En la parte inferior, la secundaria N°3. Arriba, la primaria N°15
En la parte inferior, la secundaria N°3. Arriba, la primaria N°15

En el corazón de Villa Devoto, hay dos escuelas en la misma manzana. Una es la primaria N° 15; la otra la secundaria N° 3. Las dos se llaman “Antonio Devoto”, en honor al filántropo italiano que dio nombre al barrio. En sus terrazas están desplegados un total de 200 paneles que se encargan no solo de abastecer de energía a las escuelas, sino también de compartir el excedente con Edesur.

Marcelo Mazzeo es el rector de la secundaria desde hace cuatro años, pero conoce los pormenores de la escuela. Hace 30 años que da clases de educación física. Mazzeo comentó que la secundaria N° cambió el perfil de sus alumnos con el correr de los años. En un principio, funcionaba como refugio de los chicos que estaban a punto de abandonar el sistema educativo. Hoy es una de las secundarias con mayor demanda del barrio y no admiten estudiantes que hayan repetido.

En una visita de Infobae, Mazzeo se enorgulleció al contar que el proyecto de energía surgió de sus propios alumnos de tercer año, que lo presentaron en un concurso en la Legislatura. Luego, el gobierno porteño tomó la posta e hizo un estudio de prefactibilidad en 2016, en el que analizó cuáles eran las terrazas de escuelas proclives para generar energía. Hoy son siete escuelas públicas con paneles solares, pero la de Devoto es la primera que contribuirá con la red eléctrica.

“Es un hito para la ciudad. Marca un antes y después porque se convierte en la primera escuela pública en inyectar energía a la red eléctrica. Además del obvio beneficio económico para la escuela que se autoabastece, implica una reducción muy importante de emisiones y un cambio cultural para los alumnos que puede generar un efecto multiplicador”, consideró Santiago Andrés, subsecretario de Tecnología Educativa y Sustentabilidad.

Los paneles instalados en la escuela de Devoto
Los paneles instalados en la escuela de Devoto

No todas las terrazas son terreno fértil para instalar paneles solares. Hay ciertos requisitos: que tenga buen asoleamiento, que no haya rascacielos que bloqueen, que el edificio esté emplazado en una zona de poco tráfico. Los dos establecimientos de Devoto cumplen con esos parámetros.

En total, identificaron 140 terrazas de escuelas públicas con posibilidad de albergar paneles. En ellas, aseguran, irán avanzando para dar cumplimiento al compromiso que asumió Buenos Aires, junto a las principales ciudades del mundo, de convertirse en zona carbono neutral para 2050. Las cuentas que hacen, si esas 140 escuelas generaran energía, es de 13 megawatts. “Es una bestialidad”, se entusiasman.

“Los paneles captan la radiación solar, la transforman en energía continua y la convierten en alterna. Una parte la consume la escuela y el excedente va directo a la red eléctrica sin mediar otro paso. Los paneles tienen unos 200 kilowatts hora de potencia”, explicó el ingeniero Andrés Valdivia, coordinador del área de acción por el clima del Ministerio de Educación porteño.

Los paneles están instalados desde octubre del año pasado. Según los voceros, desde entonces, la escuela generó más de 20 mil kilowatts hora, el equivalente al promedio del gasto que tiene una casa con aire acondicionado en cinco años. La institución se autoabastece de energía y, además, desde hace diez días comparte el excedente con Edesur. Esa misma energía es la que utilizarán los vecinos.

En los 228 metros cuadrados de la terraza de la primaria instalaron 114 paneles; en los 168 metros cuadrados de la secundaria dispusieron otros 86. Por la potencia del sol, en verano se registran los picos de rendimiento. Los paneles se activan solos y generan energía entre las 6:30 y las 17:30. Tan solo requieren una revisión cada dos meses.

Además del beneficio para el medioambiente, en el gobierno porteño ven un posible efecto pedagógico. Angélica Gómez Pizarro, referente de sustentabilidad del ministerio, planteó: “Que los chicos tengan tan al alcance de la mano los paneles, que puedan ver los vaivenes que marca el medidor, también se puede aprovechar con proyectos en el aula. Ellos se convierten en partícipes directos del medioambiente, una temática que atraviesa a su generación”.

Hoy por la mañana referentes de Juntos por el Cambio recorrieron las instalaciones de la escuela y mantuvieron una reunión de trabajo para impulsar distintos aspectos de la agenda ambiental. Según dijeron sus voceros, la apuesta es retomar la Ley de Educación Ambiental y los proyectos que vienen impulsando en Diputados.

Seguí leyendo: