El Banco Central suma reservas pero cada vez le cuesta más controlar la cotización de los dólares alternativos

A pesar del esfuerzo que hizo la autoridad monetaria en la venta de bonos en moneda extranjera, el contado con liquidación y el dólar MEP subieron y ese fue el dato preocupante que dejó el primer día de marzo

(Foto: Franco Fafasuli)
(Foto: Franco Fafasuli)

Cada vez le cuesta más al Banco Central controlar a los dólares alternativos, una tarea que hasta hace unos pocos días no era ardua, incluso no tuvo necesidad de intervenir en el mercado durante algún tiempo. Esa alegría le duró 8 ruedas y se interrumpió el miércoles pasado cuando comenzó con intervenciones light. El viernes, en la última hora de la rueda, actuó con una enorme desprolijidad al malvender bonos AL30 emitidos en dólares pero que los entregó en pesos. Todo ello, para impedir que estos dólares sigan en alza.

Pero el lunes, primer día del mes, la tarea fue a destajo porque el contado con liquidación abrió 2% arriba y el dólar MEP, un poco más abajo. Intentó sofocar el alza, pero no pudo, porque el mercado le compró todos los bonos que ofrecía en pesos porque la brecha con el GD30, el título de los operadores, hacía posible fuertes negocios de arbitrajes. A pesar de la limitación que impone el cepo de que cada comprador no puede tener un saldo a favor de USD 100.000 nominales por semana, que equivalen a USD 37.000 en billetes, la intervención del Central fue de USD 19 millones nominales en dólares a menor precio.

A pesar del esfuerzo, y este es el dato preocupante que dejó el primer día de marzo, los dólares alternativos en el mercado oficial subieron. El MEP con negocios por USD por USD 33,1 millones, aumentó $ 1.88 (+1,3%) a $ 143,80. En el mercado que opera fuera del cepo y utiliza los bonos GD30, el dólar MEP cerró a $ 144,21, que es un avance de casi $ 3 sobre la rueda anterior.

El contado con liquidación con operaciones por USD 89,4 millones, cerró en la plaza oficial con un alza de $1 a $146,31, mientras en la plaza libre se ubicó en $147,40, un valor 70 centavos más elevado que en la rueda anterior pero encima de los $147 en que lo quiere mantener el Central. Estos dólares están próximos perforar el techo de $150 porque hay una demanda auténtica que ya no quiere pesos y le está poniendo fin al carry trade. Para muchos ya no es tan seguro ganar con las tasas en pesos porque, supuestamente, dan más ganancia que la suba del dólar en el mes. En las últimas 4 ruedas, los dólares alternativos subieron casi lo mismo que un plazo fijo en un mes y ya hay vacilaciones en los ahorristas.

En la plaza mayorista, al Banco Central le fue mejor. La oferta de los exportadores de granos elevó los negocios a USD 305 millones y pudo comprar USD 140 millones que hicieron incrementar las reservas en USD 100 millones a USD 39.619 millones. El dólar mayorista se ajustó 26 centavos a $ 90,09 porque se sumó el ajuste del feriado del sábado y domingo. En otras palabras, esto equivale a una devaluación de 9 centavos diarios que muestra que el ritmo se sigue desacelerando. La apuesta al anclaje del dólar es grande porque creen que es la última barrera contra la inflación. El Central no imaginó que en marzo le iba a costar tanto mantener esta meta.

El “blue” o dólar libre siguió sobre ofertado y se mantuvo en $ 147.

Los bonos de la deuda prolongaron su baja y el riesgo país está en 1.515 puntos básicos. El discurso del presidente Alberto Fernández no motivó al mercado. Por el contrario, la reacción del dólar y la suba del riesgo país deberán ser analizados por el equipo económico para ver cuánto ayuda la política a la meta de controlar los precios y el valor de los activos argentinos.

Los depósitos ajustables por UVA, subieron $ 100 millones el miércoles pasado, lo que significa que las apuestas a la inflación siguen firmes. Pero habrá que ver si a partir del viernes pasado, esta tendencia se mantiene. No hay que olvidar que las estadísticas de estos movimientos el Banco Central las da con cierto retraso.

En tanto, el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, respondió con una suba de 1,16% pero todavía sigue por debajo del piso de los 50.000 puntos. Los papeles más destacados fueron los de los bancos que están en niveles de atraso considerables. Banco Macro (+5,11%), Supervielle (+3.52%) y Edenor (+2,59%) fueron lo más sobresaliente de una rueda donde los negocios alcanzaron a $ 867 millones, un monto moderado.

En los ADR’s -certificados de tenencia de acciones que cotizan en Wall Street y se pueden comprar en pesos en el mercado local donde cotizan al valor del dólar contado con liquidación- los negocios siguen en volúmenes modestos. Se operaron $ 1.490 millones.

Entre los ADR’s argentinos los mejor pasó por Despegar (+8,76%), seguido de Globant (+8,10%) y Ternium (+5,73%).

Para hoy se esperan más tensiones en el mercado cambiario y esto podría afectar al crecimiento de los depósitos en pesos. Si disminuyeran estas colocaciones, el dólar soportaría más demanda. El Banco Central intenta controlar este movimiento, pero cada vez aparecen más compradores de dólares alternativos.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS
Información provista porInvertir Online