El cliente escanea el código QR del comercio, y listo
El cliente escanea el código QR del comercio, y listo

Son un boom en China e India. En EEUU crecen a ritmo frenético. Y en la Argentina hay promesa de pronta revolución y una meta ambiciosa: reducir el uso de dinero físico. O sea, reemplazar los billetes por bits. Se trata de los pagos electrónicos móviles realizados por medio de códigos QR (por "quick response", o "respuesta rápida"), esos "cuadraditos" lleno de puntos y líneas negras que se leen desde la pantalla de los smartphones y que llegaron para reemplazar al ya "viejito" código de barras.

La idea es muy simple: los usuarios hacen una compra, abren la billetera electrónica en su móvil –donde tienen asociadas sus cuentas bancarias y tarjetas– eligen un medio de pago, escanean el código del comercio, y listo. Para los clientes el sistema es gratis y los comercios pagan bastante menos de lo que desembolsan por comisiones a las tarjetas de crédito y otros impuestos. Así de fácil.

La mitad de los habitantes del país no están bancarizados, pero sí hay 1,5 celulares por cada habitante

Unos 200.000 comercios podrían usar el sistema este año, con al menos un millón de clientes registrados, según cálculos de las empresas de esta incipiente industria. Pero el potencial es mucho mayor. Así, muchas empresas grandes del sector financiero tradicional y otras no tanto –las muy de moda fintech– están preparando sus sistemas para salir a competir fuerte en un segmento que solo en China mueve uno USD 5 billones.

Solo en en China, el negocio de pagos QR mueve USD 5 billones
Solo en en China, el negocio de pagos QR mueve USD 5 billones

Interoperabilidad, la clave para crecer

Si bien la AFIP, el Banco Central y el gobierno de Cambiemos en general buscan promocionar los pagos electrónicos, más del 70% de los comercios locales no aceptan aún tarjetas. La Argentina tiene 1.000 posnet (el aparato para pagar con tarjeta) cada 100.000 habitantes; mientras que Brasil tiene 3.500 terminales; Uruguay, 1.730 y Chile, 1.130. Por no hablar de Estados Unidos, donde suman 4.300. Además, la mitad de los habitantes del país no están bancarizados, pero sí hay 1,5 celulares por cada habitante.

La puerta a esta tendencia global la terminó de abrir el Banco Central el 10 de enero de este año con una resolución que fijó el estándar local para los pagos QR (una tecnología llamada EMVco). De esa manera, todas la empresas del sector tienen hasta mitad de año para modificar sus sistemas. Eso significa que cualquier usuario de una billetera virtual podrá pagar en cualquier lugar que acepte QR (y las billeteras del exterior también podrían hacerlo, aunque no de manera automática). Por el momento, algunas iniciativas puntuales permitían estos pagos en estaciones de servicio y otras cadenas de consumo masivo, pero solo con la billetera asociada. A partir de mitad de año la interoperabilidad será total.

Benvenuto: “La oportunidad está y es para todos, no importa el tamaño de las empresas. QR puede ser muy grande, pero hay mucho que crecer aún en el uso de tarjetas”

La iniciativa surgió de la llamada Mesa de Innovación Fintech, del Banco Central, en especial del grupo Medios e Infraestructuras de Pagos, del que participan las principales empresas del segmento. Allí estudiaron dos casos señeros a nivel global, China e India. En el primero de esos países es donde este tipo de pagos está más que extendido. Entre el 30% y el 40% de los pagos ya son móviles y el mercado lo controlan dos sistemas que por el momento no son interoperables: WeChat, con WeChat Pay (que tiene la increíble suma de 1.000 millones de usuarios), y Alipay, del gigante Alibabá. En India, en tanto, sí hay interoperabilidad, pero se trabaja con un código (Bharat QR) que centraliza el Estado.

QR, mucho más que la evolución del código de barras
QR, mucho más que la evolución del código de barras

A nivel local, el sistema comenzará operando con la modalidad más simple: el cliente escaneará el código QR que generará cada comercio. Los comprobantes fiscales, por su parte, se originan en la ticketeadora habitual, como ocurre con las tarjetas y el pago en efectivo. En lo que respecta a la seguridad, se implementan las mismas herramientas de control que en las apps bancarias, con el uso de claves y "tokens", en algunos casos, y hasta topes por operación.

Unos 200.000 comercios podrían usar el sistema este año, con al menos un millón de clientes registrados, según cálculos de la industria

"Es muy seguro si se lo implementa bien. El pago tiene que ser dinámico y tiene que haber buenos protocolos, con certificados digitales entre el celular y el servidor que valida el pago. También trabajamos en la validación de la identidad de quien paga con ese sistema de billetera móvil, para que se use desde un único dispositivo seguro, por ejemplo", asegura Sebastián Stranieri, CEO de VU Security, la empresa se ciberseguridad que en el país trabaja con Prisma y buena parte de los bancos locales.

Dos grandes en carrera

Todo Pago, la billetera electrónica de Prisma (la empresa dueña de Visa y Banelco, que opera una sociedad de 14 bancos y que el Gobierno ordenó desmembrar porque concentraba la mayoría de las operaciones) ya ofrece QR y tienen un acuerdo con dos "grandes", YPF y Farmacity.

Santiago Benvenuto, gerente de desarrollo de nuevos negocios de Prisma Medios de Pago, cree que la interoperabilidad, que ya están terminando, hará crecer el sector. "La oportunidad está y es para todos, no importa el tamaño de las empresas. QR puede ser muy grande, pero hay mucho que crecer aún en el uso de tarjetas. Que se pague con el celular es un cambio de hábito aún mayor; pero va a penetrar, sin dudas", asegura.

Santiago Benvenuto, de Prisma
Santiago Benvenuto, de Prisma

Desde Prisma definen la experiencia QR con YPF, con 100 estaciones ya implementadas, como "muy buena". El cliente llega a la estación, hace "check in" con su móvil durante la compra y paga sin bajar del auto. Lo mismo en Farmacity, donde hay 10 sucursales habilitadas y pronto sumarán otras 40.

Zanabone: “Con tres clicks podés pagar los impuestos porteños desde el sillón de tu casa. Unos 40.000 vecinos ya lo hicieron”

En Red Link, en tanto, detallan que se suman al "Pago electrónico inmediato", que impulsa el BCRA, con tres mecanismos: envío de dinero entre personas con la billetera VALEpei; MOB, para comercios, es una app que funciona con un lector de tarjetas que se adhiere al celular y se usa para pagos online gratuitos (no es un posnet móvil, no paga el 3,5% de comisión porque usa una transferencia de débito para el cobro); y, finalmente, el Botón de pago PEI, para comercio electrónico.

"MOB tiene una variante que genera códigos QR. Está orientado a comercios y profesionales. Tenemos unos 5.000 usuarios, pero el potencial es tremendo. Debería explotar rápido con la interoperabilidad", afirma Jorge Larravide, gerente comercial de Red Link.

Jorge Larravide, de Red Link
Jorge Larravide, de Red Link

Mercado Pago, el sistema de pagos de Mercado Libre, es un jugador joven del sector, que muy rápido pasó a competir mano a mano con los ya establecidos. Tanto que asegura ser el mayor procesador de pagos online de la región, con 231.400 millones de transacciones de pagos en 2017 por un total de USD 13.700 millones, 426.000 negocios adheridos y una app con siete millones de descargas.

Benvenuto: “Que se pague con el celular es un cambio de hábito mayor; pero va a penetrar, sin dudas”

"Vamos a tener que educar a la gente y contar bien cómo funciona el sistema. La gente piensa que el QR es el mismo que el de la identificación de los comercios que usa la AFIP", detalla Paula Arregui, senior VP de producto de Mercado Pago. "Queremos erradicar el efectivo. Y con QR cambia el paradigma del juego: reemplazás un aparato caro, el posnet, por un código muy simple, para recibir pagos de tarjeta o cualquier cosa que tenga saldo digital. Es facilitar la acción de cobro y sumar gente no bancarizada", dice.

Paula Arregui, VP Producto Mercado Pago.
Paula Arregui, VP Producto Mercado Pago.

Mercado Pago tiene un acuerdo con Axion para pagos QR y también con locales de comida del shopping DOT y algunas heladerías y lavaderos de autos. No dan detalles, pero preparan un anuncio importante. "Vamos por mucho más foco en QR. Tenemos una voluntad enorme de jugar en esta red interoperable", cierra Arregui.

Los nuevos del sector

Yacaré es una empresa de tecnología que quizás no sea tan conocida como sus competidores, pero que es un pionero del sector. Ya tiene sus códigos QR pegados en los impuestos de la Ciudad de Buenos Aires y también son uno de los impulsores de la norma común en mesa sectorial del Central.

"Con tres clicks podés pagar los impuestos porteños desde el sillón de tu casa, cualquier día, a cualquier hora. Unos 40.000 vecinos ya lo hicieron en los últimos siete meses", asegura Jorge Zanabone, CEO de Orangedata, la empresa entrerriana detrás de esta marca de servicios QR.

Jorge Zanabone está al frente de Yacaré
Jorge Zanabone está al frente de Yacaré

Yacaré espera cerrar este año con unos 10.000 comercios en su plataforma y 50.000 usuarios activos en su billetera electrónica. Además, tiene sus códigos en las vending machine con productos saludables de En Punto y estarían negociando con la Cámara de supermercados chinos para sumar lectores a los 20.000 comercios del rubro, un sector que, por su origen, conoce los beneficios de esta tecnología como nadie.

"QR tiene un gran potencial y creo que van a convivir con los posnet tradicionales, aunque la gente tiende a no usar tanto sus plásticos. Ofrecemos la billetera a los usuarios y la plataforma para que los comercios gestionen sus QR y puedan recibir pagos. El costo es el mismo que en el mundo de e-commerce: abono por uso. Hoy se cobran unos dos pesos por transacción, en promedio", detalla Zanabone.

WeChat, uno de los “reyes” del QR chino
WeChat, uno de los “reyes” del QR chino

TDK Lab es otra de las "jóvenes" del mercado, tanto que está constituida como una SAS, las Sociedades por Acciones Simplificadas que impulsa la nueva ley de emprendedores. Se trata de una fintech que salió del primer hackatón del Banco Central, el año pasado. Armaron la primera aplicación para smartphones de MiPIM, el servicio del Banco Nación para que personas no bancarizadas envíen dinero por medio del celular. El sistema, que es tan simple que ni siquiera usa conexión a internet, ya registra 10.000 usuarios.

Arregui: “En Mercado Pago queremos erradicar el efectivo. Y con QR cambia el paradigma: reemplazás un aparato caro, el posnet, por un código muy simple”

La app permite, además, pagar con QR. "En el país, más de tres cuartas partes de la población tiene un smartphone. Eso es igual a muchos clientes potenciales. Va a funcionar muy bien, siguiendo el camino de China e India, pero adaptado al mercado local", afirma Federico Kucher, uno de los fundadores de la empresa que también desarrollaron un sistema que les permite a los negocios poner en su página web un código QR que el usuario fotografía desde su celular para pagar y que ya están probando para reservar canchas de fútbol.

El protocolo común está listo y las empresas se preparan para terminar de  implementarlo. Será responsabilidad de ellas –y del Estado también– educar sobre esta nueva modalidad, tanto a los consumidores como a los comercios. Para muchos, pagar escaneando un código bidimensional con el celular será una suerte de "milagro" tech que permitirá comenzar a hacer olvidar el efectivo y ahorrar tiempo. Para otros, seguirá siendo algo que se ve en las películas de ciencia ficción.