Michael Shifter, de Diálogo Interamericano: “Si los precios de las materias primas siguen muy bajos, Sudamérica va a sufrir un golpe muy fuerte”

El titular de una de las instituciones más antiguas de Washington habló con Infobae. Considera que Alberto Fernández tuvo una reacción “rápida y admirable” ante el coronavirus, pero alertó que la Argentina está frente a “una enorme crisis económica" y que la región corre el riesgo de que la emergencia erosione las instituciones democráticas

Shifter, en una visita a Infobae, en uno de sus viajes a la Argentina. Ahora hay más causas para preocuparse que para sonreir
Shifter, en una visita a Infobae, en uno de sus viajes a la Argentina. Ahora hay más causas para preocuparse que para sonreir

Egresado de Harvard y desde 1993 profesor de Asuntos Internacionales de la Universidad de Georgetown, Michael Shifter preside un centro de larga tradición, desde donde busca relaciones constructivas entre el norte y el sur de las Américas. Ante la crisis del coronavirus, dice que América Latina no debe esperar mucho de un Donald Trump, absorbido por la pandemia y su propia reelección y cuya reciente acusación a Maduro ve como una jugada para asegurar el voto de las diásporas venezolana y cubana de Florida.

- ¿Cómo resumiría la actual situación sanitaria, económica y política en EEUU ante la pandemia de coronavirus?

- EEUU se encuentra en uno de los puntos de inflexión más críticos de su historia. Hay muchas preguntas: ¿Reducirán las medidas de cierre y distanciamiento social la circulación de COVID-19 o veremos un aumento en el número de casos y muertes similar a Italia? ¿Alcanzará el más grande paquete de estímulo de la historia de EEUU a mitigar la caída de la economía, mantener el empleo, reducir el daño a empresas y bancos y sentar las bases de una recuperación? ¿O es una profunda y larga recesión –o depresión- inevitable? De hecho, los economistas tal vez estén subestimando el tamaño del shock. Esta semana 6,6 millones de personas pidieron ayuda por desempleo y la semana previa habían sido 3,3 millones. A Trump le llevó tiempo reconocer la seriedad de la crisis sanitaria. Estaba en estado de negación, luego le preocupó más la caída de la Bolsa que el aumento del número de contagios y muertes. A partir de que reconoció la realidad y afronta ruedas diarias de prensa, repuntó modestamente en las encuestas. La gente tiende a apoyar a su presidente en momentos de crisis nacional. Difícil predecir cómo afectará esto sus chances de reelección. Falta mucho para noviembre.

- ¿Cómo evalúa las medidas tomadas hasta ahora por los entes multilaterales de Washington para lidiar con el impacto de la pandemia?

- Hasta ahora las respuestas han sido débiles. Han desplegado algunos recursos, pero hace falta más liderazgo para que las medidas sean efectivas. Y además de contener la pandemia, los gobiernos deben considerar los impactos económicos. Sin un esfuerzo concertado –más grande que en la crisis de 2008/09- la economía mundial sufrirá una de las más grandes contracciones de la historia.

- ¿Cuánto espacio hay para mayor coordinación y ayuda mutua entre EEUU y los gobiernos latinoamericanos? ¿Es posible con Trump frente al desafío del virus y una elección presidencial?

- Uno esperaría que una crisis de esta magnitud impulsara más cooperación, pero parece improbable. La mayoría de los países, incluido EEUU, se han volcado hacia adentro y luchan por contener las consecuencias sanitarias y económicas. El liderazgo regional es débil. América Latina no debe esperar que EEUU sea de gran ayuda en los próximos meses, con Trump consumido por la crisis y su reelección.

<b>Uno esperaría que una crisis de esta magnitud impulsara más cooperación, pero la mayoría de los países se han volcado hacia adentro y luchan por contener las consecuencias sanitarias y económicas. América Latina no debe esperar que EEUU sea de gran ayuda en los próximos meses</b>

- ¿Qué tipo de iniciativas están proponiendo o trabajando desde el Diálogo Interamericano?

- El Diálogo ha enfocado su atención y análisis al coronavirus en América Latina y el Caribe. Tenemos una web dedicada al asunto y esperamos que sea un recurso valioso. Lanzamos una serie de conferencias online para analizar las consecuencias sociales y económicas de la crisis, las posibilidades de cooperación entre EEUU y América Latina y el efecto de la caída del petróleo sobre el sector energético. Planeamos más videosesiones sobre el efecto de la crisis en el flujo de remesas, las implicancias para Venezuela, el impacto de los cambios de la economía china sobre América Latina. Y prestamos mucha atención al efecto de la pandemia sobre el Estado de Derecho y las instituciones democráticas. Las medidas de emergencia son necesarias, pero no deben servir de pretexto para violar Derechos Humanos y erosionar las salvaguardas democráticas. Trabajamos activamente con nuestra red para echar luz sobre el efecto de esta crisis en algunos temas y países en particular y la región en general. Pese a la crisis y el distanciamiento social, necesitamos robustecer el diálogo hemisférico.

Según Shifter, los presidentes de México y Brasil, López Obrador y Bolsonaro, tuvieron conductas irresponsables ante el coronavirus, pero lo de Ortega en Nicaragua fue "casi criminal"
Según Shifter, los presidentes de México y Brasil, López Obrador y Bolsonaro, tuvieron conductas irresponsables ante el coronavirus, pero lo de Ortega en Nicaragua fue "casi criminal"

Crisis y tentación autoritaria

- ¿Han notado gobiernos que hayan caído en tentaciones autoritarias o a los que haya que prestar particular atención?

- COVID-19 supone enormes riesgos para la democracia y la regla de la ley, que en América Latina ya se habían estado debilitando antes de la crisis sanitaria. Como dije, las medidas de emergencia se justifican, pero el peligro es que algunos líderes, en particular aquellos de tendencia autoritaria, aprovechen la pandemia para violar derechos humanos y reforzar su poder. Hay amplias razones para preocuparse. Pero a pesar de las irresponsables políticas de Bolsonaro en Brasil y López Obrador en México, con desinformación sobre el virus, hasta ahora es difícil señalar algún caso egregio al respecto. Pero esta crisis no terminará pronto y hay que estar alertas. Lo de Daniel Ortega (presidente de Nicaragua) violando abiertamente las medidas de prevención de la COVID-19 y convocando a la movilización callejera de sus seguidores ha sido casi criminal.

- Según la Cepal, las economías latinoamericanas se estancaron en los últimos siete años y afrontan un escenario mucho más difícil que en el período 2002-2013 en que, con excepción de fines de 2008 y parte de 2009, tuvieron un contexto mundial muy favorable. ¿Qué países pueden sobrellevar mejor esta nueva situación?

- En este oscuro escenario a muy pocos les va bien. Chile, que se había adelantado a la mayoría de los demás países, chocó con una serie de protestas inesperadas, masivas, continuas y violentas. Incluso antes del shock del coronavirus, la mayoría de los países a los que les estaba yendo razonablemente vieron debilitarse sus economías. Con la pandemia, la mayoría entrará en recesión. Si el precio de las materias primas sigue en los actuales niveles, Sudamérica va a sufrir un fuerte golpe.

<b>Antes del shock del coronavirus, la mayoría de los países a los que les estaba yendo razonablemente vieron debilitarse sus economías. Con la pandemia, la mayoría entrará en recesión</b>

- ¿Cuál es su opinión sobre el gobierno de Alberto Fernández en temas como el manejo de la pandemia, su enfoque de la cuestión política y humanitaria en Venezuela, la relación con EEUU y la negociación de su deuda?

- Todavía es muy temprano para responder con seguridad esas preguntas. En casi todos los casos, el presidente Fernández parece buscar un enfoque pragmático, teniendo en cuenta lo que es políticamente posible, lo que hay que hacer para reconstruir la economía y mantener una buena relación con EEUU. Sobre el virus tuvo una reacción rápida y admirable, basada en la evidencia científica, y los argentinos aplauden su desempeño. Pero mientras combate la pandemia, el Gobierno tiene que presentar un plan económico concreto y coherente y convencer de que será capaz de cumplirlo, o le será muy difícil evitar el default.

La pandemia le puede dar cierta cobertura política para hacer algunos ajustes que serían contrarios a sus promesas de campaña. Sobre Venezuela, él ha sido crítico de Nicolás Maduro, pero sin aceptar los enfoques más duros de la mayoría del Grupo de Lima, que lideran presidentes más conservadores. Alberto Fernández podría estar bien posicionado para influir sobre el régimen venezolano e incidir en las condiciones que eventualmente lleven a una transición democrática.

Según Shifter, la posición de Alberto Fernández sobre el régimen de Maduro podría posicionarlo para incidir en las condiciones que eventualmente lleven a una transición democrática en Venezuela
Según Shifter, la posición de Alberto Fernández sobre el régimen de Maduro podría posicionarlo para incidir en las condiciones que eventualmente lleven a una transición democrática en Venezuela

Jugada electoral

- EEUU acusó a Nicolás Maduro y algunos de sus funcionarios de estar involucrados en el narcotráfico y ofreció recompensas por información que lleve a sus capturas. Y Trump ordenó el despliegue del Comando Sur en el Caribe, cerca de Venezuela. Algunos relacionan esa decisión con sus pobres resultados ante el coronavirus. ¿Cómo puede eso influir en las relaciones hemisféricas?

- Aunque la mayoría de los comentaristas coincide en que manejó muy mal la crisis del coronavirus, Trump ahora logró un pequeño repunte en su imagen. Las acusaciones buscan aumentar la presión sobre Maduro pero también consolidar el apoyo de las diásporas venezolana y cubana en Florida, un estado clave en las próximas elecciones. El despliegue militar en el Caribe en nombre del combate al narcotráfico es un craso intento para demostrar que Trump es “duro” con las drogas, tema importante de la agenda doméstica. Pero esa distracción no funcionará. Todos en EEUU están enfocados en la crisis del coronavirus y las aterradoras cifras de muertes que se proyectan, incluso en el mejor escenario.

- ¿Cómo describiría la visión de Washington sobre el Gobierno argentino? ¿Le ven chances de restructurar exitosamente la deuda, volver a crecer y hallar una nueva inserción en las cuestiones interamericanas?

- Washington está totalmente enfocada en la situación sanitaria y el esfuerzo para mitigar el perjuicio a la economía. Hasta ahora, Donald Trump parece haberle dado a Alberto Fernández el beneficio de la duda, lo cual es alentador. Pero en un ambiente tan volátil es muy difícil predecir lo que pasará. La Argentina está frente a una enorme crisis económica.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS
Información provista porInvertir Online