El DIU de cobre (dispositivo intrauterino), que utilizan miles de mujeres como método anticonceptivo, es abortivo. No es su único mecanismo, pero es uno de ellos. Para evitar discusiones sobre el tema —si es o no abortivo—, invito a leer el prospecto del propio laboratorio que lo comercializa (página 4) y también lo que dice la Food and Drug Administration (FDA). La FDA es, a nivel mundial, la referencia de la mayoría de los médicos para saber qué está aprobado y qué no en el ejercicio de la medicina.

El espermatozoide fecunda al óvulo en la trompa de Falopio. Allí, para muchos argentinos, comienza la vida; ese óvulo fecundado es un niño por nacer, tiene derechos. Realizada la concepción, el embrión se dirige hacia el útero para implantarse, pero el DIU se lo impide. Por lo tanto, para la ley argentina, el DIU es abortivo.

En el país se encuentra vigente el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. Dicho programa provee a quien quiera de un DIU de manera gratuita y se lo coloca también gratis en un centro de salud. Por lo tanto, en la actualidad, el aborto es libre, gratuito y se usa como método anticonceptivo.

Todos tenemos derecho a pensar lo que se nos dé la gana, pero no hay que ignorar los efectos que ese pensamiento causa. Si el Senado no aprueba la ley de despenalización del aborto, debería obligar a todas las mujeres que tienen colocado un DIU a sacárselo. No se me ocurre ningún argumento para impedirlo, el mismo fabricante reconoce que puede ser abortivo. Quedan entonces dos opciones: hacernos los tontos o ser coherentes.

Me imagino algunas consecuencias de ser coherente:

-Las mujeres que durante su vida reproductiva tuvieron colocado un DIU y creen que el óvulo fecundado es un hijo por nacer, deberán acostumbrarse a la idea de que mataron a muchos de sus hijos. La evidencia las convertiría en asesinas múltiples. Serial Killers.

-La tapa de los diarios del exterior anunciando que la Argentina obliga a sus ciudadanas a retirarse el DIU. En Estados Unidos y en Europa tienen mucha experiencia con noticias de este tipo, la mayoría vienen del mundo incivilizado.

El autor es médico, escritor, fotógrafo. Autor, entre otros, de "El reino de las mujeres", "Mujeres de muchos hombres" y "Hombres de muchas mujeres".