La delegación de Independiente que volvió al país desde Brasil quedó en cuarentena en un hotel

El plantel está aislado en un hotel de CABA. “De acuerdo a la evaluación de la viceministra de Salud, Independiente no podría jugar el fin de semana”, advirtió Yoyo Maldonado, uno de los directivos principales del Rojo

El plantel de Independiente regresó en dos vuelos: los once varados volvieron el martes por la noche y los restantes retornaron el miércoles por la mañana
El plantel de Independiente regresó en dos vuelos: los once varados volvieron el martes por la noche y los restantes retornaron el miércoles por la mañana

El viaje de la delegación de Independiente a Brasil sigue sumando nuevos capítulos conflictivos. Luego de que once integrantes del club no pudieron ingresar a Bahía, el plantel en su totalidad regresó al país en dos tandas y se encontró con una nueva complicación: todos quedaron aislados en un hotel de la Ciudad de Buenos Aires por orden del Ministerio de Salud, según afirmaron directivos de la entidad.

“Hoy estamos en el hotel en cuarentena por decisión del Ministerio de Salud. Hemos hablado con la viceministra de Salud y recomienda que el plantel esté en cuarentena hasta que se resuelva el tema de los que fueron covid positivo”, declaró Héctor Maldonado, secretario general del Rojo y mano derecha del presidente Hugo Moyano.

El directivo, además, puso en duda la presencia del equipo el próximo domingo 17:15 contra Huracán en Parque Patricios. “De acuerdo a la evaluación de la viceministra de Salud, Independiente no podría jugar el fin de semana. Hasta ahora la cosa está así y estamos viendo si se toma el mismo criterio con los demás planteles porque aparentemente el único que está afectado a esto es Independiente. Todos los jugadores están en el hotel”, afirmó Yoyo Maldonado en una entrevista radial con el programa ¿Cómo te va?

La situación se desató el lunes cuando la delegación de Independiente desembarcó en Bahía alrededor de las 19 con el objetivo de prepararse para el duelo contra el club local por Copa Sudamericana. Ocho futbolistas, el entrenador alternativo Pedro Monzón y dos directivos fueron retenidos en Migraciones de ese país porque tenían testeos positivos, a pesar de que ya tenían el alta médica tras haber cursado la covid-19. Si bien a aquellos que dieron negativo les permitieron ir a la concentración tras varias horas, estos once casos positivos quedaron varados durante más de 20 horas en la ciudad brasileña.

Los varados en Brasil durmieron en el piso del aeropuerto (Foto: @Mati_Martinez)
Los varados en Brasil durmieron en el piso del aeropuerto (Foto: @Mati_Martinez)

Los once involucrados retornaron a Argentina el martes por la tarde y en las primeras horas de la mañana del miércoles se les unió el resto del plantel en el Hotel Scala ubicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí fueron advertidos de que todos los integrantes de esa delegación debían quedar en cuarentena.

Lo llamativo del caso es que la cuenta oficial del club de Avellaneda informó que todos dieron negativo de COVID-19 en los testeos de antígenos que les realizaron en el aeropuerto de Ezeiza, tanto los once que retornaron el martes como el resto del equipo que arribó a Buenos Aires durante la mañana del miércoles.

“Nosotros no vamos a volver a viajar con ningún COVID positivo. Si vos salís negativo de acá, llegás allá y es positivo, es otra situación. Entre ayer y hoy, entraron todos los jugadores y son todos negativos. Es una situación rara. Igual así y todo, saliendo negativo, tenemos que estar en cuarentena”, detalló el propio Maldonado.

Daniel Martins, médico del plantel, explicó en Radio La Red por qué salieron del país con futbolistas que tenían testeos positivos: “Los únicos dos países que tenían restricciones, al menos que teníamos conocimiento, son Uruguay y Chile. Si un PCR es detectable posterior al período de la enfermedad, no aceptan el ingreso al país. Pero no era el caso de Brasil. No entraba dentro de los que juegan Copa Libertadores o Sudamericana en esa restricción”.

El problema en cuestión radica en que algunos países aceptan que ingresen los futbolistas que cursaron la enfermedad y ya tienen el alta médica, a pesar de que en el PCR todavía figure como detectable el COVID-19. Sin embargo, esa habilitación es una decisión de las autoridades sanitarias de cada lugar, algo que en Brasil se divide por los diversos estados. “Aparentemente es algo gubernamental del estado de Bahía, según nos dijeron en el aeropuerto las autoridades sanitarias que hicieron el control. Ahí aparece el inconveniente. Tenemos conocimiento de otros planteles que ingresaron a Río de Janeiro u otros lugares y no tuvieron inconvenientes”.

“Los jugadores están habilitados. Presentamos la documentación responsable y nos llegó la habilitación. No podemos viajar con jugadores que no estén habilitados. Ningún equipo había venido a Bahía de los argentinos y nadie conocía esta situación. No estábamos en conocimiento”, aclaró Martins sobre este tema.

Ahora, frente a este nuevo escenario en Argentina, Maldonado aseguró que tanto el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, como la Conmebol y la AFA están dialogando con el Ministerio de Salud para intentar solucionar este nuevo problema que se le presentó a Independiente. El secretario general también elogió la gestión que realizó la Conmebol en Brasil para poder solucionar el conflicto: “No se podía lograr nada. Trabajamos hasta las 5 de la mañana, toda la noche sin dormir. Realmente la Conmebol nos acompañó en todo momento”.

SEGUIR LEYENDO: