FILE PHOTO: Traders work on the floor of the New York Stock Exchange (NYSE) in New York, U.S., March 20, 2020. REUTERS/Lucas Jackson/File Photo
FILE PHOTO: Traders work on the floor of the New York Stock Exchange (NYSE) in New York, U.S., March 20, 2020. REUTERS/Lucas Jackson/File Photo

En un clima de cautela inversora, los bonos soberanos argentinos con legislación extranjera subieron un 1% en promedio, con el empuje positivo de más de 7% que exhibieron los principales índices bursátiles de Wall Street este lunes. En contraste, aquellos bajo legislación argentina, alcanzados por el reperfilamiento, se desplomaron 9% en promedio.

Así, el Riesgo País de Argentina, en cuya composición inciden más los papeles protegidos por la legislación extranjera, restó unos 65 enteros, a 3.617 puntos básicos, a las 17 horas, cuando concluyen los negocios bursátiles en Buenos Aires y Nueva York.

El precio sostenido para aquellos títulos con ley de Nueva York " indica que el mercado no ve el reperfilamiento de la deuda local como una amenaza a la restructuración de la deuda ley extranjera. Se mueven por carriles separados. Siempre se dijo que primero había que arreglar deuda externa”, subrayó Miguel Kiguel, director de la consultora Econviews.

Sin embargo, la deuda en dólares con ley Argentina recibió el golpe del reperfilamiento, con una baja que alcanzó hasta el 13%, como en el caso del Bonar 2037 (AA37).

Fuente: Rava Online. Precios en dólares.
Fuente: Rava Online. Precios en dólares.

Este declive selectivo en las cotizaciones de los bonos en dólares de la Argentina esmeriló el desempeño alcista de loa ADR argentinos que se negocian en Wall Street. Los títulos privados exhibían alzas generalizadas, a excepción de los bancos, con amplias tenencias de deuda soberana en cartera, con pérdidas entre el 2 y el 4 por ciento.

Fuente: Rava Online. Precios en dólres.
Fuente: Rava Online. Precios en dólres.

La decisión oficial de postergar el pago de hasta USD 10.000 millones de deuda emitida bajo ley local hasta fin de año, afecta las cotizaciones de estos títulos, con incidencia parcial en la confección de índice de riesgo que elabora JP Morgan.

Argentina se enfrenta a a una compleja inconsistencia macroeconómica, agravada por la propagación global del coronavirus, la cual “requiere de políticas de deuda como parte de un programa integral a los efectos de restaurar la sostenibilidad de la deuda pública y recuperar un sendero de crecimiento sostenible”, según los considerandos del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) publicado en la noche del domingo.

La decisión de prorrogar pagos estaba contemplada en el proceso de reestructuración de la deuda (Martín Guzmán)

“Dispónese el diferimiento de los pagos de los servicios de intereses y amortizaciones de capital de la deuda pública nacional instrumentada mediante títulos denominados en dólares estadounidenses emitidos bajo ley de la República Argentina hasta el 31 de diciembre de 2020”, dice el DNU.

“Sin dudas es un default, se toma de manera unilateral. Hoy la deuda no es prioridad para el Gobierno”, evaluó Horacio Larghi, economista de la consultora Invenomica. Añadió que “el tema es qué sucederá con los títulos bajo ley extranjera, dado que la situación es más compleja”.

“Los bonos ley Nueva York tienen cláusula de cross default. Ahora bien, esto aplica contra todos los bonos que se consideren ‘deuda externa’”, consideró Alejandro Kowalczuk, director de Asset Management.

Para los analistas del Grupo SBS, “la decisión crea espacio para que las negociaciones por la deuda externa puedan estirarse algunos meses más sin caer en un default, aunque daña a la ley local”.

El mercado no ve el reperfilamiento de la deuda local como una amenaza a la restructuración de la deuda ley extranjera (Miguel Kiguel)

La pandemia del nuevo coronavirus alteró los plazos previstos en el ‘Cronograma de acciones para la gestión del Proceso de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa’ impulsado por el Gobierno, señala el DNU.

En medio de una grave crisis económica local que ya arrastra dos años, el brote del coronavirus dificultó las conversaciones de los funcionarios de Economía para renegociar la deuda de Argentina, que al igual que el Fondo Monetario Internacional (FMI) la considera ‘insostenible’.

La semana pasada, el ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que Argentina continuará el diálogo con los tenedores de unos USD 83.000 millones en deuda a renegociar.

Pero este lunes, Guzmán expresó que “la decisión de prorrogar pagos estaba contemplada en el proceso de reestructuración de la deuda”, aunque ratificó que esos papeles tendrán trato un trato igualitario al de la deuda regida por ley extranjera

“Desde diciembre de 2019 a la fecha se han registrado consistentes avances en el proceso de gestión de la sostenibilidad de la deuda pública emitida bajo ley extranjera”, dice el decreto.

Moody’s bajó la calificación de Argentina

Ya el viernes, antes de conocerse el DNU referido a los bonos con ley local, la agencia Moody’s Investors Service había bajado la calificación de crédito de Argentina, con una perspectiva negativa, luego de que la pandemia de coronavirus trastornó las conversaciones para una reestructuración de la deuda con los acreedores y elevó la probabilidad de un “default”.

Moody’s bajó la nota de la deuda de largo plazo en moneda extranjera a CA desde CAA2 y argumentó que es “probable” que los acreedores de deuda soberana tengan “pérdidas significativas”.

El proceso de reestructuración junto con el golpe económico de la epidemia “constituye una tensión financiera que fuerza al Gobierno a reducir sus pagos de deuda en los próximos años”, indicó Moody’s.

Argentina tiene que pagar este año USD 22.000 millones por deuda en moneda extranjera de bonos, cuentas y préstamos, incluidos los del FMI.

SEGUÍ LEYENDO: