Ayuso vuelve a encumbrarse como líder de masas y pone la calle a sus pies: “Feijóo debería aprender de ella”

La manifestación de este domingo en Madrid ha vuelto a resaltar el apoyo de los ciudadanos en la líder madrileña, que ha conseguido aunar a todos bajo el grito de “¡De ninguna manera!”

Compartir
Compartir articulo
Así ha sido el discurso de Ayuso en el acto del PP contra la amnistía.

Lo que iba a ser un pequeño saludo inaugural para dar comienzo a la manifestación contra la amnistía de Pedro Sánchez se ha convertido en un baño de masas para Isabel Díaz Ayuso. La presidenta madrileña no solo se ha consagrado como una anfitriona indiscutible, sino que, además, ha conseguido que los más de 45.000 manifestantes que se han reunido este domingo en la plaza de Felipe II aúnen sus voces para clamar contra los posibles pactos entre el PSOE y los independentistas.

Ayuso es, indiscutiblemente, una líder de masas. Y eso se vislumbra desde el primer momento que entra en acción. No había comenzado su discurso y ya la gente que desde diferentes puntos de España se había trasladado a la capital, coreaban su nombre. La idea inicial era que tanto ella como el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, como anfitriones de esta movilización, se encargasen del saludo inicial del acto, siendo los teloneros de los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy y, por su puesto, del actual líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo.

Te puede interesar: Más de 40.000 personas arropan a Feijóo contra la posible amnistía de Sánchez: “Voy a defender España aunque me cueste la presidencia del Gobierno”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Pero Ayuso de telonera nada. Ni hoy ni nunca. Tras la breve introducción del alcalde de Madrid, fue el turno de la regidora madrileña, que no se limitó a una escueta introducción, sino que protagonizó un imponente discurso en el tono beligerante que le caracteriza. “Son los que han expulsado a las empresas y los jóvenes, ahora ¿pretenden que nos humillemos para dar más dinero? De ninguna manera. ¿Qué clase de presidente es aquel que negociando por una nación entera? Decimos a Sánchez, que si él se deja humillar, allá él, pero por nosotros, de ninguna manera”.

“Decir amnistía es decir que España es una dictadura. ¡Ya no tragamos más! ¡De ninguna manera!” Y así, lo que parecía una simple figura literaria del discurso se convertía, pocos segundos después, en un eslogan coreado por todos los allí presentes. “Es alucinante lo que mueve, los que se encuentran en las últimas filas no pueden estar escuchando el discurso completo y, sin embargo, se unen al grito” comentaban un grupo de simpatizantes enfundados en banderas de Murcia.

Te puede interesar: La manifestación del PP en Madrid contra la amnistía, en directo

“Lo que consigue cada vez que habla... Feijóo debería aprender y fijarse más en ella” aseguraban otros manifestantes. No es la primera vez que se cuestiona la sombra de Ayuso sobre el líder de los populares. Tras los resultados de las pasadas elecciones generales del 23 de julio, muchas eran las voces que apuntaban a una lucha interna en el partido con sede en Génova en caso de una repetición electoral. De hecho, la propia Ayuso tuvo que salir a zanjar el debate. “El presidente Feijóo cuenta con el absoluto respaldo del PP de Madrid y la organización nacional entera”, aunque reconocía que tras los comicios había recibido “algún mensaje” pidiendo que liderase el partido. “No los he ni abierto” zanjaba.

Sin embargo, el clamor social ha vuelto a posicionarla como una líder con mucho apoyo de la calle. Tras su discurso, la tónica del inicio volvió a repetirse y los allí presentes volvieron a gritar su nombre. Su figura siempre está en la palestra por su posible salto a la política nacional tras los buenos resultados cosechados en los comicios autonómicos. Ayuso, por su parte, siempre ha puesto de manifiesto su intención de mantenerse en la capital, negando que quisiese dar un paso al frente. Pero, eso no va a ocurrir... ¿De ninguna manera?