La industria de la alimentación está viviendo una revolución sin parangón a raíz de la invasión de la comida ecológica y saludable, la cual mueve ya unos 1.700 millones de euros en buena parte de Europa, según la consultora GfK. Unos ingresos que se ven empujados por la velocidad a la que se mueve este mercado, al que cada poco tiempo llegan nuevos productos que prometen mayores beneficios que los existentes. Y eso es lo que ha ocurrido con el baobab.

A la mayoría este nombre les sonará por el libro de Antoine de Saint-Exupéry El Principito, ya que se trata de los árboles que trata de eliminar el protagonista. Si bien no se trata de algo imaginario, sino de un árbol africano cuyo fruto está haciendo las delicias de los amantes de la comida sana. El baobab llegó recientemente a Europa con la promesa de mejorar nuestra salud de diversas formas.

Porque es llamado "el árbol de la vida", ya que vive entre 800 y 1.000 años, de ahí que su fruto, que es similar al coco, pesa cerca de un kilo y medio y tiene un sabor agridulce, tenga propiedades para mantener en forma
huesos, sangre piel e incluso el corazón. Es la pulpa la que se consume en forma de polvo una vez que el fruto se ha secado de forma natural y es la que realmente tiene un gran valor nutricional.

Al tratarse de polvos, se suelen tomar como suplemento, aunque también se puede incluir en algunas recetas -como los famosos bowls de frutas o en las ensaladas-. Incluso, algunos expertos recomiendan aplicarlo en la
piel por las propiedades que tiene. Pero, ¿cuál es el secreto del fruto del baobab? Su ventaja es que es un alimento muy completo, que cubre numerosas necesidades que tiene nuestro organismo. La principal, el hierro. Es el mineral más abundante en su composición, de ahí que se recomienda especialmente para las personas que sufren anemia o cuando tenemos baja la presión, ya que supone un chute de energía casi instantánea al ser también rico en potasio. Este último mineral favorece la regulación de la presión arterial y reduce el riesgo de padecer arteriosclerosis, embolias y enfermedades del corazón. Igualmente, contiene calcio y magnesio, de modo que fortalece los huesos, por lo que se recomienda especialmente en las dietas dirigidas a prevenir enfermedades como la osteoporosis.

Pero, como señalábamos anteriormente, también es un potente aliado de belleza por su alto contenido en vitamina C, de hecho, tiene seis veces más que una naranja por lo que es más hidratante y antioxidante, también que otro "superalimento", el açai. Por ello, los expertos recomienda utilizar cremas y serums que contengan baobab para tener una piel hidratada, tersa y regenerada. Es decir, que previene los signos de la edad.

Por otra parte, su aceite es capaz de prevenir la aparición de estrías por su poder antiinflamatorio. Y no solo eso, es beneficioso para el pelo porque hidrata, previene la caída, regula el sebo y aporta brillo. Por lo tanto, hablamos de un "superalimento" total, con beneficios prácticamente para todo. Así, es posible que pronto desbanque a otros como la quinoa, el kale, el aguacate o la chía, pues tiene todas las ventajas de estos en un mismo fruto.