El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, había adelantado que en agosto habría superávit
El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, había adelantado que en agosto habría superávit

Tal como había sido adelantado por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, durante su primera conferencia de prensa a los tres días de haber asumido, agosto cerró con superávit primario y le permitió al Gobierno consolidar un resultado fiscal antes del pago de los intereses de $48.260 millones en los primeros ocho meses del año. El año pasado, en el mismo período, el Tesoro había mostrado un déficit primario de $130.461 millones.

Según informó el Ministerio de Hacienda, el mes pasado, los ingresos superaron a los gastos en $13.746 millones, lo que representa una mejora de $24.102 millones frente al déficit de $10.356 millones alcanzado en agosto de 2018. Los recursos totales crecieron 55,4% en términos interanuales, 13 puntos porcentuales por encima de los gastos primarios, que tuvieron un incremento interanual de 42,6 por ciento.

El interrogante que surge ahora es si el Gobierno podrá lograr finalmente la meta de superávit primario acumulada a septiembre. El número acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de $70.000 millones implica que el Tesoro tendrá que lograr un resultado primario positivo en septiembre de casi $22.000 millones.

Fuerte crecimiento de la deuda

La mejora en el resultado primario alcanzado en agosto no se tradujo en el financiero, ya que los intereses de la deuda crecieron 586%. De $4.161 millones pagados por este concepto en agosto de 2018, el mes pasado escaló a $28.544 millones, lo que provocó que el déficit financiero crezca incluso casi 2% en términos interanuales. Mientras que el año pasado el rojo fue de $14.517 millones, en agosto de 2019 trepó a $14.798 millones. La cartera económica destaca, sin embargo, que en términos reales implica una reducción del 34 por ciento.

Además, remarcaron que si bien la suba de los intereses fue alta en agosto, mostró el menor nivel mensual de los últimos 6 meses. El incremento anual -afirmó Hacienda- obedece a que en agosto se abonaron intereses correspondientes a préstamos de organismos multilaterales por $18.893 millones. El resultado financiero acumulado en el año fue deficitario en $379.867 millones, lo que implica un aumento del 15,8% frente a igual período de 2018.

Los intereses de la deuda crecieron en agosto 586%, ya que pasaron de $4.161 millones en 2018 a $28.544 millones el mes pasado

Los ingresos totales del mes fueron de $346.423 millones y los recursos tributarios -netos de la deducción por coparticipación a las provincias- alcanzaron $306.664 millones (crecimiento de 57,0% interanual). Sobresalieron los Derechos de Exportación (820,4%), Bienes Personales (203,7%), el Impuesto a los créditos y débitos (53,8%), los Aportes y contribuciones a la seguridad social (39,9%) y el Impuesto al Valor Agregado (39,2 por ciento).

El equipo económico deberá alcanzar en septiembre un superávit de casi $ 22.000 millones para cumplir con el Fondo
El equipo económico deberá alcanzar en septiembre un superávit de casi $ 22.000 millones para cumplir con el Fondo

En tanto, los gastos primarios alcanzaron $332.677 millones, lo que implicó un crecimiento del 42,6% en términos nominales, aunque una reducción real del 7,7%. Las transferencias corrientes a provincias aumentaron 52,7%, donde se destacaron las correspondientes a la función Desarrollo Social 348,2%, impulsadas por las destinadas al programa de Políticas Alimentarias (362,9%), informó Hacienda en el comunicado.

Los gastos de funcionamiento mostraron una suba de 48,3%, donde las erogaciones correspondientes a remuneraciones se incrementaron 49,8%. En agosto, impactó el bono de $5.000 otorgado a los empleados de la Administración Central a través del Decreto 589. A su vez, los subsidios económicos se incrementaron 44,7%, principalmente producto del aumento registrado en los destinados al sector transporte (76,6%), dado que los subsidios energéticos mostraron un alza de 28,8 por ciento.

Las prestaciones sociales tuvieron un crecimiento de 40,3%, donde las jubilaciones y pensiones crecieron 41,1% y la Asignación Universal para Protección Social, 47,8%, producto del aumento sobre el beneficio de 46% otorgado en marzo a cuenta de la movilidad de todo el año.

Finalmente, el gasto de capital tuvo un incremento de 21,3%, donde sobresalieron los aumentos en la finalidad Agua potable y alcantarillado 183,1%, Energía 50,3% y Transporte 34,8 por ciento

Seguí leyendo: