G20: por qué fracasaron las movilizaciones contra el FMI

(Foto: Gustavo Gavotti)
(Foto: Gustavo Gavotti)

La gran mayoría de los argentinos está en contra del acuerdo con el FMI, sin embargo, no parecen dispuestos a movilizar para manifestarlo. Por lo menos, no lo hicieron este fin de semana. La CGT, en particular, realizó el jueves una conferencia de prensa donde alertó  sobre el ajuste acordado con el Fondo que provocará "un frente de conflicto infinito", pero anunció que no se movilizaría.

El viernes sí hubo una movilización. En realidad, dos, porque los manifestantes se dividieron. Una se realizó a las 12, organizada por el frente Milagro Sala, las dos CTA y el Bloque Piquetero Nacional, que marcharon al Ministerio de Desarrollo Social para exigir paritaria social y popular y expresando un contundente rechazo al acuerdo con el Fondo.

Otra fue a las 17, donde CTEP, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa, también respaldados por el Movimiento Evita, La Cámpora, Nuevo Encuentro, ATE, Patria Grande, Libres del Sur y La Bancaria, entregaron una carta dirigida al directorio del FMI que calificó de "odioso y execrable" el acuerdo, firmada por más de 400 referentes de la política y la cultura, entre ellos Máximo Kirchner, Axel Kicillof y Felipe Solá.

Entre ambas movilizaciones, no superaron la convocatoria a 1400 personas, según los cálculos de las fuerzas de seguridad. Seguramente fue porque la jornada estuvo especialmente desapacible, con viento, lluvia y frío. Se constató que la gran mayoría de los que firmaron la carta tampoco se acercó a abrazar al Banco Central, tal como era la consigna.

Afiche de La Cámpora convocando al abrazo al Banco Central, que se hizo el viernes.
Afiche de La Cámpora convocando al abrazo al Banco Central, que se hizo el viernes.

El Gobierno esperaba más concurrencia para la convocatoria de ayer al mediodía realizada por el MST, el PO y la Izquierda Socialista, o sea, el Frente Izquierda. De aquí es de donde salieron los grupos que provocaron los disturbios más violentos en diciembre pasado, frente al Congreso de la Nación. Además, había un clima amigable, sol y una temperatura agradable, de más de 15º bajo el sol. Sin embargo, apenas hubo entre 900 a 1600 personas. Se reclamó un paro de 36 horas y el no pago de la deuda externa. El diputado Juan Carlos Giordano, uno de los oradores, finalizó su discurso pidiendo "plata para salario, salud y educación".

Una alta fuente del Ministerio de Seguridad le contó a Infobae que esperaban un mínimo de 10 mil y un máximo de 20 mil personas y que estaban preparados para los peores escenarios, como una presión sobre las vallas que pusieron en el cruce entre las avenidas Pueyrredón y Las Heras, o en alguna de las calles aledañas, que obligaría a tomar medidas drásticas de represión para evitar el avance sobre el Centro de Exposiciones de Buenos Aires que está en Figueroa Alcorta, donde se está realizando el G-20.

"Pero tenían muy poca gente y nosotros pusimos retenes en todos lados, armamos un flor de operativo preventivo y funcionó, no pudieron ingresar a la zona de seguridad y ellos pudieron protestar, haciendo uso del ejercicio de la libertad de expresión, sin molestar a nadie más que a los automovilistas", resumió.

Además, las organizaciones de izquierda se dividieron en el lugar. Ante lo que claramente era un fracaso de la protesta en materia de número, el MST quiso continuar la marcha y el PO eligió retirarse. Infobae pudo ver un debate entre ambas organizaciones, hasta que el grupo liderado por Alejandro Bodart se dirigió por una mano de la avenida Las Heras hasta la embajada norteamericana. Cerca de ese objetivo, se les pidió que no se quedaran demasiado tiempo, porque había muchas familias con niños y niñas por la Exposición Rural, y los dirigentes aceptaron. Dieron un discurso durísimo contra Christine Lagarde y el Fondo con un megáfono, y luego se disolvieron.

"La verdad es que estamos muy contentos, era muy importante que esta reunión del G20 se realizara sin violencia y, hasta ahora, lo logramos. Vamos a seguir en alerta, por supuesto, pueden pasar situaciones como que algún manifestante haga una acción sorpresa, al estilo Greenpeace, pero son expresiones simbólicas, que no implican violencia", explicó el alto funcionario de Seguridad. Contó, además, que se le avisó de los resultados del operativo al Presidente vía WhatsApp y que recibieron felicitaciones.

El fracaso de estas movilizaciones debería hacer pensar a las organizaciones convocantes. Que la sociedad esté decepcionada con sus gobernantes y enojada por una coyuntura difícil no significa que, automáticamente, se pliegue a los discursos más ideologizados de la izquierda o del kirchnerismo fundamentalista. Los cortes de la calle, además, fastidian sobre todo a los trabajadores, lo que circulan por la ciudad en subte o colectivo. Y la idea de la manifestación permanente, aún por causas legítimas, los tiene definitivamente hartos.

En especial, este fin de semana, hay mucha gente que se fue de vacaciones en familia o sacó a los chicos a pasear por Palermo. No era un buen lugar para expresar la protesta. El FMI, en definitiva, es un cuco. Pero con una directora general que habla pausado y con afecto de los argentinos, lamentando no saber más español y ratificando en conferencia de prensa que si Argentina propone  hacer más inversión social a la presupuestada, la medida será aceptada, derrite prejuicios.

La avenida Pueyrredón, ayer.
La avenida Pueyrredón, ayer.

El respaldo de Lagarde a nuestro país es motivo de las más diversas especulaciones. Viendo el streaming de la conferencia de prensa que ayer realizó en el CEC, junto al Ministro de Hacienda, a quien siempre lo llamó "Nicolás", un embajador comentó "parece un funcionario argentino, habla con el mismo optimismo, como si aquí no pasara nada". Un experto analista, por su lado, dijo que "está jugada a que esta le salga bien, así cuando vuelve a su país tiene esa medalla, y se puede dedicar a hacer política".

Cualquiera sea la razón, lo sorprendente es que se destaque poco lo que parece evidente, a saber, que -por lo que sea- la directora gerente puso al FMI en línea para sacar a la Argentina adelante, a pesar de los errores cometidos por la gestión que lidera Macri, quizás comprendiendo que la salida del populismo nunca es sencilla, mucho menos sin costos.

El Presidente, mientras tanto, hace todo lo posible por explicar y explicarse. No le resulta fácil. No tiene el don de la palabra ni el talento de los grandes actores de la política, con esa capacidad de encandilar desde el estrado por sus dotes. El suyo es un liderazgo racional en un país acostumbrado a psicópatas. Notablemente está más cómodo ahora que antes de la crisis cambiaria, porque constata que su programa de reformas es más consistente que antes, aunque todavía no está exento de riesgos, sobre todo externos.

De nuevo, le vuelven a criticar su optimismo, como si el trabajo del Presidente fuera generar pesimismo en la población. Por cierto, Argentina es una comarca extraña. Viciados de apocalípticos, los argentinos tal vez deberíamos abocarnos a llamar la atención sobre cada asunto que no está funcionando bien, que son decenas y miles, antes que convocar a la desgracia como hacen algunos economistas estrella, más preocupados en su prácticas de sexo tántrico que en la angustia de la gente.

TE PUEDE INTERESAR