Lagarde y Dujovne, en Washington (@FMInoticias)
Lagarde y Dujovne, en Washington (@FMInoticias)

El equipo técnico del Fondo Monetario Internacional a cargo de Roberto Cardarelli aprobó hoy la tercera revisión del programa con la Argentina, elogió los esfuerzos del Gobierno en la lucha contra la inflación y señaló que, "sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo", el país tendrá acceso a unos 10.870 millones de dólares en las próximas semanas.

"Elogiamos los esfuerzos de políticas de las autoridades y la firme determinación de abordar los desequilibrios macroeconómicos y promover su plan de estabilización económica", observó Cardarelli en una declaración. "Los altos déficits fiscales y externos, los dos desequilibrios al centro de la crisis financiera de 2018, se encuentran en medio de una corrección significativa", elogió.

El FMI aseguró que seguirá apoyando a la Argentina ante un cambio de gobierno (AP)
El FMI aseguró que seguirá apoyando a la Argentina ante un cambio de gobierno (AP)

El funcionario del Fondo llamó la atención sin embargo sobre la actividad económica, que "ha sido débil", pero destaca que "hay buenas perspectivas para una recuperación gradual". En este contexto, y "para mitigar el impacto social de las políticas de estabilización necesarias", apoyó el pedido del Gobierno de aumentar el gasto de asistencia social de 0,2 a 0,3 por ciento de PIB. Serían unos $20.000 millones extra. 

Menciona además la inflación, que "sigue siendo alta" y requiere "persistencia y coherencia" de parte del Banco Central. En este sentido, el jefe de la misión para la Argentina saludó la decisión de extender hasta noviembre el objetivo de crecimiento monetario de base cero y disminuir el ritmo al que aumentarán los límites de la zona de no intervención.

"Esa restricción del marco monetario contribuirá a reducir la inflación y a volver a anclar las expectativas de inflación", resaltó Cardarelli. Afirmó también que el personal técnico del Fondo "apoya el plan del Gobierno para realizar subastas de divisa diarias, transparentes y anunciadas previamente".

Roberto Cardarelli (Fondo Monetario Internacional)
Roberto Cardarelli (Fondo Monetario Internacional)

El próximo es el mayor desembolso previsto para 2019. Para el resto del año electoral quedan otros tres giros, de 5.400 millones de dólares cada uno, en julio, octubre y diciembre. Siembre y cuando el directorio los apruebe antes.

Cardarelli y los técnicos de su equipo estuvieron en Buenos Aires en la segunda parte de febrero y primeros días de este mes. Durante dos semanas se reunieron con funcionarios de Hacienda y del Banco Central para revisar en detalle la evolución de las cuentas públicas y mantuvieron, además, reuniones de consulta con dirigentes de la oposición, entre ellos los economistas Roberto Lavagna y Axel Kicillof y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. Esos encuentros son habituales en este tipo de misiones, sobre todo cuando se acerca un proceso electoral.

Las presiones sobre la moneda norteamericana difícilmente cedan completamente en un año cargado de incertidumbre por la campaña y las dudas asociadas a un eventual giro en el programa económico

El comunicado se conoce pocos días después de la visita del ministro Nicolás Dujovne a las oficinas del Fondo, donde se reunió con Christine Lagarde y parte del equipo técnico que estuvo a cargo de la tercera revisión de las cuentas argentinas en el marco del programa stand by firmado con el FMI.

Luego de esa reunión, que tuvo lugar en un contexto de alta volatilidad cambiaria, Dujovne anunció en un diálogo con Infobae en la capital norteamericana que el Tesoro argentino venderá USD 60 millones diarios hasta fin de año. Serán USD 9.600 millones en total, con los que el Gobierno prevé cubrir sus necesidades presupuestarias y aplacar las presiones del mercado sobre el dólar.

El anuncio tuvo hasta ahora el efecto deseado, con un dólar que empezó a moverse en la parte inferior de la banda de cotización fijada por el Banco Central. Pero los observadores apuntan que las presiones sobre la moneda norteamericana difícilmente cedan completamente en un año cargado de incertidumbre por la campaña y las dudas asociadas a un eventual giro en el programa económico en el caso de que Mauricio Macri no obtenga la reelección.

El mismo FMI expresó esa inquietud semanas atrás. Aunque después, ante una pregunta de Infobae, el vocero principal del organismo multilateral afirmó que el Fondo seguirá apoyando a la Argentina sin importar quién gane en octubre o la eventual segunda vuelta electoral de noviembre. Esa declaración se leyó en clave política en Washington, como un llamado de atención al Gobierno.

El informe de la tercera revisión debe ahora ser elevado al board del organismo, que tiene previsto reunirse a fin de mes para tratar los avances del programa con la Argentina aunque todavía no hay una fecha definida. La palabra final la tendrá Lagarde, que ha reiterado en muchas ocasiones su respaldo a las políticas puestas en marcha por Cambiemos. Se descuenta que el directorio aprobará el informe técnico que elaboró el equipo a cargo de Roberto Cardarelli y luego girará a la Argentina un nuevo desembolso, por unos 10.700 millones de dólares.

Sin embargo, el staff report podría contener también algunas luces amarillas sobre la implementación del programa económico. En particular en lo que se refiere a la inflación. Las mediciones de enero y febrero, con índices muy superiores a las estimaciones previas, sorprendieron a los técnicos del organismo y esa variación impactará de manera negativa en las previsiones que el Fondo incorporará al informe de la última revisión.

Seguí leyendo: