Parques industriales, un sector que mantiene las perspectivas de crecimiento pero espera el repunte económico

En la Argentina, hay más de 400 complejos que en su mayoría, agrupan a las Pymes. Sólo en la provincia bonaerense, unas 150.000 personas trabajan en las empresas radicadas en estos inmuebles

Foto aérea del Parque Industrial de Chivilcoy
Foto aérea del Parque Industrial de Chivilcoy

Si bien la coyuntura económica afectó a muchos ejes productivos de nuestro país, los parques industriales siguen activos y mantienen dinamismo a la espera de que repunte. En la actualidad, hay más de 400 complejos distribuidos en la Argentina, de los cuales, el 20 por ciento son emprendimientos privados o mixtos, y, el resto, son promovidos por los gobiernos provinciales o municipales.

Allí operan empresas de diferentes rubros, en su mayoría Pymes, que se vieron afectadas por los vaivenes coyunturales. En muchos casos, debieron cerrar sus puertas por la poca producción y la disminución de la comercialización de lo elaborado, en otros se vieron afectadas por los problemas derivados de lo impositivo y también jugaron en contra las devaluaciones, el tipo de cambio volátil y la financiación con tasas altas.

Pero también, están los ejemplos de los que lograron mantenerse y crecer; fábricas que siguen produciendo en buen volumen. Desde el sector, coinciden en que se puede seguir creciendo y que más compañías pueden mudarse a estos complejos en donde obtienen beneficios fiscales, pagan por el mantenimiento de áreas comunes y se generan sinergias, entre otros beneficios.

<b>Entre la Capital y el Gran Buenos Aires, hay más de 20.000 Pymes en condiciones de ser relocalizadas. En tal sentido, sería ideal, establecer políticas de incentivo tanto para la mudanza como para el lanzamiento de nuevos agrupamientos en la provincia (Parlascino)</b>

Al respecto, Jorge Daniel Ballerini, el presidente de la Asociación de Propietarios del Parque Industrial Chivilcoy y vicepresidente de la Federación Argentina de Parques Industriales (FAPI), dio su panorama sobre el sector. “Es un sector poco desarrollado a nivel local. Muchas industrias se encuentran fuera de los parques, con los inconvenientes que trae esto a los vecinos y por la imposibilidad de crecimiento. Lo mejor, es que las empresas puedan crecer en un parque, más allá de las ventajas impositivas que reciban”.

“Aunque, la mayoría de los emprendimientos existentes carecen de la infraestructura y modernización necesaria para los tiempos que corren, en especial, los parques públicos”, agregó.

Ingreso al Parque de San Vicente
Ingreso al Parque de San Vicente

Por su parte, Darío Parlascino, el presidente de la RedParques Industriales y gerente general del Parque Comirsa, ubicado en el partido de Ramallo, precisó que la recesión de los últimos tiempos actuó en contra de la instalación de las compañías en los predios y se postergan las inversiones. “El estancamiento es producto de que no hay crédito para la radicación industrial. Las entidades financieras proponen muy pocas posibilidades de financiación y sin tasas subsidiadas para este tipo de acciones”, dijo.

En la provincia de Buenos Aires hay 150 parques industriales (85 poseen decreto provincial), “los cuales necesitan ser acompañados por políticas públicas de apoyo a su desarrollo y facilitar la expansión de las industrias en los mismos”, amplió el titular de RedParques.

<b>En el Polo industrial Ezeiza y Polo industrial Spegazzini, el precio promedio de tierra con servicios es de 65 dólares, y de venta de una nave estándar, de 620 dólares; el alquiler de un galpón, oscila en los 3,5 dólares por m2</b>

Existen más de 5.900 hectáreas de agrupamientos donde operan cerca de 4.000 industrias que generan más de 150.000 empleos, pero aún hay una capacidad disponible estimada en 1.381 hectáreas. “Entre la Capital y el Gran Buenos Aires, hay más de 20.000 Pymes en condiciones de ser relocalizadas. En tal sentido, sería ideal, establecer políticas de incentivo tanto para la mudanza como para el lanzamiento de nuevos agrupamientos en la provincia”, dijo Parlascino.

Además, las empresas del sector reclaman a los gobiernos por la falta de infraestructura básica, como asfalto (tanto en los caminos internos como en accesos), iluminación, energía, fibra óptica para comunicaciones y seguridad, entre otras. “Desde la administración nacional hay que impulsar líneas de crédito con tasas accesibles para capital de trabajo. Que además del mercado interno profundicen hacia el camino exportador”, dijo Ballerini.

Desde el movimiento interno

En el ámbito inmobiliario, el mercado de los complejos fabriles sigue incorporando nuevos m2 a la oferta actual. “Se busca activar el desarrollo. Desde las principales cámaras que representan la industria se vienen realizando reuniones de manera fluida con todos los interlocutores relacionados con la actividad y representantes del gobierno con el fin de establecer o resurgir medidas que favorezcan al sector. Entre ellos: beneficios impositivos, que si bien existen por ley, no se venían otorgando en estos últimos años”, dijo Pablo Daniel Fiorita, responsable de la división parques industriales del Grupo Adrián Mercado.

Las instalaciones del parque de Cañuelas
Las instalaciones del parque de Cañuelas

En cuanto a los valores del m2, por ejemplo, en el Polo industrial Ezeiza y Polo industrial Spegazzini, el precio promedio de tierra con servicios es de 65 dólares, y de venta de una nave estándar, de 620 dólares; el alquiler de un galpón, oscila en los 3,5 dólares por m2.

Mientras que en Plaza Industrial Escobar, el valor promedio de venta de la tierra es de 70 dólares por m2, y un depósito, unos 720. Allí, el alquiler de una nave es de 4 dólares. También, en el eje norte, en el Parque Industrial Tigre, el valor promedio de la tierra en venta es de 150 dólares, y el de un galpón, para alquilar, está en los 4,5 dólares por m2.

Sobre que superficies suelen buscar las compañías y qué cuestiones no pueden faltar en los inmuebles fabriles que requieren, Fiorita, indicó, que, “en cuanto al metraje existe una demanda cautiva de superficies acotadas, de 2.000 a 4.000 m2. Lo que no debe faltar son todos los servicios correspondientes para que las empresas puedan operar. Se tiene muy en cuenta la instalación eléctrica, la red de desagües, fibra óptica y gas industrial, entre otros; mientras que los establecimientos, además de poseer sus planos aprobados para poder habilitar, también deben ser funcionales para adaptarse a diversos rubros, con buenas circulaciones internas y entradas para camiones, por ejemplo”, detalló Fiorita.

<b>En estos momentos hay 16 empresas instaladas, 183 operarios trabajando. Se construyen varias naves, que totalizarán una vez inauguradas, unos 25.000 m2. Eso permitirá llegar a fin de año con cerca de 800 trabajadores en las distintas fábricas (Mazzei)</b>

Los especialistas coinciden en que por estos días reciben consultas y confían en que el gobierno le de impulso a la producción industrial. Entre los complejos que mantienen el avance, se encuentra el Parque Industrial Privado San Vicente, ubicado en la Ruta 6 de San Vicente. En su etapa inicial, ofrece 318 lotes cotizados entre los 35 y 500 dólares por m2. En este establecimiento, hasta el momento, se llevan invertidos en infraestructura unos 15,5 millones dólares.

“En estos momentos hay 16 empresas instaladas, 183 operarios trabajando. Se construyen varias naves, que totalizarán una vez inauguradas, unos 25.000 m2. Eso permitirá llegar a fin de año con cerca de 800 trabajadores en las distintas fábricas”, dijo Alejandro Mazzei, socio del parque de San Vicente. Allí, la última venta que se realizó, en diciembre último, fue la comercialización de tierra a una empresa proveedora de gas (oriunda de Bahía Blanca), que es quien está realizando toda la obra de instalación de la zona.

Otro desarrollo es el del Parque Industrial de Cañuelas, diseñado en 200 hectáreas. “En 11 años de trayectoria, unas 82 empresas eligieron el parque para radicar su proyecto, a través de la compra de parcelas (que superan los 2.000 m2) o el alquiler de naves industriales. Estadísticamente, el 70%, provienen de la Capital, y, el 30% del conurbano bonaerense. Se espera, en breve, que nuevas industrias inicien ampliaciones o se decidan a mudar al lugar”, dijo Carmelo Mastrogiovanni, de Impacto Operaciones Inmobiliarias.

<b>Podrían avanzar los sectores que se muestren competitivos para exportar, pero es pronto para saber cuál va a ser la política del Gobierno y cuáles serán los rubros más favorecidos. Por las características del país, la agroindustria reúne las condiciones para posicionarse con fuerza (Ballerini)</b>

En Cañuelas, que va por su segunda etapa, los terrenos cuestan entre 55 y 99 dólares por m2. La desarrolladora se llama Gasital y se aguarda la aprobación final del plano de subdivisión para comenzar la escrituración de estas parcelas. En su predio funciona una sede del Banco Provincia, entre otras áreas comunes, que incluyen un Centro de Convenciones (con capacidad para 300 personas) y un helipuerto. “En estos momentos hay 30 empresas con más de 1.000 puestos de trabajo directos. También hay otros 14 proyectos industriales en construcción”, detalló Mastrogiovanni.

En este complejo, operan Visuar (Samsung), con su fábrica de lavarropas y heladeras; Wurth Argentina; Cementos Avellaneda, con su centro de distribución y logística; Isringhausen, que fabrica asientos para utilitarios; la metalúrgica Caldaia, que hace calderas y equipos de climatización de piscinas, y, Fegomat, la fábrica de elastómeros y artículos de caucho, entre otras compañías.

Quienes motorizan la demanda y qué pide el sector industrial

Sobre cuáles son los rubros que pueden progresar en lo inmediato Ballerini indicó que “podrían avanzar los sectores que se muestren competitivos para exportar, pero es pronto para saber cuál va a ser la política del Gobierno y cuáles serán los rubros más favorecidos. Por las características del país, la agroindustria reúne las condiciones para posicionarse con fuerza”.

En los últimos meses el Grupo Adrián Mercado realizó contratos de alquiler con empresas multinacionales y se resguardó por parte del contratante el derecho a comprar como un opcional durante el transcurso del contrato. "También vendimos tierra a inversores industriales para proyectos de renta. La característica especial de este target, es que lo hacen para obtener una renta por el inmueble, apuestan por una recuperación del mercado y como plan de contingencia pueden utilizar a mediano o largo plazo lo construido para su uso propio”, explicó Fiorita.

En el parque de San Vicente se recibieron consultas del sector farmacéutico que el establecimiento tiene lotes exclusivos para empresas de este rubro. “Otro punto importante, es que el inmueble cuenta con todas las habilitaciones que le permiten al comprador la escrituración inmediata. Eso abre puertas a las industrias para obtener créditos de forma ágil”, contó Mazzei.

Los responsables de los parques y quienes operan en este segmento coinciden en que para que las fábricas puedan exportar se deben realizar políticas acordes y pide, para el mediano y largo plazo, realizar en conjunto programas de vinculación con universidades, acercamiento de organismos de investigación y la creación de parques tecnológicos como políticas de gobierno.

Las industrias y las cámaras, por su lado, exigen que se generen incentivos para la relocalización de industriales desde zonas mixtas generando un ordenamiento territorial de cada localidad y un desarrollo responsable; la reducción de tasas municipales para que las empresas radicadas amplíen su capacidad productiva y que se introduzcan normas de calidad para contratar mano de obra.

Seguí leyendo:

Deuda: Guzmán buscará reducir el pago de intereses que Axel Kicillof acordó con el Club de París en el kirchnerismo

La culpa no era del trigo: desde septiembre, el precio del cereal bajó pero el pan aumentó un 17 por ciento

La actividad económica siguió en baja en diciembre y completó una caída de 2,1% en 2019

COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS