Mar del Plata (Enviado especial)

El director general de la Administración Federal de Ingresos Públicos, Leandro Cuccioli, es uno de los funcionarios más buscados por el periodismo, y también por parte de los ejecutivos que asistieron al 54° Coloquio Anual de IDEA. Los primeros por las inquietudes sobre la marcha de la recaudación en un trimestre fuertemente recesivo, y los segundos por la creciente voracidad fiscal que impulsan el Poder Ejecutivo y los legisladores, a través de las iniciativas incluidas en el Presupuesto 2019.

Además, ante el auditorio, el funcionario anticipó que para el año que viene se trabajará en una aplicación "para devolverle plata al contribuyente cuando realice determinadas compras o en la SUBE" y pida la factura correspondiente.

—¿En el comercio y en las expectativas empresarias se observa un recrudecimiento del escenario recesivo, se vio reflejado en la recaudación de impuestos en la primera quincena de octubre?— le preguntó Infobae a Cuccioli.
—Tanto en el cobro del Impuesto al cheque como en IVA la recaudación viene creciendo al ritmo previsto, sin nada que nos genere una señal de alerta.

Siempre que tengo oportunidad les manifiesto la importancia de que no se introduzcan tratamientos diferenciados, porque terminan aumentando el costo de la fiscalización

—¿Recibe el efecto de la inflación que estuvo en franco ascenso?
—Sí, pero también estamos viendo que se afianza el crecimiento de la formalidad de la economía con el uso de los medios electrónicos de pago. Se siguen instalando 70.000 POS por mes y en los próximos días estaremos anunciando nuevas medidas para ampliar el uso de las nuevas tecnologías por parte de los consumidores, así como nuevas reglamentaciones para que los comercios estén obligados a aceptar un mínimo de tarjetas de pago y compra.

—En Diputados los máximos dirigentes acordaron introducir modificaciones en el Impuesto a los Bienes Personales, ¿fue consultado?
—No especialmente, pero siempre que tengo oportunidad les manifiesto la importancia de que no se introduzcan tratamientos diferenciados, porque terminan aumentando el costo de la fiscalización.

—¿Existen en el mundo muchos países que gravan los bienes personales?
—Cada vez menos, la tendencia es gravar los flujos, más que los stocks, como Ganancias e IVA, porque es lo que está demostrando que es más fácil de cobrar y fiscalizar.

Seguí leyendo