Ecologistas en Acción pone Bandera Negra a las playas explotadas por hoteles, masificadas por la turistificación y contaminadas por la industria

Canarias acumula 15 “galardones” y destaca por ser una de las comunidades más afectadas

Guardar

Nuevo

Un miembro de Ecologistas en Acción sostiene una bandera negra en las dunas de Corralejo con un hotel de la compañía RIU al fondo. (Ecologistas en Acción)
Un miembro de Ecologistas en Acción sostiene una bandera negra en las dunas de Corralejo con un hotel de la compañía RIU al fondo. (Ecologistas en Acción)

España tiene 638 playas con la Bandera Azul y X con Bandera Negra este 2024. Las azules son un orgullo del que sacan pecho los pueblos y ciudades en las que se ubican, las negras, al contrario, son una vergüenza. Estas banderas simbólicas las concede Ecologistas en Acción, que este miércoles ha presentado desde La Laguna (Tenerife) el informe anual que otorga un total de 48 Banderas Negras: dos por provincia y/o ciudad autónoma, una bandera por contaminación y otra por mala gestión ambiental del litoral.

Este año, el informe se ha centrado principalmente en los problemas derivados de la turistificación y la urbanización de todo el litoral, un problema que afecta especialmente a las Islas Canarias. En el texto, destacan que es una de las comunidades más afectadas, y subrayan que los vecinos se han movilizado, bajo el lema “Canarias tiene un límite”, para rechazar “las numerosas agresiones y amenazas que ponen en peligro la conservación de estas islas y el futuro de las generaciones venideras”.

Canarias en el foco por la turistificación

En el caso concreto de Canarias, Ecologistas en Acción ha otorgado la ‘Bandera Negra’ a quince playas que, en palabras de Cristóbal López, portavoz de Ecologistas en Acción, se han visto afectadas por un “urbanismo depredador” que busca “favorecer a grandes cadenas hoteleras y a grandes construcciones” y no les faltan ejemplos de esta “carrera suicida y sin límites”.

Los ecologistas denuncian que los hoteles Oliva Beach y Tres Islas, de la compañía hotelera RIU, en Fuerteventura, se sitúan dentro del dominio público y en medio de un espacio natural como son las Dunas de Corralejo, “mientras el Gobierno de Canarias, lejos de defender el bien común, el cumplimiento de la ley y velar por la restauración del ecosistema, se pone del lado de la empresa infractora”.

En el caso de Tenerife, ponen el foco en los hoteles La Tejita y Cuna del Alma, que estaban paralizados cautelarmente por incumplir leyes medioambientales, han sido reactivados de nuevo por el Gobierno de Canarias,.

Además, recuerdan que el Ecoresort de La Frontera en El Hierro, el Ecoresort/campo de golf La Pavona y el Dichosa Wellness Clinic en La Palma, son proyectos con más de 2.000 camas, han sido aprobados como “de interés insular” por el Cabildo de La Palma.

Más allá del impacto medioambiental

Los portavoces han recordado que el impacto del turismo no es solo ambiental, sino que afecta de forma directa en la calidad de vida de los vecinos de la isla. “La clase política se vanagloria de ofrecer cifras récord en la llegada masiva de turistas a las islas y exhiben cifras mil millonarias en beneficios, Canarias ostenta otro récord, pero en pobreza y desigualdad social, con más de un 35% de la población en riesgo de pobreza y exclusión social, más de un 13% en pobreza extrema y una tasa de desempleo del 20%”, han sentenciado.

El mapa de las banderas negras

Como en años anteriores, el informe de 2024 recoge las situaciones de afección ambiental más graves, pero no todas que, según la organización, podrían ser muchas más. Del total, 15 se han concedido por urbanización de la costa, a veces incluso invadiendo el Dominio Público Marítimo-Terrestre (DMPT); 16 por vertidos, deficiencias en los sistemas de saneamiento y graves problemas de depuración; 6 por contaminación química, lumínica y/o acústica; 1 por daños al patrimonio histórico y cultural en DMPT; 3 por acumulación de basuras marinas; 3 por dragados y ampliaciones portuarias sin justificación; y 4 por afecciones a la biodiversidad, aunque por lo general este es un daño colateral en cualquiera de las otras banderas negras otorgadas.

Guardar

Nuevo