Los cuerpos de tres niñas violadas en una fosa y el misterio del asesino que desapareció de la faz de la tierra

El enero de 1993, dos apicultores valencianos encontraron los cadáveres de tres adolescentes que habían desaparecido en el de Alcàsser. La autopsia demostró que las habían violado antes de matarlas de un tiro en la cabeza. Uno de los culpables fue capturado de inmediato, pero el otro criminal huyó y, aunque no se sabe si está vivo o muerto, sigue en la lista de los más buscados por Interpol

Desireé, Miriam y Antonia desaparecieron el 13 de noviembre de 1992.
Desireé, Miriam y Antonia desaparecieron el 13 de noviembre de 1992.

Los dos apicultores, hombres de casi 70 años, llegaron agitados al borde del Barranco de Tous, en un paraje montañoso a unos cincuenta kilómetros de Valencia. El lugar era muy bueno para sus colmenas, pero con los años el ascenso se les hacía cada vez más trabajoso.

Hacía mucho frío la mañana del 27 de enero de 1993 y cuando hablaban el aliento se condensaba apenas salía de sus bocas. Al llegar al borde de una fosa cuya existencia no recordaban hicieron un descubrimiento que los estremeció: en el fondo emergía semienterrado un brazo con un reloj de hombre en la muñeca. El aterrador espectáculo los hizo olvidar del frío y de las colmenas mientras bajaban al pueblo para denunciar el hallazgo a la Guardia Civil.

Enero de 1993. Miembros de la Guardia Civil recogen los restos encontrados junto a la fosa excavada en un paraje montañoso del término municipal de Tous (EFE)
Enero de 1993. Miembros de la Guardia Civil recogen los restos encontrados junto a la fosa excavada en un paraje montañoso del término municipal de Tous (EFE)

En ningún momento asociaron el brazo que había visto con el caso de las tres niñas que llevaban ya 75 días desaparecidas. Encontramos un cadáver”, les dijeron a los guardias. Recién horas más tarde, cuando el juez de Alcira, José Miguel Bort, ordenó al equipo forense desenterrar el cuerpo descubrieron que el cuerpo no era de hombre y que allí no había un solo cadáver sino tres, bastante descompuestos y envueltos en una alfombra. Eran los cuerpos de tres adolescentes, casi niñas.

Los cuerpos estaban maniatados y apilados uno encima del otro. Dos de ellos tenían la cabeza separada del resto del cuerpo. A pesar del deterioro de los cadáveres y de sus ropas, los forenses no dudaron de que se trataba de las tres chicas del pueblo de Alcàsser a quienes desde hacía dos meses y medio se buscaba desesperadamente.

Las niñas de Alcàsser

La tarde del viernes 13 de noviembre de 1992, María Deseada Hernández Folch (Desirée), Miriam García Iborra, las dos de 14 años, y Antonia Gómez Rodríguez (Toñi), de 15 años, visitaron a su amiga Esther, en Alcàsser, donde las cuatro vivían con sus familias. A las ocho de la noche se despidieron para ir a bailar a la discoteca Coolor, en el municipio de Picassent. Esther decidió quedarse, porque no se sentía bien.

Antes de salir, Miriam llamó a su casa para preguntarle a su padre, Fernando, si las podía llevar, pero el hombre había vuelto con fiebre del trabajo y se había metido en la cama. Decidieron ir igual, haciendo dedo.

A la salida del pueblo las levantaron Francisco Hervás y su novia Mari Luz, quienes las llevaron hasta la estación de servicio Marí Picassent, donde las tres chicas volvieron a hacer dedo hasta que, según los testigos, se habían subido a un auto blanco, posiblemente un Opel, en el que viajaban dos hombres jóvenes.

Miriam, Desirée y Toni nunca llegaron a la discoteca y tampoco regresaron a sus casas. No se las había vuelto a ver.

El descubrimiento en enero de 1993 por parte de dos apicultores de una mano y un brazo semienterrados en la partida 'La Romana', cerca de Tous, puso un macabro fin a la búsqueda. En la imagen, el traslado de los féretros con los cadáveres de las tres niñas al cuartel de la Guardia Civil de Llombai (EFE)
El descubrimiento en enero de 1993 por parte de dos apicultores de una mano y un brazo semienterrados en la partida 'La Romana', cerca de Tous, puso un macabro fin a la búsqueda. En la imagen, el traslado de los féretros con los cadáveres de las tres niñas al cuartel de la Guardia Civil de Llombai (EFE)

Esa misma noche, los padres de una de las chicas fueron a la discoteca, pero ya había cerrado. Los empleados que se habían quedado ordenando el lugar no las habían visto. Entonces decidieron hacer la denuncia.

Se las empezó a buscar al día siguiente, pero no se encontraron siquiera rastros de ellas. La Guardia Civil y los padres descartaban que se hubieran ido voluntariamente: no tenían problemas en sus casas y habían salido casi sin dinero.

La hipótesis más fuerte entre los investigadores era que las chicas habían caído en una red de trata y que quizás se las hubiera sacado clandestinamente de España. Por eso no sólo se las buscaba en territorio español sino también en Portugal, Francia y hasta en Gran Bretaña.

El juicio por el crimen de Alcàsser tuvo un seguimiento en televisión sin precedentes en la historia de España. (Foto: EFE)
El juicio por el crimen de Alcàsser tuvo un seguimiento en televisión sin precedentes en la historia de España. (Foto: EFE)

Como sucede siempre en esos casos, las pistas se multiplicaban por llamados de personas que decían haberlas visto, a una de ellas, a dos o a las tres en diferentes lugares. Pero ninguna había dado resultado.

Habían transcurrido 75 días de búsquedas infructuosas cuando la mañana del 27 de enero los dos apicultores de Tous descubrieron horrorizados un brazo semienterrado en el fondo de una fosa.

Una receta y dos asesinos

Esa misma tarde, mientras los cadáveres de las tres niñas eran trasladados al Instituto anatómico forense de Valencia, el rastrillaje policial en la fosa y los terrenos aledaños dio un primer resultado. Un guardia civil encontró una receta médica a nombre de Enrique Anglés. El nombre de Enrique no les decía nada a los investigadores, pero sí el de su hermano Antonio, de 27 años, que era bien conocido en el pueblo cercano de Catarroja y tenía antecedentes por robo y tráfico de drogas.

Cuando la Guardia Civil fue a la casa de la familia Anglés, Antonio vio llegar el patrullero y escapó por una ventana. En la casa quedaron Enrique –que descubrieron que era discapacitado mental-, su hermana Kelly, el novio de la chica y Neusa Martins, la madre de los Anglés. Poco después llegaron otros hermanos de Antonio, Mauricio y Ricardo, acompañados por un amigo, a quien un guardia identificó como Miguel Ricart, alias “El Rubio”, de 23 años, poseedor de un frondoso prontuario y socio de Antonio en el delito.

Antonio Angles, de 27 años, era bien conocido en el pueblo cercano de Catarroja y tenía antecedentes por robo y tráfico de drogas
Antonio Angles, de 27 años, era bien conocido en el pueblo cercano de Catarroja y tenía antecedentes por robo y tráfico de drogas

Todos ellos, menos la madre, fueron llevados al cuartel de la Guardia Civil en calidad de testigos a la vez que se libraba una orden de captura por Antonio. Al ser interrogados, todos todos demostraron tener coartadas sólidas y fueron liberados. Todos menos Miguel Ricart que empezó a contradecirse frente a los interrogadores.

“El Rubio” terminó confesando poco antes de la medianoche. Dijo que Antonio y él iban en el auto que levantó a las chicas en la segunda estación de servicio y que las habían secuestrado. Que Antonio las había violado y las había matado y que él solamente lo había ayudado.

El crimen según “El Rubio”

En tres declaraciones sucesivas, Ricart contó que Antonio y él habían recogido a las chicas la noche del 13 de noviembre pero que en lugar de llevarlas a la discoteca –como ellas les pidieron– se dirigieron a una edificación abandonada ubicada a unos veinte kilómetros, en el Barranco de la Romana.

Dijo también que allí las ataron a un poste de madera que había dentro del edificio y que Antonio las fue desatando de a una para violarlas. Aseguró que él “solamente” había violado a Desirée y que había “ayudado a Antonio sosteniendo abiertas las piernas de las otras chicas para que no se resistieran”.

Miguel Ricart, alias “El Rubio”, de 23 años, poseedor de un frondoso prontuario y socio de Antonio en el delito, terminó confesando los crímenes (EFE)
Miguel Ricart, alias “El Rubio”, de 23 años, poseedor de un frondoso prontuario y socio de Antonio en el delito, terminó confesando los crímenes (EFE)

Relató ante los interrogadores que, después de violarlas, las volvieron a atar y que las dejaron solas en el edificio mientras ellos iban a un bar en Caradau, otro pueblo vecino, donde compraron unos sándwiches porque “la actividad” les había dado hambre.

De regreso –siempre según la versión de “El Rubio”– Antonio volvió a violarlas una a una y que después, exhaustos, se quedaron dormidos.

Dijo que más tarde los despertaron los llantos y quejas de las tres adolescentes y que Antonio les gritó que se callaran. Como no lo hicieron, su amigo se levantó enfurecido y las golpeó con un palo.

Ricart declaro que Antonio salió después de violarlas y cavó una fosa a unos 700 metros de la edificación. Cuando volvió, sacaron a las tres chicas a punta de pistola y Antonio las asesinó disparándoles a la cabeza (EFE)
Ricart declaro que Antonio salió después de violarlas y cavó una fosa a unos 700 metros de la edificación. Cuando volvió, sacaron a las tres chicas a punta de pistola y Antonio las asesinó disparándoles a la cabeza (EFE)

Después –declaró Ricart– Antonio salió y cavó una fosa a unos 700 metros de la edificación. Cuando volvió, sacaron a las tres chicas a punta de pistola y Antonio las asesinó disparándoles a la cabeza. Finalmente, las envolvieron en una alfombra y las cubrieron con tierra.

Meses más tarde, Miguel Ricart se retractaría de sus tres declaraciones, diciendo que se las habían sacado bajo tortura, pero los informes médicos posteriores al interrogatorio dejaban claro que no tenía herida alguna. Además, para entonces, su Opel blanco había sido reconocido por testigos como el auto al que habían subido Desirée, Toni y Miriam.

Mientras tanto la policía española buscaba denodadamente a Antonio Anglés.

Las autopsias contradictorias

Las autopsias de las tres víctimas confirmaron a medias la declaración de Miguel Ricart. Se hicieron dos.

La primera se hizo el 28 de enero y estuvo a cargo de un equipo de seis forenses oficiales, encabezado por Fernando Verdú Pascual. La segunda la realizó, a pedido de las familias, el perito Luis Frontela, que además hizo un estudio de ADN de 15 pelos encontrados en los cuerpos de las adolescentes. El examen demostró que doce de ellos no pertenecían ni a Ricart ni a Anglés y que podían pertenecer a otras cinco o siete personas.

Los familiares de Desiré lloran sobre su féretro en el cementerio de Alcásser, en el que Miriam, Desirée y Toñi fueron enterradas en tres nichos contiguos en 1993 (EFE/Cárdenas/Archivo)
Los familiares de Desiré lloran sobre su féretro en el cementerio de Alcásser, en el que Miriam, Desirée y Toñi fueron enterradas en tres nichos contiguos en 1993 (EFE/Cárdenas/Archivo)

Allí surgió la hipótesis que –más allá de lo declarado por Ricart– en el crimen pudieron participar más personas, entre ellas, un hombre de pelo canoso.

El entierro de las menores congregó a cerca de 30.000 personas en Alcàsser (EFE)
El entierro de las menores congregó a cerca de 30.000 personas en Alcàsser (EFE)

Por otra parte, el estudio de las larvas halladas en los cuerpos, a las que Frontela solo tuvo acceso a partir de fotos y vídeos tomados durante la primera autopsia, sugirió que el tamaño de los insectos no se correspondía con el estado de putrefacción de los cadáveres. De este hecho, Frontela dedujo que las adolescentes habían sido enterradas en dos lugares diferentes.

Una nueva hipótesis: snuff

Las diferencias en los resultados de las autopsias dieron lugar al surgimiento de nueves hipótesis sobre el triple femicidio de Alcàsser. Fernando García, padre de Miriam, denunció en los medios de comunicación que Antonio Anglés y Miguel Ricart eran apenas unos perejiles dentro de “una conspiración”.

Los programas de “telebasura” –como los llaman en España– le dieron espacio diariamente.

Sostenía que “El Rubio” sólo se había encargado de ocultar los cadáveres y que a las chicas las habían asesinado en otro lugar, después de matarlas frente a una cámara de video para hacer una película snuff.

Desirée, Míriam y Toñi, de izquierda a derecha, las menores que desaparecieron en noviembre de 1992 y fueron halladas violadas y asesinadas 75 días después
Desirée, Míriam y Toñi, de izquierda a derecha, las menores que desaparecieron en noviembre de 1992 y fueron halladas violadas y asesinadas 75 días después

Para García, el crimen había sido obra de una banda integrada por empresarios y políticos que pagaban fortunas por para participar de ellos matando a mujeres secuestradas, y que la investigación policial había apuntado solamente a Ricart y Anglés para encubrir a gente muy poderosa.

Decía también, ante quien quisiera escucharlo, que Antonio Anglés no iba a aparecer nunca, porque la misma banda lo había matado por temor a que revelara el secreto si era capturado.

El padre de Miriam nunca pudo presentar pruebas que sostuvieran sus dichos y la justicia española no los consideró plausibles.

Miguel Ricart quedó en libertad en 2013
Miguel Ricart quedó en libertad en 2013

El 5 de septiembre de 1997, la Audiencia Provincial de Valencia condenó a Ricart a una pena de 170 años de prisión por tres delitos de asesinato, tres delitos de secuestro y cuatro delitos continuados de violación.

Sin embargo, “El Rubio” estuvo solamente 21 años preso. Fue liberado –gracias a un cambio en las leyes penales españolas– el 29 de noviembre de 2013.

¿Vivo o muerto?

En el fallo que condenó a Ricart, la Audiencia dictaminó que Antonio Anglés había sido el culpable principal del triple crimen, pero su paradero seguía siendo un misterio.

El 27 de enero de 1993, después de escapar de su casa por una ventana y huir por los tejados de las viviendas vecinas, Anglés fue visto en la Estación del Norte de Valencia. Los investigadores supieron después que había ido a una peluquería, donde se había hecho cortar y teñir el pelo para no ser reconocido.

Al consultar al médico que había extendido la receta y mostrarle fotografías de los hermanos Anglés, el hombre reconoció a Antonio como quien había ido a su consultorio, aunque se había identificado como Enrique para que le extendiera una orden por un medicamento psicotrópico.

Fotografía de archivo de Antonio Angles, a quien se le busca desde 1993 por el asesinato de tres niñas en Alcásser en 1992. Sigue en la lista de los criminales más buscados de Interpol (EFE)
Fotografía de archivo de Antonio Angles, a quien se le busca desde 1993 por el asesinato de tres niñas en Alcásser en 1992. Sigue en la lista de los criminales más buscados de Interpol (EFE)

En febrero de 1993, Antonio Anglés fue rastreado en la localidad de Minglanilla, en Cuenca, donde escapó por un pelo de la Guardia Civil, y un mes más tarde volvió a eludir por cuestión de minutos a un grupo de Interpol. Los policías lo habían ubicado en la casa de un adicto a las drogas, pero llegó tarde: ya no estaba, huyó llevándose la documentación y el dinero del hombre.

Subió como polizón en el barco City of Plymouth, que zarpaba del puerto de Lisboa con destino a Irlanda, pero fue descubierto y encerrado en un camarote. La tripulación no sabía que era uno de los criminales más buscados de Europa. Cerca de las costas irlandesas pudo salir del camarote –nunca se supo si había recibido ayuda para hacerlo– y se arrojó al mar.

Al día siguiente encontraron un chaleco salvavidas flotando en el agua. Se creyó que había muerto ahogado, pero Interpol no lo sacó de la lista de los criminales más buscados.

En 2006 se encontraron restos de un cuerpo no identificado en la isla de Lambay, situada en la costa norte del Condado de Dublín, la capital irlandesa.

Anglés con los años de envejecimiento
Anglés con los años de envejecimiento

Hasta ahora no se ha podido reconstruir el cráneo del cadáver digitalmente, y las autoridades irlandesas han pedido ayuda para identificarlo. La reconstrucción digital de la cabeza del muerto dio un gran parecido con los rasgos de Antonio Anglés, pero el ADN que se pudo extraer de la dentadura no coincidió con el del prófugo.

Aunque no se sabe si está vivo o muerto, Antonio Anglés sigue siendo buscado por Interpol. Se cree que puede estar viviendo con una identidad falsa en Brasil.

A 29 años del hallazgo de los cadáveres de Toni, Miriam y Desirée, los femicidios de Alcàsser siguen siendo tema de debate y han dado lugar a tres películas: El crimen de Peñasca, una ficción televisiva de Jaume Najarro (2009); La Niñas, de Manuel Giménez del Llano (2018); y la serie documental El Caso Alcàsser, de Ramón Campos y Elías Siminiani, producida por Netflix (2019).


SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR