El entramado de pesos, dólares y bonos hace que el mismo dinero cambie de manos todo el tiempo y logre ganancias importantes

Las constantes regulaciones hacen que los operadores del mercado modifiquen sus movimientos en forma constante. Las manos chicas, particularmente, son las más beneficiadas. Y las grandes acuden a las maniobras de utilizar varias cuentas chicas

(Foto: Franco Fafasuli)
(Foto: Franco Fafasuli)

El resultado importante en el mercado es la reducción de negocios y la menor intervención del Banco Central en el mercado de dólares financieros, donde solo se permiten comprar USD 50.000 nominales que equivalen a USD 15.000 en efectivo. Pero en este mercado hay vulnerabilidades y se hacen toda clase de enjuagues, porque en la plaza de los operadores de montos chicos, el Banco Central vende alrededor de 2,5 millones diarios contra más de USD 20 millones que vendía antes de las regulaciones del fin de semana.

El problema es que hay 20 dólares distintos y el que se toma de referencia es el que menos se negocia: el “blue” que ayer subió otro peso a $ 178, lejos del récord de $ 195 pero a este paso no está lejos de alcanzarlo porque la succión de pesos que hace el Banco Central es insuficiente y no puede absorber toda la emisión para financiar al Tesoro.

En la plaza de contado con liquidación, donde el límite es USD 15.000 semanales de saldo a favor por cliente, el cierre fue similar al del día anterior, pero con una intervención del Banco Central de USD 2,5 millones. Cuando la operación se hizo con ADR’s -certificados de tenencias de acciones que cotizan en la Bolsa de Nueva York- el precio subió a $173 porque las comisiones para operar con este instrumento son considerablemente más caras que hacerlo con bonos. En la plaza donde los negocios fueron bilaterales, si bien no hay certeza porque las operaciones no se publican en pantalla, se pagaron $172 promedio, el mismo valor del día anterior. Acá los clientes de los agentes de Bolsa son los fondos de inversión, empresas e inversores institucionales. También se negocian con bonos corporativos (Obligaciones Negociables) aunque es un mercado más reducido. Las Ledes (letras de Descuento en pesos del Tesoro) también son otro instrumento utilizado para operar dólar MEP y contado con liquidación y el precio hay que estimarlo en $172.

Si hay que definir los valores que refleja el mercado más libre de los dólares financieros hay que hablar de un dólar MEP a $168 y un contado con liquidación de $172 con una brecha lógica de $4. En el mercado oficial, la distorsión es tan grande que la diferencia de precio entre el MEP y el contado con liquidación es de $ 1, un costo irrisorio para hacer dólar cable y colocar la plata en el exterior. Esta es otra de las ventajas de los que negocian USD 15.000 semanales que, además, pueden cambiar una parte de sus tenencias en el “blue” con ganancias de $ 10 por dólar o sea de $150.000 mensuales, tomando los recaudos para no despertar sospechas en la Comisión de Valores y la AFIP y tratar de devolver esos pesos a los bancos para volver a hacer las operaciones con el agente de Bolsa a la semana siguiente. Si todo sale bien, la ganancia será de $ 600.000 mensuales haciendo esta operación que se llama “puré”. Pero en el mercado hay gente que abre varias cuentas para hacer estas operaciones de manera más sofisticada, jugando con plazos largos con la suba del AL30 y combinando con otros bonos. Hay todo un engranaje que permite formidables ganancias especulativas por la diferencia de precios en los distintos mercados.

Es cierto que en pocos días estos precios se pueden nivelar por la afluencia de clientes, pero todos juegan mientras el lobo no está.

En tanto, en la plaza mayorista, el dólar quedó sin cambios porque el día anterior había aumentado 6 centavos, y cerró en $ 96,19. Con operaciones por algo más de USD 300 millones, el Central compró USD 100 millones de los que llegaron apenas USD 22 millones a las reservas que subieron a 42.991 millones porque tuvo que pagar un remanente de cupones de vencimientos de la deuda que salió del default a tenedores locales.

Los bonos de la deuda con ley extranjera tuvieron un leve retroceso en el exterior y el riesgo país aumentó 11 unidades a 1.592 puntos básicos.

La Bolsa, tuvo otra rueda negativa. El lado positivo es que la baja se logró con un muy reducido monto de negocios que le quitó sustentabilidad al movimiento. Las operaciones sumaron $ 622 millones la mitad de una rueda normal. El S&P Merval, el índice de las líderes, cedió 0,74% y se mantuvo establemente bajo toda la rueda.

Las mayores bajas correspondieron a Comercial del Plata (-3,52%), BBVA (-2,91%) y Banco Macro (-2,47%). Entre los ganadores estuvieron Loma Negra (+3%), Cablevisión (+1,01%) y Telecom Argentina (+0,60%).

Los ADR’s negociaron $ 2.842 millones. Los certificados argentinos que cotizan en Wall Street o el Nasdaq, tuvieron otra rueda negativa. Los más afectados fueron: YPF (-3,6%), Banco Macro y Tenaris con 2,7% cada uno.

Hoy seguirá el entramado de bonos, pesos y dólares para hacer importantes diferencias en el día con el tejido de Penélope, la esposa de Ulises que destejía lo que tejía en el día, en que se ha transformado el mercado, donde el mismo dinero da varias vueltas por semana y se obtienen ganancias importantes y cortas. Las manos chicas, particularmente, son las más beneficiadas. Y las grandes acuden a las maniobras de utilizar varias cuentas chicas. Se parece a los meses donde se compraban los cupos de USD 200 mensuales.

SEGUIR LEYENDO

Información provista porInvertir Online