(shutterstock)
(shutterstock)

El uso mucho más frecuente del home banking y el desarrollo de las aplicaciones móviles de los bancos son los indicios más fuertes de una renovación digital se viene dando desde hace años. Ahora, los datos empiezan a demostrar el giro del sistema bancario que comienza a volcarse cada vez más a un terreno virtual, menos dependiente del dinero físico.

Red Link, uno de los dos jugadores en el mercado de medios de pago y cajeros automáticos, lanzó la primera edición del índice de Uso de Dinero Electrónico (UDE) construido sobre una "muestra altamente representativa del mercado total".

Allí se refleja que desde diciembre de 2016, en el mobile banking, rubro en el que están las aplicaciones de los bancos, la cantidad de usuarios que utilizan ese canal subió un 80% desde diciembre de 2016.  Le sigue el uso del home banking, con 26% de crecimiento en usuarios. También consignan un crecimiento del 444% en el caso de Billetera Digital VALEpei, creada por la empresa especializada en medios de pagos.

Los pagos electrónicos también comenzaron a ganar cada vez más terreno. En números: en los últimos 18 meses el uso del dinero electrónico aumentó un 21,6%.

El 70% del uso electrónico del dinero va dirigido a transferencias inmediatas como el pago de expensas o cuotas de prepagas o educación privada
El 70% del uso electrónico del dinero va dirigido a transferencias inmediatas como el pago de expensas o cuotas de prepagas o educación privada

El uso frecuente de los canales electrónicos por ahora tiene un propósito cotidiano, y poco sofisticado si se piensa en inversiones o otros movimientos financieros desde el móvil. Un 70,1% del dinero electrónico va dirigido a transferencias inmediatas entre cuentas bancarias, que típicamente son para pagos de obligaciones como: expensas, cuotas educativas y medicina privada.

Mientras tanto, el casi tercio restante se divide en un 16% para el pago de impuestos y servicios; y un 14% en compras con tarjetas de débito.

La instalación del canal móvil como herramienta para mover dinero, consigna el informe de Red Link, puede verse claramente ya que la tasa de crecimiento de las aplicaciones fue un 50% superior al uso de cajeros automáticos y el home banking.

Los cajeros automáticos todavía representan una porción importante de la cantidad de transacciones realizadas, de acuerdo al relevamiento de Red Link
Los cajeros automáticos todavía representan una porción importante de la cantidad de transacciones realizadas, de acuerdo al relevamiento de Red Link

En el terreno más tradicional del sistema bancario, se estima que los usuarios de cajeros automáticos se incrementaron en apenas un 4% en los últimos 18 meses. Esto se debe, explica el informe, a que ese sector, junto con home banking, ya son "canales maduros en el uso", con lo cual sus tasas de crecimiento se ven limitadas a medida que avanza el tiempo.

Además, de acuerdo al informe, el volumen de transacciones de dinero electrónico por parte de usuarios creció significativamente entre diciembre de 2016 y junio de 2018.

En lo que respecta a transferencias inmediatas, las mismas aumentaron a un ritmo acumulado de 47% en ese periodo, mientras que para el pago de impuestos subieron un 27% y las recargas de tarjeta SUBE crecieron un 35%. El único rubro relevado que vio una reducción fueron las compras con tarjetas de débito, que cayeron un 8 por ciento.

Seguí leyendo: