Estudiantes de profesorado durante la prueba Enseñar
Estudiantes de profesorado durante la prueba Enseñar

El sistema de formación docente produce mucho de lo que no necesita tanto y poco de lo que necesita mucho. Hay un gran desequilibrio entre la demanda laboral y, por un lado, la oferta académica y, por otro, las matrículas de los profesorados. En los institutos, las aulas están llenas en las carreras por demás cubiertas como nivel inicial, primario y educación física, pero están semivacías en materias del secundario, muy requeridas, por ejemplo en física y química.

Para comenzar a emparejar oferta y demanda, las provincias suspenderán las inscripciones de las carreras que ya no necesitan para, de ese modo, orientar a los estudiantes hacia especialidades de vacancia. Quienes se encuentren en el medio de la cursada, podrán seguir hasta graduarse. En las horas cátedras que tengan libres, los formadores dedicarán su tiempo a otras funciones que tienen los institutos: a la capacitación de los docentes en ejercicio y a la investigación.

La otra medida para atraer estudiantes a las áreas de vacancia son las Becas Progresar que, en la línea docente, paga los montos más altos. Desde este año se reparten 3 mil becas a los jóvenes que mejor les vaya en un examen y elijan una carrera estratégica. Cada provincia, de acuerdo a su situación, determina cuáles son los profesorados más requeridos, pero hay especialidades que se repiten: química, física, inglés e incluso música.

Lo que aún no se sabe es si esas estrategias conducirán a los estudiantes a otros profesorados que, en un principio, les atraía menos o si, en el peor de los casos, los hará desistir de la docencia. "Hay que hacer un trabajo muy fuerte en difundir la información. El estudiante que está a punto de comenzar tiene que saber que elegir un profesorado saturado lo puede llevar a no conseguir trabajo hasta por diez años. Y que en los que hay escasez, el trabajo está asegurado ni bien se gradúe", dijeron a Infobae desde el Instituto Nacional de Formación Docente (INFoD).

El crecimiento del alumnado en la carrera docente es generalizado en todo el país, a excepción de la Ciudad de Buenos Aires, pero las estadísticas son preocupantes: más de la mitad abandona en el primer año y otro 20% deserta en el segundo. Buena parte de los que logran recibirse, además, lo hacen pasados los cuatro años teóricos que dura la carrera.

Los funcionarios asocian los indicadores, primero, a los pocos conocimientos con los que llegan del secundario, a la dificultad para comprender textos, pero también advierten que falla la organización de los institutos. "Por caso, les hacen rendir a los estudiantes todos los exámenes juntos, en la misma fecha, y eso no contribuye a que continúen en la carrera", ejemplifican.

Más allá del interés de los estudiantes, la oferta académica no se condice con las necesidades laborales. Entre nivel inicial y primario, hay 1.251 profesorados en todo el país. Las opciones del secundario siguen muy relegadas y encima allí las tasas de graduación son más bajas.

Hoy más del 20% de los profesores que dan clase en la escuela media no tienen título docente. Son graduados universitarios, técnicos superiores, docentes de primaria e incluso, en ciertos casos, apenas egresados de la secundaria. La apuesta que todos ellos pasen por una titulación pedagógica que los habilite.

El Plan Nacional de Formación Docente comenzó en 2016 y se extenderá hasta 2021. Al igual que las escuelas, los institutos de formación docente dependen de las provincias. "Necesitamos generar consensos para que propicien una oferta más afín a las carreras prioritarias y para incentivar a los estudiantes hacia esa dirección. Por lo pronto, reconocen la necesidad de renovarse", aseguran desde Nación.

Seguí leyendo: