Nuevos fondos estructurados de la Bolsa porteña: cuáles son los más atractivos para 2022

En la última semana arrancaron las operaciones con Cedear de ETF. Permiten invertir en índices internacionales con pesos. Son furor en el mundo porque ofrecen interesantes perspectivas. Los riesgos

A través de Cedear de ETF se puede invertir en los tres principales índices de Wall Street con pesos y desde la Argentina (EFE)
A través de Cedear de ETF se puede invertir en los tres principales índices de Wall Street con pesos y desde la Argentina (EFE)

Las alternativas de inversión en la Bolsa porteña experimentaron una pequeña revolución en la tercera semana de enero, cuando se habilitó la posibilidad de invertir en fondos estructurados de distintas partes del mundo. De inmediato, los inversores locales se volcaron masivamente a colocar sus pesos en fondos que siguen el desempeño del S&P 500, el Dow Jones o el Nasdaq, los tres principales de Wall Street, además de otras opciones como fondos que apuestan por empresas tecnológicas, brasileñas o de países emergentes.

Los fondos estructurados (ETF, por sus siglas en inglés) son el instrumento que tomó por asalto al mercado global después de la crisis bursátil de 2008. Se trata de papeles que tienen su propia cotización en Bolsa, como una acción, pero que representan a múltiples activos. Por ejemplo, hay algunos que siguen a los principales índices de Wall Street, sectores específicos de la economía o a regiones, como el de mercados emergentes.

Se trata de papeles que tienen su propia cotización en Bolsa, como una acción, pero que representan a múltiples activos

Permiten de esa manera diversificar en numerosos activos con montos de inversión pequeños. Y, desde que se habilitó la operatoria de Cedear (Certificados de Depósito Argentinos) en la Bolsa porteña se puede apostar por ellos con pesos, sin montos mínimos.

Como los Cedear están respaldados por los ETF de su mercado de origen, donde cotizan en dólares, el precio en pesos del activo se ajusta a un tipo de cambio similar al contado con liquidación. Así que, si bien por un lado permiten una inversión de riesgo en acciones de Estados Unidos y otros mercados, por el otro también suponen una cierta cobertura cambiaria ante eventuales disparadas del dólar contado con liquidación.

¿Cuánto rindieron esos fondos den 2021, antes de que se habilitara su operación a nivel local, y qué tan atractivos son a ojos de los especialistas para lo que viene este año?

El 2021 fue un gran año para los mercados centrales dada la fuerte recuperación económica que siguió al coronacrash de 2020 y el impulso de las políticas monetarias expansivas que llevaron adelante la Reserva Federal de los Estados Unidos y otros bancos centrales. Así, el buen año para las acciones se tradujo en un buen año para los principales índices norteamericanos.

El índice S&P 500, que ahora tiene representación en la Bolsa porteña a través del Cedear SPY ganó 27% entre el 31 de diciembre de 2020 y el cierre del año pasado. Son ganancias en dólares que, en base a los movimientos del contado con liquidación, se traducen en avances aún mayores en pesos. El tecnológico Nasdaq, representado a partir de ahora con el Cedear QQQ, hizo una ganancia del 26,1% en el mismo período y el tradicional Dow Jones Industrial, DIA en la Bolsa porteña, 18,8 por ciento.

“Los Cedear de ETF son una buena noticia, pero hay que ser cauteloso y selectivo” (Colasurdo)

Distinta fue la suerte del notorio MSCI Emerging Markets, el índice de Mercados Emergentes del que quedó excluida la Argentina, que retrocedió 5,5% en el período. Perdedores, también, fueron el ETF de Empress Brasileñas EZW que bajó 24,3% y el de Innovación Tecnológica ARKK, que cayó 24 por ciento.

El más ganador de los 9 que empezaron a operarse en la Bolsa porteña este año fue el ETF Energético XLE con un 46,4% de avance. Le siguió el financiero XLF con un 32,46% en dólares.

Pero los rendimientos pasados no garantizan resultados futuros. De hecho, en lo que va del año Wall Street parece empezar a pegar la vuelta en la medida en que la Reserva Federal promete retirar el estímulo monetario y el mundo se ilusiona con la posibilidad de dejar atrás la pandemia. Entonces los ganadores del pasado pueden ser los perdedores del futuro.

Lo mejor del año pasado estuvo relacionado con Wall Street y la economía americana. Mientras que todo lo relacionado con mercados emergentes y Brasil estuvo más ofrecido, mientras que el ARKK son empresas tecnológicas que ya no tienen tanta demanda. Mi sensación es que a nivel general puede haber una rotación de portafolios, los mercados pueden ir a buscar invertir en plazas emergentes si se aplaca la inflación en Estados Unidos. Es una estrategia de riesgo pensando en valuaciones interesantes”, dijo Diego Martínez Burzaco de Inviu.

“Ahora, a la hora de pensar una inversión pasiva más de largo plazo, no sólo este año, los ETF son la mejor forma de apostar por índices como el S&P 500″, agregó. “Y para un perfil moderado, el XLF y el XLE de energía es lo más atractivo”, concluyó.

Wall Street y los activos de riesgo en general no tuvieron un buen comienzo de 2022. Pero más allá de los movimientos puntuales, la expectativa generalizada es que los sectores que más se beneficiaron durante la pandemia pierdan protagonismo.

Si uno mira los últimos 5 años el S&P 500 viene rindiendo 17% por año, cada año. Son índices interesantes para mirar a largo plazo, pero el tema es cuál es el momento de compra (Bano)

“Se destaca el sector energía, el XLE, que es el que gana en un año que no trae grandes ganancias hasta ahora. Existen previsiones de que el barril de petróleo vuelva a los USD 100 que fundamenta eso”, dijo José Bano de IOL.

“Entre los ETF que siguen a índices está pasando lo contrario a lo que pasó en 2021, en el que el QQQ tecnológico empujaba de lo lindo y el DIA industrial se quedaba un poco atrás. Hoy por hoy yo no tomaría posiciones de corto plazo en el QQQ o en el ARKK. Son inversiones que me encantan pero no ya mismo, no parece el momento de entrada. Hay que esperar a que marquen piso”, agregó el analista.

“Hay que pensar que si uno mira los últimos 5 años el S&P 500 viene rindiendo 17% por año, cada año. Son índices interesantes para mirar a largo plazo, pero el tema es cuál es el momento de compra”, destacó Bano.

"La recomendación es evitar a las tecnológicas que durante largos meses dominaron las subas de los mercados y hoy están en medio de una importante corrección" (Reuters)
"La recomendación es evitar a las tecnológicas que durante largos meses dominaron las subas de los mercados y hoy están en medio de una importante corrección" (Reuters)

Por lo pronto, la recomendación es evitar a las tecnológicas que durante largos meses dominaron las subas de los mercados y hoy están en medio de una importante corrección es generalizada.

“Con una inflación del 7% anual, en EEUU ya dejan de considerarla transitoria y van a tomar cartas en el asunto. Y lo tienen que hacer con precisión quirúrgica. Uno de los elementos son las subas de tasas de interés que están en 0% y se esperan 3 subas en 2022, la primera en marzo. Y se sabe que si sube la tasa del activo más seguro del mundo, golpea a los de riesgo como lo son las acciones”, dijo Giselle Colasurdo, creadora del canal de Youtube “Aprendé a Invertir”.

“Entonces los Cedear de ETF son una buena noticia, pero hay que ser cauteloso y selectivo. El sector tecnología suele ser el más golpeado por subas de tass, por eso lo evitaría e iría por finanzas y energía. O sea evitaría QQQ y ARKK e iría por los XLE y XLF”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO: