Para el representante argentino ante el FMI, no es una prioridad que el acuerdo con el organismo se cierre en mayo

Según Sergio Chodos, si no se cumple el plazo anunciado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, para lograr un nuevo programa con el Fondo Monetario, “no es una fatalidad, en ningún sentido”

El representante argentino ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), Sergio Chodos, aseguró que “no es una prioridad” cerrar un acuerdo por la deuda con el organismo antes de mayo, tal como anunció el ministro de Economía, Martín Guzmán. Destacó que, más allá de los plazos, lo relevante es el problema que enfrenta el país, al que calificó como “cuatro veces más grande” de lo ocurrido en 2001 y atribuyó al endeudamiento tomado en la gestión Cambiemos.

No me parece que si no se cumple estrictamente lo de mayo sea una fatalidad. En ningún sentido. Hay que negociar teniendo mucha conciencia del tamaño que tiene el problema que venimos acarreando”, dijo Chodos al hacer referencia a la meta expresada por el ministro de Economía Martín Guzmán, en una entrevista publicada este martes por el portal Eldiarioar.

Para el representante en el FMI, en la negociación hay que “entender bien el diagnóstico del desastre que implicó para la Argentina y que va a implicar por muchas generaciones el programa del 2018”, y a partir de ahí “hay que corregir y defender el interés de los argentinos. Lo demás es accesorio”, al afirmar que “no es una prioridad” en ese contexto cerrar antes de mayo el acuerdo.

No me parece que si no se cumple estrictamente lo de mayo sea una fatalidad. En ningún sentido. Hay que negociar teniendo mucha conciencia del tamaño que tiene el problema que venimos acarreando (Sergio Chodos)

Chodos también relativizó la urgencia de conseguir nuevos fondos del organismo al asegurar que “no es el centro de la discusión”, pero aseveró que si eso ocurriera “no van a ser utilizados para fugar, o para sostener y sustentar el tipo de cambio, etcétera. Hay controles de capitales y los habrá. No va a ocurrir lo que ocurrió con el programa del 2018”.

También resaltó la importancia de mantener el sendero fiscal en una convergencia porque “tiene que ver con lo que es sustentable para la Argentina en sí misma”.

No es lo mismo tener un sendero de convergencia que tener un sendero de ajuste. Ya sabemos qué pasa en la Argentina cuando hay un sendero de ajuste. Pensemos que el programa del 2018 cumplió todas las metas fiscales. O que el programa en 2018 fue de una contracción monetaria récord que, a la vez, tuvo una inflación récord. Entonces, ¿vamos a tratar con la misma receta a ver si sale distinto? Obviamente no. Eso no va a pasar”, garantizó.

Hay controles de capitales y los habrá. No va a ocurrir lo que ocurrió con el programa del 2018

Sobre la magnitud del problema argentino con el organismo, Chodos reseñó que “el programa del 2001, el que acompañó al blindaje, que fue el fin de la convertibilidad y que colapsa en el 2001-2002, fue de entre USD 10.000 millones y USD 15.000 millones”.

“El de ahora es de USD 55.000 millones, de los cuales se otorgaron USD 45.000 millones. O sea, estamos en un programa que es entre tres y cuatro veces mayor a lo que fue el peor programa de la historia del Fondo. Entender eso nos ayuda a comprender un problema entre tres y cuatro veces más grande”, planteó.

En ese mismo sentido, mencionó que si se sumara el financiamiento de emergencia por la pandemia global desplegado por el FMI en 2020, “todo eso agregado, es la mitad, un poquito menos de la mitad, del programa de Argentina, y es una magnitud del problema que hay que resolver”.

Seguí leyendo:




Últimas Noticias

MAS NOTICIAS