El Gobierno argentino corrió la fecha de cierre del canje hasta el 12 de junio. (Reuters)
El Gobierno argentino corrió la fecha de cierre del canje hasta el 12 de junio. (Reuters)

Después que el Gobierno argentino extendió por otros diez días el plazo límite para renegociar el canje de deuda soberana, con la intención de sumar adhesiones, subieron con fuerza los títulos públicos emitidos con ley de Nueva York, mientras que las acciones argentinas remontaron hasta 15% en Wall Street, encabezadas por los títulos de los bancos y de Corporación América (+14,7%).

Las acciones continuaron descontando parte de las pérdidas asumidas en 2020, con la ayuda del tono positivo en Wall Street, mientras que los títulos públicos empiezan a encontrar cierta resistencia para mantenerse en la carrera alcista, a la espera de novedades concretas sobre la reestructuración.

Los bonos argentinos en dólares operaron con números mixtos este martes, aunque las emisiones con legislación de Nueva York mantuvieron una mejora promedio de 4 por ciento. El Global 2027 (A2E7D) escaló un 8 por ciento.

El riesgo país de Argentina, medido por la banca JP Morgan, retrocedió 31 unidades a las 17 horas, para quedar levemente de los 2.600 puntos básicos.

Mucho más positivo lució el panorama para las acciones, cuya recuperación venía a la zaga de la renta fija. Los ADR de compañías argentinas que se negocian en Wall Street promediaron una ganancia de 6% en dólares, con alza de dos dígitos Corporación América y en los bancos Galicia, Macro, Francés y Supervielle.

Los papeles bancarios rebotaron con fuerza porque estuvieron sujetos a un fuerte ajuste de precios la semana pasada, debido a que el MSCI (Morgan Stanley Capital Investment) quitó a los títulos de Galicia y Macro del Índice de Mercado Emergente. Técnicamente, al quedar deslistados, los fondos de inversión internacionales están obligados a desprenderse de la acción y ese movimiento dejó a estos títulos en precios de compra.

Gustavo Ber, economista del Estudio Ber, destacó “la importante reacción que ensayan los ADR de bancos y energéticas tras la liquidación que activó la exclusión de algunos papeles del MSCI, aunque atento a las decisiones sobre recategorización” a un eventual estatus de mercado de frontera.

El panel líder S&P Merval de ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos) ganó un 5,1% en pesos, a 42.037 puntos.

El Gobierno informó el lunes que trabaja en las “enmiendas finales” sobre la oferta que hizo a sus acreedores para el canje de USD 65.000 millones en deuda pública y extendió al 12 de junio el plazo que vencía el martes para negociar.

Aunque la negociación -que comenzó hace meses- mostró avances en las últimas semanas, el país no pudo evitar caer en un default hace 10 días, lo que podría agravar aun más la crisis económica que arrastra hace dos años, agudizada ahora por la pandemia del coronavirus.

En un comunicado, el ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que el país trabaja en las “enmiendas finales” a la propuesta argentina, aunque aclaró que “el margen que queda para enmendar la oferta es escaso”.

El ministro Guzmán reconoció que “el margen que queda para enmendar la oferta es escaso”

Guzmán dijo que una vez realizada la enmienda el plazo para negociar el canje de la deuda emitida bajo legislación extranjera podría volver a extenderse y aseguró que tras realizarse la enmienda de la oferta “se planteará una reestructuración de la deuda en dólares bajo ley local en términos equitativos”.

La noche del lunes, el grupo “Ad Hoc” de acreedores dijo que “es tarea del Gobierno” superar las diferencias entre las dos partes para lograr un acuerdo.

Más temprano, el Fondo Monetario Internacional (FMI) había respaldado a la Argentina al afirmar que la propuesta revisada que presentó el país a sus acreedores la semana pasada es “consistente” con el objetivo de que su deuda sea sostenible.

El organismo, con el que el Gobierno de Alberto Fernández también renegocia un acuerdo firmado en 2018 por unos USD 56.000 millones, de los que se desembolsaron unos USD 44.000 millones, agregó que el Gobierno cuenta con un “limitado margen para incrementar los pagos a los acreedores privados y al mismo tiempo cumplir con los umbrales de deuda y servicio de la deuda estimados por el personal técnico del FMI”.

El Ministerio de Economía ya había presentado cambios en algunos de los bonos ofrecidos a sus acreedores. La propuesta mejoraba los pagos de cupones en algunos títulos y adelantaba en un año -respecto de la oferta original- los vencimientos de varios bonos, que en muchos casos empezarían en 2022.

En respuesta, el grupo de acreedores Ad Hoc, que incluye a BlackRock, AllianceBernstein y Ashmore, entre otros, informó que había presentado una nueva oferta que le daría al Estado más de USD 36.000 millones de alivio de flujo de efectivo en un período de nueve años.

Seguí leyendo: