Matías Kulfas, al lado de Alberto Fernández durante un encuentro con las autoridades de la UIA (Maximiliano Luna)
Matías Kulfas, al lado de Alberto Fernández durante un encuentro con las autoridades de la UIA (Maximiliano Luna)

Un panorama económico “muy delicado”, con pérdida de confianza, inestabilidad en mercado cambiario y un fuerte endeudamiento con muchos vencimientos de corto plazo. A grandes rasgos, ese fue el diagnóstico que realizó Matías Kulfas, uno de los economistas más cercanos al candidato presidencial Alberto Fernández, durante un encuentro con industriales del sector textil.

Durante esa charlas, Kulfas reiteró que los lineamientos macroeconómicos deben ser reformulados y que, en primer lugar y como condición necesaria, el tipo de cambio debe ubicarse en un nivel competitivo y estable que permita la planificación empresarial. Además, reiteró que la visión del Frente de Todos es alcanzar un acuerdo económico y social para tratar cuestiones urgentes como la inflación. “Debemos ser realistas: los análisis técnicos indican que alcanzar una inflación de un dígito llevará entre cuatro y cinco años”, advirtió.

El tipo de cambio debe ubicarse en un nivel competitivo y estable que permita la planificación empresarial

El acuerdo entre los sectores, según detalló, buscará coordinar a la baja la inflación pero también “pensar la Argentina que se viene”. Kulfas habló durante un encuentro organizado por varias cámaras que agrupan al sector de indumentaria y calzado: la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), la Federación Argentina de Industrias de la Indumentaria y la Cámara Industrial del Calzado.

Ante empresarios, afirmó que uno de los grandes lineamientos del Frente de Todos será impulsar el desarrollo industrial: “Si un industrial tiene proyectos productivos, el Estado debe ayudar”, dijo y destacó la necesidad de retornar al “sendero virtuoso” de la producción, el consumo y la exportación.

En una charla con industriales, Kulfas consideró que deberían eliminarse las retenciones al sector
En una charla con industriales, Kulfas consideró que deberían eliminarse las retenciones al sector

Según Kulfas, el modelo económico actual conllevó a un proceso de desindustrialización en el cual se perdieron uno de cada 10 empleos industriales, cayó el empleo privado en todas las provincias —con excepción de tres—, se deprimió el consumo y, consecuentemente, se contrajo la producción en un “círculo vicioso”.

Luego, advirtió que el principal problema de la Argentina es la restricción externa y que se debe superar esta inestabilidad cíclica. Para ello, consideró necesario incrementar las exportaciones para crecer de manera genuina. Pero advirtió que superar esta “restricción o falta de dólares estructural” llevará tiempo.

Consideró necesario incrementar las exportaciones para crecer de manera genuina. Pero advirtió que superar la restricción o falta de dólares estructural llevará tiempo

Kulfas también consideró que en el siglo XXI ya no hay lugar para aislarse. Por tanto, la pregunta es ¿cómo nos integramos al mundo? Según señaló, debe ser con inteligencia y cuidando a los sectores estratégicos. En el marco de la Revolución 4.0 y la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, proteger la economía nacional implica necesariamente la creación de capacidades tecnológicas, el fomento a la innovación e inversión en investigación y desarrollo (I+D) y el trabajo en las normas técnicas y barreras paraarancelarias al estilo de los países desarrollados, dijo. Y destacó que los Estados Unidos y China son los dos países con mayor número de normas técnicas y paraarancelarias.

En el encuentro hubo un espacio para preguntas y los empresarios los consultaron sobre que pasará con los controles de cambio en un posible gobierno de Alberto Fernández. Ante las dudas, Kulfas remarcó que no comparte los controles cambiarios fuertes —como los actuales— de manera permanente, por lo que serán relajados gradualmente pero sí deben establecerse regulaciones prudenciales para evitar la volatilidad y las inversiones financieras de corto plazo: “Las regulaciones deben ser compatibles con la inversión externa”, dijo.

Con respecto al tipo de cambio —otra de las consultas del auditorio— siguió con la idea de que debe ser competitivo y estable y acompañar el nivel inflacionario, que irá bajando paulatinamente. “No hay país que crezca con una inflación mensual mayor al 3%”.

En cuando al comercio exterior, dijo que la Argentina no debe regalar mercados. “Tenemos la mirada de que debemos duplicar las exportaciones. Tenemos la capacidad para hacerlo. Para esto necesitamos un tipo de cambio competitivo y estable e impulsar una fuerte política de promoción comercial”, advirtió.

Con respecto a las retenciones al sector industrial, afirmó que deberían eliminarse y consideró importantes a los reintegros a la exportación, ya que compensan la carga impositiva incluida en el precio

Con respecto a las retenciones al sector industrial, afirmó que deberían eliminarse y consideró importantes a los reintegros a la exportación, ya que compensan la carga impositiva incluida en el precio. Finalmente, dijo que las divisas de las exportaciones deberán liquidarse en la Argentina y que se deberían desincentivar las importaciones de oportunistas.

A su turno, Ariel Schale, uno de los integrantes del equipo de Kulfas, profundizó el tema: “Debemos centrarnos en promocionar fuertemente las exportaciones. Una tonelada de algodón argentino se vende a USD 1.400 y una tonelada de ropa argentina a USD 54.000. La cadena textil-indumentaria multiplica por 40 el valor, lo que marca un gran potencial”.

A la hora de las preguntas más orientadas a temas impositivos y financieros, Kulfas indicó que es imperante la necesidad de financiamiento de las firmas. El Gobierno actual —destacó— llevó adelante una política monetaria restrictiva manteniendo con eje en una alta tasa de interés como desincentivo a la compra de dólares, lo que generó una mayor demanda potencial de dólares, el aumento de la inflación y la imposibilidad de financiamiento para las firmas.

Por esto, consideró preciso bajar la tasa de interés lo antes posible y modificar la política de regulación financiera. Recordó la Línea de Crédito Productivo del Banco Central: "Es importante volver a contar con crédito productivo y de capital de trabajo y canalizar los ahorros de los argentinos en proyectos productivos”, afirmó. También adelantó que habrá moratorias para el pago de impuestos atrasados y beneficios para pymes.

Es preciso desdolarizar las tarifas para las empresas productivas y pesificar los costos de distribución de la energía

Con respecto a las cuestiones energéticas y tarifarias, dijo que el precio gas en boca de pozo seguiría dolarizado para crear condiciones para las inversiones de largo plazo en Vaca Muerta. Pero argumentó que es preciso desdolarizar las tarifas para las empresas productivas y pesificar los costos de distribución de la energía de cara a abaratarla en el mercado interno. Mencionó también que debe establecerse una tarifa social y una tarifa para pymes mientras que quienes tengan capacidad de pagar deberán contar con una tarifa que mantenga relación con los costos y que se encuentre alineada con la inflación.

Las últimas preguntas fueron acerca del consumo: “El mercado interno está destrozado. Las medidas que estamos pensando generarían un repunte rápido del consumo. Pero debemos pensarlo equilibradamente para que también crezca la inversión y las exportaciones”. En ese sentido, señaló que volvería la financiación del Ahora 12 y que será importante que la reactivación del mercado interno sea atendida por la industria nacional y no por importaciones.

Seguí leyendo