Jeff Bezos, jefe de Amazon, en Seattle, EEUU, el 29 de enero de 2018 (AFP – JASON REDMOND)
Jeff Bezos, jefe de Amazon, en Seattle, EEUU, el 29 de enero de 2018 (AFP – JASON REDMOND)

"Trabaja duro; diviértete; haz historia".Cuando Jeff Bezos (54) creó Amazon.com en 1994 con la idea de vender libros a través de esa nueva herramienta llamada Internet, siempre vio más allá. Acuñó un lema para motivar a sus empleados, no necesariamente bien pagos, felices o entusiasmados con su tarea.

"Estamos creciendo más rápido que cualquier compañía en el mundo. Acá, lo que hacemos es ayudar a la gente a buscar y encontrar las cosas que quiere. Guiarlos para que tomen las mejores decisiones como compradores. De algún modo, estamos mejorando sus vidas, aunque sea un poco", proclamaba Bezos, allá por 1999, cuando los ojos del mundo empezaban a posarse sobre él.

Jeff Bezos en la India
Jeff Bezos en la India

Claro: la famosa revista Time lo había declarado "personalidad del año" a causa del notable crecimiento de Amazon en la bolsa y las consideraciones de Wall Street.

De pronto, el sitio web ya no sólo comercializaba libros, sino también música, juguetes, muebles, cosméticos, comida y pasajes de avión; todo lo que hoy nos parece habitual (ya que todo se puede comprar online) y que a principios de siglo se presentaba como "una novedad del futuro".

Ambicioso como pocos, visionario consumado y dueño de una autodisciplina de hierro, Jeffrey Preston Bezos no sólo convirtió a Amazon en una de las compañías líderes. Él se transformó, ni más ni menos, en el hombre más rico del mundo.

Y ahora, también de la historia, según el ranking que la revista Forbes publica anualmente. La fortuna de Bezos se estima en 112.000 millones de dólares, muy alejada del ya mítico Bill Gates, cuyo patrimonio asciende a 90.000 millones.

Jeff Bezos
Jeff Bezos

El creador de Microsoft sabe de estas cosas: ha encabezado el listado de Forbes 18 veces en los últimos 24 años. Pero ahora se quedó corto. Nadie había conseguido llegar a las 12 cifras hasta que Bezos hizo añicos la barrera.

Es que el hombre posee la herramienta de mercado más popular del planeta, ha invertido en diversos campos (desde Google y Twitter hasta un laboratorio que busca alargar la vida de las personas), adquirió el diario Washington Post y fundó Blue Origin, una empresa que pretende vender viajes al espacio (¡y a un costo accesible!). ¿Hasta dónde pensará llegar?

Bezos nació el 12 de enero de 1964 en Albuquerque, Nuevo México, hijo de Jacklyn Gise y Ted Jorgensen. Su madre sólo tenía 17 años cuando dio a luz y estaba en el secundario. Su relación adolescente con Jorgensen no duró y, al año siguiente, conoció a un joven inmigrante cubano llamado Miguel Bezos. Se enamoraron, se casaron cuando Jeff era un niño de cuatro años y, desde entonces, él utiliza ese apellido.

La tapa de la revista Forbes con su rostro
La tapa de la revista Forbes con su rostro

Se mudaron a Houston, donde el pequeño comenzó a desarrollar una marcada atracción por todo lo que tuviera que ver con los viajes al espacio (esa ciudad es la sede de la NASA). Para su etapa del secundario, la familia se había trasladado a Miami y el interés de Jeff por la ciencia se había incrementado. Se terminó graduando en la Universidad de Princeton, en New Jersey, con un título en Ciencias e Ingeniería Electrónica.

Recién salido de la facultad, trabajó un par de años en una empresa de telecomunicaciones, luego en una entidad bancaria (parte de lo que hoy sería el Deutsche Bank) y, algo aburrido, a los 26 años soñó con crear su propio emprendimiento. Un puesto en una compañía de inversiones que ocupó entre 1990 y 1992 terminó de catapultar su interés por los negocios.

Debía desarrollar algo que combinara esa curiosidad por las nuevas tecnologías con los más ingeniosos preceptos del mercado. "Cuando tenga 80 años, ¿me voy a arrepentir de haberme ido de Wall Street? No. ¿Me voy a arrepentir de haberme perdido el comienzo de Internet? Sí", razonó Bezos. Y vaya si estuvo en lo cierto.

En ese boom producido por la web, muchas nuevas empresas naufragaron. Otras sobrevivieron. Y algunas encontraron su cenit. Amazon lideró a todas, con paciencia y determinación, hasta convertir a Bezos en el flamante gurú de los negocios. Tardó un año en desarrollarla. Dice la leyenda que la fue ideando durante un viaje entre New Jersey y Seattle, donde acabaría fundándola, un 5 de julio de 1994.

Con MacKenzie Tuttle su esposa.
Con MacKenzie Tuttle su esposa.

Dos años antes había conocido a la novelista MacKenzie Tuttle (47), con quien se casó en 1993 y tiene cuatro hijos.

Simpatizante del partido demócrata, severo crítico de Donald Trump (a propósito: el presidente quedó 766° en el ranking, por culpa de sus "escasos" 3.100 millones) y reconocido filántropo, Bezos es famoso por sus máximas de liderazgo. Y todas, de alguna forma, se centran en una: satisfacer a los clientes. Darles lo que quieren. O lo que, un minuto atrás, ni siquiera sabían que querían. En Amazon puede comprarse de todo, hasta un Picasso. Bienvenidos al siglo XXI: está claro que Bezos llegó primero que nadie.

Por Eduardo Bejuk

SEGUÍ LEYENDO: