La Fed de EEUU no subió las tasas de interés, pero lo hará en marzo: cómo impactará ese contexto en la Argentina

Un creciente costo del crédito a partir de marzo incidiría en una reversión del flujo de fondos a países emergentes, fortalecimiento del dólar y baja para las materias primas

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell

La Reserva Federal de los EEUU señaló este miércoles que probablemente subirá las tasas de interés en Estados Unidos en marzo y reafirmó sus planes de poner fin a sus compras de bonos el mismo mes antes de iniciar una reducción significativa de su cartera de activos.

Las medidas combinadas completarán un giro que se aleja de la política monetaria expansiva que ha definido la era de la pandemia y se encamina hacia una lucha más urgente contra la inflación, lo que podría representar para la Argentina un fin del “viento de cola” desde el exterior.

Cuando suba la tasa el impacto será negativo: puede haber caída de commodities y un encarecimiento del crédito para el Gobierno y los privados (Christian Buteler)

“Con una inflación muy por encima del 2% y un mercado laboral fuerte, el Comité espera que pronto sea apropiado elevar el rango objetivo para la tasa de los fondos federales”, indicó el Comité Federal de Mercado Abierto del banco central de Estados Unidos, que fija el costo del dinero, en un comunicado.

La Fed también dijo que los miembros del Comité habían acordado un conjunto de principios para “reducir significativamente” el tamaño de su cartera de activos, limitando la cantidad de capital de los bonos que vencen que reinvertirá cada mes. El plan comenzaría después de la subida de las tasas de interés, señaló la Fed, sin fijar aún una fecha concreta.

Cómo impacta para la Argentina

Diego Martínez Burzaco, Head of Research en Inviu, explicó a Infobae que todo lo que se dijo hasta el momento estaba “priceado” (trasladado a precios). “La FED dio señales de que seguramente en marzo las tasas van a subir. Dio señales también de que se va a terminar la inyección de liquidez en los primeros días de marzo y que el Comité de Política Monetaria va a comenzar a discutir después del alza de tasas de interés en marzo cuándo es conveniente comenzar con el ajuste de en la hoja de balance. Esto quiere decir que va a empezar a retirar dólares del sistema financiero y creo que eso es lo que puede llegar a pegar quizás en la segunda parte del año si el retiro de dólares es mucho más rápido y violento que lo que el mercado está ‘priceando’ en este momento”, destacó el analista. Además, dijo, eso querrá decir que la inflación en los EEUU no bajó lo suficiente –las expectativas tampoco– y por lo tanto eso puede generar un parate en el flujo de capitales hacia mercados emergentes y “pegar marginalmente en la Argentina, sabiendo que se encuentra fuera del foco y del radar de los mercados globales, de los inversores globales y fuera de los mercados de crédito”.

La Fed va a empezar a retirar dólares del mercado y puede generar un parate en el flujo de capitales hacia mercados emergentes (Diego Martínez Burzaco)

“Obviamente que esto te pone algo de presión en el margen para tratar de recomponer, si se quiere, las condiciones financieras a nivel local. Y si los mercados emergentes en general, y la región en particular, están más bajo presión a partir de la segunda mitad de este año, eso puede pegar por el lado cambiario. De todas formas hay que decir que a priori, el mercado tarda en digerir unos días estos comunicados de la Fed y es demasiado prematuro. Todo lo que se anunció era lo que se preveía y estaba reflejado en los precios”, expresó Martínez Burzaco.

Para el analista financiero y de negocios Salvador Di Stefano, el comunicado no aporta “nada nuevo en la Reserva Federal, pronto terminara el tapering, no habrá muchos cambios y no hay mención de ajuste en la hoja de balance”.

El analista financiero Christian Buteler consideró que “se esperaba que la Reserva saque un comunicado de esa característica, no se esperaba que fuera a subir la tasa. Obviamente, una vez que la tasa empieza a subir, es un impacto negativo. Cuando el valor del dinero empieza a salir mas caro, se va a encarecer el acceso al crédito, -si bien el Gobierno argentino no lo tiene, las empresas privadas sí-. Podés llegar a tener una caída de commodities; generalmente un dólar más fortalecido provoca caída en commodities y eso nos pegaría de lleno. Y también algo en lo que ahí estamos un poco más exentos, que son los capitales que salen de países emergentes y que se van a mercados centrales, porque pagan mejor tasa. La verdad es que han salido tanto los capitales de la Argentina que va a ser muy marginal lo que nos pegue en eso”.

La inflación en EEUU alcanzó el 7% anual, el nivel más alto desde la década de 1980

“Ese nuevo escenario es el fin del ‘viento de cola’ y un comienzo de ‘viento de frente’, que no va a ser como en otras épocas porque la realidad que Argentina está un poco afuera del mundo, pero para salir de la posición en que está Argentina sería mucho más conveniente un contexto internacional como el que veníamos transitando hasta ahora y no que cambie justo en este momento. La verdad que hemos perdido demasiado tiempo y no podemos pretender que el mundo se mueva bajo nuestras necesidades”, acotó Buteler a Infobae.

Los argumentos de la Reserva Federal

La Fed citó las "sólidas" ganancias de empleo recientes, incluso cuando el brote de la variante ómicron del coronavirus llevó el número de casos diarios a niveles récord, y dijo que seguía esperando que las mejoras en las cadenas de suministro mundiales moderaran la inflación.

En las semanas transcurridas desde la reunión de política monetaria de la Fed del 14 y 15 de diciembre han surgido otros riesgos, como el temor de los países occidentales a una posible invasión rusa de Ucrania y la venta de acciones por parte de los inversores.

SEGUIR LEYENDO: