Cooke

A Héctor J., Perón le hizo corregir el discurso económico que había preparado para abrir el Congreso. Era una arenga salpicada de “socialismo nacional”. La corrección se la encargó al empresario J. B. Gelbard. De ahí la inquina del Presidente con el ministro de Economía.

A los 49 días Perón, harto del zafarrancho de los jóvenes de la Tendencia, la JP izquierda y sus representantes en la Rosada, procedió al desalojo.

Pero al Vice, don Vicente Solano Lima, jefe del Partido Conservador Popular, lo designó en cargo jerárquico en la presidencia. Más claro imposible de a quién y a qué ideas se sacaba de encima.

El Perón del 73 -su legado de discursos, extensos, profundos- su filosofía del Consenso para el desarrollo de largo plazo o lo que llamó “Modelo Argentino”, no tenía ningún aire de familia, ni ADN en común, ni lejano parentesco con lo que protagonizó Cámpora en aquellos días
El Perón del 73 -su legado de discursos, extensos, profundos- su filosofía del Consenso para el desarrollo de largo plazo o lo que llamó “Modelo Argentino”, no tenía ningún aire de familia, ni ADN en común, ni lejano parentesco con lo que protagonizó Cámpora en aquellos días

Familias incompatibles bajo el mismo techo. El Perón del 73 -su legado de discursos, extensos, profundos- su filosofía del Consenso para el desarrollo de largo plazo o lo que llamó “Modelo Argentino”, no tenía ningún aire de familia, ni ADN en común, ni lejano parentesco con lo que protagonizó Cámpora en aquellos días.

Entre otras cosas y a saber, la apertura turbulenta de la cárcel de Devoto en la que, probablemente, debe haber estado a los saltos Patricia Bullrich. Ella contó que entonces “pensaba(mos) que la violencia era el camino a la liberación” (Anfibia) y, según E. Anguita, dejó tardíamente Montoneros en 1979. Tal vez en ese entrevero de Devoto estuvo con Rodolfo Galimberti.

Pero al General también le hicieron ruido los discursos. Los prezafaronianos del Bebe Righi o los de la política internacional de J.C. Puig o las posiciones del procurador E. Bacigalupo. Esas cosas fueron suficientes para que, el que demostró ser el aclamado con el 66% de los votos, los eyectara para siempre. Nunca debe haber imaginado Perón el retorno de las ideas y los actos que él indignado calificó como “estúpidos e imberbes”.

Un video de La Cámpora difundido el último sábado muestra a sus jefes (Máximo, “Wado”, “Cuervo”) cantando “Esa deuda que dejaron no la vamos a pagar, con el hambre de la gente no se jode nunca más”. Fue en la Esma con Cristina Fernández de Kirchner meneándose al compás de la idea de que “cada dólar que se destine al pago de la deuda, es un dólar menos para el pueblo”.

En la Esma, Cristina Fernández de Kirchner estuvo meneándose al compás de la idea de que “cada dólar que se destine al pago de la deuda, es un dólar menos para el pueblo”

El problema de la “bailanta de la revolucionaria imaginaria” ocurría al mismo tiempo que la Argentina (el ministro de Economía y Juan Manzur en Estados Unidos y el Presidente, en el país) expresa e -con criterio- que aspira a una negociación con el FMI para pagar, en el mayor tiempo y con el menor costo posible, la deuda insensata e injustificable que contrajo el gobierno de Macri.

Guzmán, Manzur y Alberto Fernández tratan de negociar en el entendimiento que el default con el FMI sería el peor escenario para una Argentina necesitada de “crédito”, entre otras cosas, a causa del proceso de desindustrialización que profundizaron, entre otros, junto a Carlos Menem, los Kirchner y los Fernández que, hoy -justamente-, protagonizan la política. Estuvieron en los 90: no lo pueden negar.

El acuerdo con el FMI

Cualquier programa que encamine una salida requiere, entre otras cosas por cierto mucho más importantes, el acuerdo con el FMI que es una condición necesaria y claramente insuficiente.

Un programa diseñado sólo para saldar la deuda con el FMI es una quimera: el sueño de un loco. Otra cosa es un acuerdo para poder crecer (Reuters)
Un programa diseñado sólo para saldar la deuda con el FMI es una quimera: el sueño de un loco. Otra cosa es un acuerdo para poder crecer (Reuters)

Un programa diseñado sólo para saldar la deuda con el FMI es una quimera: el sueño de un loco. Otra cosa es un acuerdo para poder crecer.

Sin ese acuerdo, cantemos o balilemos con rituales exorcistas, es extremadamente dificil siquiera imaginar una salida. En ese, caso lo más probable, es entrar a un territorio desconocido y peligroso para un país que la poca industria de transformación que aún tiene, necesita importar el 60% de sus componentes. No hay escenario imaginable de inversión reproductiva -empleo estable y productividad- en el clima que genera un default “bélico y declarado”.

No hay escenario imaginable de inversión reproductiva -empleo estable y productividad- en el clima que genera un default “bélico y declarado”

Perón los echó de la Rosada y después de la Plaza. Durante demasiados años la política renunció a pensar los programas para construir la Nación.

En todo terreno que no se ara y no se siembra, gana la maleza. Arar, en política, es pensar y sembrar, es desarrollar ideas y ponerlas en acto.

El ADN de los expulsados, con esos cantos, se está clonando. “Eramos pocos y parió la abuela”.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Elecciones clave en Honduras: por primera vez una mujer puede ser presidente y el actual podría terminar preso

Xiomara Zelaya, esposa del ex presidente Mel Zelaya, es la favorita en las encuestas. Si pierde el candidato oficialista, el actual mandatario puede quedarse sin protección para enfrentar una investigación por narcotráfico en Estados Unidos por la que ya está en la cárcel su hermano

Nuevas ofertas de departamentos y de lotes impulsan las ventas en barrios privados de Pilar

El partido de la zona norte del GBA sigue captando proyectos y vecinos que se mudan a zonas verdes. Las propiedades y terrenos oscilan entre USD 400.000 y USD 62.000, respectivamente

Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas: “El productor está cansado de ser manoseado por este Gobierno”

El reelecto presidente de CRA criticó la política agropecuaria del Gobierno nacional y consideró que las decisiones tienen una “carga de ideología brutal”

Son hermanas y heredaron una casa de sombreros con 110 años de tradición: “Mi viejo no lo podría creer”

Silvia (58) y Adriana (62) Maidana son la cuarta generación -y la primera de mujeres- al mando de un negocio artesanal que es el último en Buenos Aires. Durante décadas fue un oficio reservado a los hombres. Para honrar el legado, meses antes de la pandemia se hicieron cargo y revelan el secreto para perdurar en el tiempo

Lucas Llach: “La Argentina tiene que tener un tipo de cambio único”

El ex vicepresidente del Banco Central entre 2016 y 2018 dijo a Infobae que enfrentar una macroeconomía muy complicada sin tener un rumbo no puede tener resultados buenos, tampoco persistir con diversas cotizaciones del dólar
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR