Estas son las pruebas físicas para entrar en la Policía Nacional

El examen físico se compone de tres pruebas: resistencia, fuerza y agilidad y para aprobar el aspirante debe superar los 15 puntos

Compartir
Compartir articulo
Empiezan las pruebas físicas para acceder a la Policía Nacional.

Para muchos es su vocación es formar parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En España, cualquier persona puede acceder a esta profesión siempre y cuando cumpla con los requisitos mínimos que marca la ley. Las pruebas y los requisitos para acceder a cada cuerpo de seguridad son diferentes, pues las necesidades y exigencias del cuerpo al que se quiere pertenecer también son distintas.

En el caso de la Policía Nacional, el principal requisito es ser mayor de edad y tener la nacionalidad española. A partir de aquí, se añaden algunas condiciones más relacionadas con especificaciones físicas, exámenes de conocimientos, reconocimientos médicos o entrevistas personales.

Con motivo del inicio de las pruebas físicas para ingresar en la oposición de la escala básica de la Policía Nacional, la cuenta oficial del Cuerpo en Twitter ha compartido un video en redes sociales en el que especifican de qué ejercicios se compone el examen.

El primero de los ejercicios es una prueba de agilidad, cada aspirante tiene dos oportunidades y se trata de un circuito de vallas y obstáculos en los que, si tocas alguno de ellos, el examen es nulo y el opositor cuenta con una nueva oportunidad. El segundo examen físico es una prueba de fuerza. En este punto existe una diferencia entre las mujeres y los hombres. Las mujeres deben agarrar la barra con los brazos flexionados, la barbilla por encima de la barra y el cuerpo completamente estático, deben aguantar entre 36 y 95 segundo. Por su parte, los hombres, deben realizar entre cinco y 17 dominadas, aunque no debe haber ni balanceo, ni rebotes, y la barbilla debe superar siempre la barra para contar como válida. Por último, se deben enfrentar a una prueba de resistencia, es una carrera de 1.000 metros.

Todas las pruebas se puntúan del 1 al 10 y el único requisito para aprobar el examen es lograr un mínimo de 15 puntos entre las tres pruebas, por lo que no es necesario sacar un cinco en cada prueba. Un opositor puede suspender alguna de las tres pruebas pero recuperar esos puntos en los demás exámenes.

Otros requisitos

La convocatoria del Ministerio del Interior también especifica que como requisito fundamental para poder acceder a la Policía Nacional, los aspirantes deben contar con un índice de masa corporal no superior a 28, ni tampoco podrá ser inferior a 18. Aunque, se añade que, en algunos casos, se podrán aceptar índices de masa corporal superiores a 28 “si objetiva y claramente se deben, no a un aumento de la grasa corporal, sino a un desarrollo muscular marcado, y no presenta patología ni factores de riesgo sobreañadidos”, se explica.

También se especifica que los aspirantes al cuerpo, no podrán tener una tensión arterial superior a 140 mm Hg de sistólica y/o 90 de diastólica. En relación a la salud de los aspirantes, también quedarán fuera todos aquellos que sufran anomalías genéticas u otras enfermedades que “por su contagiosidad o funcionalidad menoscaben la capacidad para el normal desarrollo de las funciones policiales”.

Con respecto al plano psicológico, no aprobarán las pruebas aquellos que sufran trastornos mentales, trastornos del estado de ánimo de carácter persistente o recurrente, problemas graves de ansiedad, trastornos adaptativos, trastornos relacionados con factores estresantes o trastornos de personalidad.